jueves, 16 de enero de 2014

La reforma de la Incapacidad Laboral Temporal, no es una más.

Hoy he llegado a casa bastante enfadado por la modificación que hemos sufrido en el sistema informático que se utiliza para la consulta de Atención Primaria en Castilla La Mancha. Todos los compañeros con los que he comentado este asunto, manifiestan su rechazo al cambio implantado por el incremento burocrático que el mismo supone, Cada vez dedicamos menso tiempo a la exploración con nuestras manos de los pacientes, y más al uso del ordenador. Debe ser la consecuencia del avance tecnológico, que mejorará los registros pero no la percepción de mejora asistencial por los usuarios, que no clientes. El tiempo dirá cuál será el resultado de este cambio.
 
Pero hacer este comentario en el blog, surge por la noticia de que el  Ministerio de Empleo ha remitido el borrador del futuro Real Decreto sobre Incapacidad Temporal a los agentes sociales. Ese borrador sustituye el sistema actual de partes semanales al paciente que emitimos los médicos, por un sistema en el que por otro con distinta periodicidad en la expedición de los partes, en función de agrupar las causas de baja laboral en cuatro grupos de procesos. Señala el borrador que esta medida supone una simplificación burocrática para los Servicios Públicos de Salud, y ahorrará tiempo a los trabajadores.

Lo primero que me llama la atención es desconocer, si por parte de algún grupo de la oposición o de algún sindicato, se ha puesto sobre la mesa alguna alternativa a lo planteado por el Ministerio, supongo que corresponde a ellos hacerlo. A mí son muchas las dudas que me asaltan de su lectura, puesto que me parece evidente la mano de la patronal detrás de esta modificación, y supongo que a ellos serán más numerosos los recelos a esta propuesta. Quizás, como en la película, debamos preguntar a oposición y sindicatos aquello de ¿Hay alguien ahí?  

Cualquier simplificación administrativa parece lógica, pero esa no puede ser la causa de que se acepte la arbitrariedad de un diagnostico por la administración no sanitaria, por muy acertado que este sea, sin atender al criterio de quien está más capacitado para calibrar el estado de salud de su paciente: el médico de familia. Cosa distinta es que ese médico no cumpla con su papel y su responsabilidad en el seguimiento de estos procesos.

Como en todas las reformas de este gobierno, no puede causar extrañeza que se oculte la voluntad política de delegar esta competencia en manos privadas, con lo que la inseguridad jurídica del trabajador está garantizada.

Hasta ahora los diagnósticos se formulan mediante un código de tal manera que la confidencialidad del proceso queda garantizada para el paciente. Ahora será la administración no sanitaria la competente, pese a que la información se pida al médico este no la puede facilitar, porque  esa información solo le pertenece al paciente.

También merece la pena pensar la situación que la actual reforma laboral unida a esta de la IT pueden generar,  puesto que nada impedirá a un empresario despedir al trabajador que supere la duración fijada en esos cuatro grupos. Así se consolidaría otro ataque a la seguridad en el empleo dándole al patrón otro instrumento para el despido por si todavía tiene pocos.


Mucho me temo, que tras esa justificación de menos burocracia para médicos y trabajadores, lo que no se dice es que esta reforma va a servir exclusivamente para darles a las mutuas la capacidad de acortar los tiempos de baja por enfermedad común. Y si no te interesa, a la calle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...