domingo, 30 de junio de 2013

Cinismo gubernamental


Es tal el dominio sobre los medios de comunicación ejercido por el partido del gobierno, que cada vez está más claro que existen dos Españas. Pero no me refiero a la clásica división entre derechas e izquierdas, sino a una España real y una España mediática.
 
Aunque superemos los seis millones de desempleados, mas de dos millones de hogares no tengan ningún ingreso, miles de familias se quedan sin vivienda, las empresas pequeñas no acceden al crédito, la sanidad empieza a mostrar falta de recursos, y un largo etcétera, escuchamos de los miembros del PP, y leemos en sus medios adictos, que lo peor de la crisis ha pasado y que la economía ha mejorado con este gobierno.
 
Y es que vivimos un moderno capitulo de una nueva versión del calderoniano  gran teatro del mundo, en el que los decorados de cartón piedra disfrazan la realidad de las desnudas paredes del escenario. No importa lo real, sino las apariencias, y si todos nos repiten lo aparente a lo goebeliano, acabará percibiéndose como real.
 
Puede ser legítima la propaganda gubernamental, pero esto no es solo propaganda sino, sobre todo, una acción antidemocrática, puesto que merma la calidad de la democracia, al engañar al pueblo, que en teoría es quien debe gobernar en un sistema democrático.

La democracia debe defender los intereses de la mayoría social, y aquí
este gobierno defiende solo los de una elite que nos gobierna, sin principios éticos, y que hace de la política un ejercicio hipócrita al mostrarse como actuante por el interés colectivo, cuando en realidad solo lo hace en su propio interés.
Hoy, en el segundo aniversario del gobierno del PP en Castilla La Mancha, oír esta mañana al ministro de educación y a Cospedal defendiendo sus políticas, era ver un ejercicio de como se culpabiliza a los más desfavorecidos de merecer la desigualdad a la que sus políticas nos llevan. Esto es la violencia institucional de una minoría organizada para mantener sus privilegios, y que aprovecha la crisis económica para hacer reformas estructurales que pisotean las libertades y los derechos cívicos, laborales. Sin olvidar, que revelarse en la calle contra esas políticas, se califica de violencia callejera.
Curiosamente, en este escenario se han encontrado con un enemigo inesperado, el poder judicial, que ante la alarma social creada por la corrupción en la que nada la clase gobernante, se ha visto obligado a actuar para evitar que se le identifique como parte de ese mismo poder corrupto. Bárcenas encarcelado es una muestra de ese posicionamiento. Confiemos en que mantenga su independencia.
Pero cualquiera apreciará, que todo en conjunto no impide un inmenso desencanto ciudadano. El pueblo llano se siente gobernado no para su bienestar, sino para el de la minoría que gobierna, o dicho de otro modo, sometido a un gobierno en pro de los dueños del dinero y en contra del conjunto del estado que somos todos, a favor de una elite y en contra del resto.
Solo el cinismo en su práctica más cruel, puede hacerles decir que estamos saliendo de la crisis y ocultarnos que en España existen los dramas del desempleo, de la desnutrición infantil, de la desatención sanitaria, y del resto de miserias cotidianas del día a día de quienes no formamos parte de la elite gobernante.
Esto no es democracia para todos y todas. Es la perversión del modelo que entre todos nos dimos después del franquismo. Protestemos.

viernes, 28 de junio de 2013

A propósito de Bárcenas


Un sistema democrático solido, está dotado de instrumentos intrínsecos para combatir la corrupción. Si en nuestro país, esta, junto al paro, resulta el mayor problema para la opinión pública, es porque esto no es una democracia con mayúsculas, sino de pacotilla. La corrupta es  est democracia, porque las personas que en ella vivimos, nos corrompemos más o menos según las oportunidades de corrupción que el propio sistema nos ofrece, dejando en segundo plano, la integridad y decencia personal de cada cual.

 
Que Bárcenas entre en la cárcel después de unos años de reírse de la justicia, puede ser una forma de reconciliarnos con nuestro sistema democrático, pero con esto no puede darse por finalizado y resuelto el problema de la corrupción, por mucho que desde el PP se intentará que sea así.
 
