miércoles, 8 de enero de 2014

La España del PP, y la otra España

El PP ha comenzado el año como acabo 2013,  bañándose en la euforia de ver la luz al final del túnel, anunciadora de la recuperación. Para ello las cifras de la macro economía las interpreta a su antojo sin ninguna prudencia, de tal manera que solo aparezcan como el resultado de su buen hacer en el gobierno del Estado. Lo adereza con la modestia de “ha sido gracias a los sacrificios de todos ustedes” que convierte su masacre en más llevadera.


Aunque la marca España se tambaleó con Repsol, y ahora lo ha hecho con Sacyr, eso no ocurrió nunca para el gobierno. Después de dos años de pisoteo de derechos y recortes en los servicios públicos del estado de bienestar, Rajoy y los suyos han decidido repetir en estrategia goebeliana el “España va bien” de Aznar, y convencernos a los españoles de que ellos nos llevaran a un mundo feliz.

Es cierto que las cifras muestran que los beneficios empresariales han aumentado, pero también que los salarios y el ahorro familiar siguen de capa caída. Muestran que la bolsa sube y la prima de riesgo baja, pero también que el paro se mantiene en los seis millones pese a que muchos jóvenes formados han abandonado el país, y también los inmigrantes que llegaron en los años de bonanza, y que ahora emigran a los países de los que ellos vinieron.

Y es que para el PP hay dos Españas, y es cierto que para la del PP, las cosas le van bien: los especuladores se ponen las botas; los inversores de bolsa aprovechan la montaña rusa de las cotizaciones para hacer su agosto; las empresas (sobre todo las grandes) aumentan sus beneficios; y la banca está que se sale con el rendimiento sacado al dinero que le donamos para sanearla, dinero que no nos devolverá, y del que, como lo ha invertido en deuda pública española, ahora les pagaremos intereses por prestárnoslo.

Aunque mientras, para la otra España, la de los currantes y pequeños empresarios, el mundo es de otro color: los salarios bajan pese a que los horarios laborales aumentan; la inseguridad en el puesto de trabajo crece con un despido más barato; las cotizaciones de las pequeñas empresas y autónomos a la SS aumentan; se encarece la energía para los hogares; la educación es un privilegio y no un derecho (menos becas y mayores requisitos la convierten en eso; la ultima en sanidad es quitar el derecho al acceso al sistema sanitario a quienes emigran y a  los mayores de 26 que no cotizan. ¿Alguien da más por menos?

Pero sobre todo, lo que hace que veamos dos Españas son los dos grandes asuntos: en una España cada día conocemos un nuevo caso de corrupción, en el que algún listo de esa España que va bien con el PP, se lo ha llevado calentito, ante la impasividad de la justicia; y en la otra España ver como el paro sigue azotándonos.

Por mucho que se empeñe la primera España a través del gobierno, en convencernos de lo contrario, la reforma laboral solo ha servido para dejar a la segunda España, la de los trabajadores, en la precariedad y sometidos a los intereses del mercado, sin derechos ni dignidad, campeones de Europa en paro juvenil (más del cincuenta y siete por ciento, y subiendo), y del que los jóvenes que salen lo hacen en condiciones de semi-esclavitud. Curiosamente, son los jóvenes, los de ambas Españas, quienes cada día tienen menos esperanza de salir de ese círculo. ¡Ah!, y que no protesten que además hay multa si lo hacen.


Cada vez resulta más incomprensible que parte de la clase trabajadora o de los pequeños empresarios se planteen continuar apoyando al partido del gobierno, aunque la alternativa existente pueda provocar todos los recelos y dudas posibles. Cada día parece más difícil superar las cotas de miseria y sometimiento que se han alcanzado en 2013, pero parecemos dispuestos a en el año que comienza superarnos a nosotros mismos, o al menos eso dicen algunas encuestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...