Digo esto, porque seguro que en Génova piensan que si ya tienen un cabeza de turco, eso les da la absolución a los realmente culpables de este proceso de corrupción, que no son otros que los miembros de la cúpula del PP y sus donantes. EL tesorero de una organización no es quien toma las decisiones. Si el dinero procede de donaciones ilegales, alguien hacía esas donaciones, y si se cobraron alguien decidía que se cobraran.
 
Quienes utilizaban el caso Filesa como el mayor ejemplo de corrupción de la historia de nuestro país, y quienes en el caso Naseiro vieron que todo era legal pese a que las pruebas de audio eran incontestables, ahora, encerrado el tesorero, han decidido que todo está resuelto con su “respetamos las decisiones judiciales” y si te vi no me acuerdo.
 
La trama la destaparan los jueces, pero ¿limpiaran este país y sus instituciones de tanta mugre? ¿Cómo es posible que se mantenga un gobierno con este asunto en sus espaldas? Parece que tenemos que ver las imágenes del presidente y los ministros contando dinero negro de contratos amañados y camino de Suiza, para exigirles que expliquen hasta donde están pringados. Y puede que ni contemplando eso, los españoles nos escandalicemos y seamos capaces de pedirles que dimitan y se celebren nuevas elecciones.
 
Tenemos, según el refranero, la democracia que nos merecemos: el pueblo nunca se equivoca, y cada pueblo tiene lo que se merece. Pero muchos españoles y españolas no nos podemos merecer esta mierda.
 
Pero el caso que nos sonroja es, que aún con Bárcenas en la cárcel, nadie de este gobierno sale a pedir perdón a todos los españoles, esos mismos a los que nos recortan en todo lo recortable. Se limitan a decir que en su partido a Bárcenas casi ni le conocen.
 
Solo podemos paliar esa falta de memoria en el PP, recordándoles que es el mismo que repartía los sobres.

martes, 25 de junio de 2013

Bajada de pantalones de Rajoy, pero eso sí, por dinero.



Levantarse y leer que el Gobierno ha encargado a la Abogacía del Estado, las  posibles alternativas para permitir el tabaco en Eurovegas, causa como mínimo vergüenza. ¿Hacia dónde nos lleva este Gobierno? ¿Esto es defender la marca España? ¿Qué pensaran de nosotros fuera?
 
Parece que las CCAA no pueden modificar leyes para comprar más baratos los medicamentos, o para dar de comer a los niños sin recursos, pero sí pueden hacerlo sí lo exige un millonario. ¿Qué clase de país somos? La respuesta parece cada vez más clara: un país capaz de sacrificar la salud de sus ciudadanos, por dinero.
 
Nadie puede negar que si tanto le importa el negocio al PP madrileño, nos surja la duda. Primero se han privatizado los hospitales madrileños, y para fabricarles pacientes y que no tengan problemas de demanda asistencial, ¿ahora de nuevo se permite fumar y que con ello aumenten los procesos cancerígenos y cardiovasculares? ¿Y por qué no va a ser esa la estrategia? ¿Por cuantos puestos de trabajo se legalizará la prostitución, las drogas, o lo que se les ocurra?
 
En realidad es el dinero a costa de la SALUD de cientos de miles de personas ¿Han pensado que esto incrementará en pocos años el gasto sanitario, ese que dicen que tanto les preocupa, que hasta les obliga a ahorrar en nuevas terapias contra el cáncer?
 
Levantarse y leer que el Gobierno de mi país, aunque no lo haya elegido yo, ha perdido el rumbo, y carece de vergüenza, realmente revuelve las tripas. Que este gobierno de la Gürtel, los fabras, los baltares, y otras especies populares está cubierto de corrupción, no puede resultar para cualquier ciudadano honesto, indiferente. Es necesariamente  un gobierno de vergüenza.
 
Como profesional de la salud, mucho más grave me resulta  tener por máxima autoridad sanitaria a una ministra de sanidad que ante esto no tiene nada que decir, y se encuentra desaparecida averiguando de quien es el coche aparcado en su garaje. Pero también es vergonzoso lo que muchos se preguntan ¿Dónde está la oposición ante esta corrupción?
 
En la dictadura franquista, entre el movimiento estudiantil había una máxima, que hoy cobra de nuevo actualidad: antes leyes corruptas, solo cabe la insumisión.

domingo, 23 de junio de 2013

Recuperar la credibilidad, para hacer creíbles nuestras propuestas.


Esta mañana he asistido a la reunión sobre Bienestar que ha celebrado el PSOE en Albacete, que forma parte de las actividades preparatorias de la Conferencia Política de Octubre. Dos grandes temas a tratar: una sociedad más justa y segura, y una sanidad pública universal y eficiente.

En ambas temáticas creo que las aportaciones que se realizan, definen una mejora programática clara, no solo sobre las políticas que actualmente estamos soportando, sino incluso mejorando las propuestas que en su momento ganaron la confianza ciudadana y nos llevaron al gobierno. Se han resumido en veintisiete y treinta y seis propuestas de actuación concretas en bienestar y en sanidad respectivamente.
Creo que rectificar es de sabios, y aunque muchos ciudadanos muestren su desconfianza con aquello de  ¡A buenas horas, mangas verdes! O ¿Por qué no lo hicisteis antes?, creo que lo importante es que seamos capaces de transmitir que estas propuestas nacen de nuestra convicción como socialistas, de que en el centro de las políticas deben estar los ciudadanos. Si no somos capaces de transmitir esto, cualquiera que nos vea desde fuera, pensará que cambiar los planteamientos solo obedece a un interés electoral puntual.
Entre los asistentes, amigos y amigas a los que hace tiempo no veía. Alguno de ellos con responsabilidades federales en la organización, a los que he comentado la extrañeza que nos causa a muchos, el que por un lado radicalicemos posiciones frente a la privatización de la sanidad o ante los recortes en dependencia, y por otro lado buscar un pacto ante Europa. La respuesta ha sido que muchos españoles así lo desean, porque en esta actitud hay mucho sentido de estado. No estoy seguro de que eso sea así.
Quizás los años nos hacen cada vez mas incrédulos, pero la desconfianza en nuestras propuestas o en el partido, me parecen de difícil recuperación. Salvo que seamos capaces de acometer una acción que transmita que esa voluntad de cambio es real.
Puede que si modificar la Constitución ha sido el mayor error que los socialdemócratas españoles hemos cometido, sería bueno anunciar que no solo desprivatizaremos lo público que el PP privatice como hoy se anunció, sino que nuestra primera acción de gobierno será derogar esa modificación de limitar el déficit publico.
Eso si es rectificar públicamente, y eso si nos haría creíbles.

jueves, 13 de junio de 2013

El invento de cambiar trabajadores por emprendedores.


Este país hace tiempo que empieza a dar pena a cualquiera que lo analice con ojos de neutralidad apartidista. Y no por sus ciudadanos sino por sus gobernantes. A un Presidente que eclipso sus avances sociales con una reforma constitucional que está suponiendo el finiquito del Estado, le ha sucedido otro que no tiene un modelo de estado sino de empresa, y el objetivo de sus políticas no son los ciudadanos, sino favorecer a los poderes económicos.
 
Dicen que hay que cambiar el modelo productivo para salir adelante, pero nada más lejos de lo que están haciendo. Mi generación crecimos queriendo ser funcionarios públicos, y tal vez nos equivocamos, pero eso no convierte en acertado que este gobierno quiera que todos nuestros jóvenes se conviertan a una nueva religión: el emprendimiento.
 
La gran trampa de su modelo, es que los despedidos ahora deben convertirse en autónomos para volver a ser contratados por sus antiguos patronos, pero eso sí, arriesgando esos emprendedores lo que han cobrado como indemnización por el despido, y asumiendo ahora todos los gastos laborales a su costa.
 
La reforma laboral ha sido su panacea, pero no solo porque ha abaratado los despidos, sino porque han disminuido los salarios y los costes empresariales. Rosell y sus asociados, e incluso la patronal de las pymes, sonríen a mandíbula batiente cada vez que aparece la ministra con una nueva declaración, pero no por lo ridícula que pueda resultar, sino porque cada vez que abre la boca les llena algo mas el bolsillo.
 
Mis dos hijos se han hecho autónomos, o sea emprendedores, para ganarse el sustento, y seguro que lo logran como muchos jóvenes que han hecho lo mismo. Pero si la prosperidad de nuestro país se va a basar en este modelo laboral, apañados vamos. A estos jóvenes emprendedores no se les puede pedir ni investigación, ni desarrollo, ni innovación, que si queremos que España prospere es imprescindible. Pero sobre todo, y lo más grave de este modelo, es que carecen del derecho a equivocarse. Si se equivocan el fracaso hundirá totalmente a una generación completa.
 
Nuestro gobierno sabe que un emprendedor autónomo es una solución de emergencia a una situación de emergencia, pero eso no puede cambiar el modelo productivo, que es lo que precisa nuestra economía. No estoy afirmando que en una situación de crisis no se recurra a todos los instrumentos, sino que hay que incrementar la conciencia social de lo que está en juego, y de que lo que se necesita no es emprendedores, sino creatividad, y eso no está en la agenda de Rajoy y los suyos.
 
Si la gente no se ha lanzado a la calle diciendo ¡hasta aquí hemos llegado!, es porque nos queda la protección de nuestros familiares y eso presta al conjunto de los ciudadanos una cierta seguridad, aunque si las cosas siguen como hasta aquí, no sé hasta cuando esa seguridad se mantendrá.
La solución del desempleo en  España no pueden ser seis millones doscientos mil emprendedores. El papel del Estado a través de la inversión pública no puede seguir tan retraído como en los últimos años, y tiene que aparecer cuanto antes, o esta situación no va a mantenerse tranquila, cuando aumente el desempleo tras las campañas agrícolas y el turismo.
Si no somos capaces de poner el concepto de creatividad, por delante del objetivo exclusivamente propagandístico de la  reducción del número de parados de cada mes, por muy loable que esa reducción sea, cualquier día diremos aquello tan temido de ¡sálvese quien pueda!
Y quienes apoyan a este gobierno serán los más frustrados porque ese día estarán solos. Todos sabemos que quienes primero saldrán del barco serán las ratas.

sábado, 8 de junio de 2013

Privatizar hospitales. Antes si, ahora no


A veces uno no sabes, el porque una buena noticia puede hacerte pensar que te están tomando por imbécil. Digo esto porque el pasado viernes Cospedal anunciaba que, “gracias a los ahorros que se han generado por una "gestión eficiente  de su gobierno, no va a privatizar ningún hospital". Y lógicamente la alegría de continuar con una asistencia sanitaria pública, se me mezcla con lo de la buena gestión que ha hecho su gobierno, solo creíble por tontos y fanáticos de Mari Loli.
 
Nadie voto a Cospedal para que recurriera al sector privado en la gestión de los hospitales de Almansa, Villarrobledo, Manzanares y Tomelloso con la escusa de "salvaguardar su continuidad y supervivencia" porque resultaban inviables.
 

Su marcha atrás de ahora, la justifica en que "gracias al enorme esfuerzo llevado a cabo estos años debido a una gestión sobria y eficaz por parte de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales, Castilla-La Mancha no va a privatizar ningún hospital". Ni ella se lo cree, pero lo dice para quien se cree todo lo que dice.
 
También merecen citarse, las afirmaciones de la gerente del Hospital de Almansa que justifica la no privatización en que "la implicación, el esfuerzo y la profesionalidad del conjunto de la plantilla, junto con la remodelación de los servicios, han logrado hacer cambiar la situación".
 
Es curioso que aquellos que nos lapidaban en los medios de comunicación a quienes defendíamos la continuidad de la gestión pública en estos hospitales, mediante manifestaciones, recogidas de firmas, conferencias, etc., ahora sean los que se imputan el merito de mantenerlos sin privatizar. Esto se llama cinismo, desfachatez, falta de vergüenza, falta de honestidad, y otros calificativos que nuestra rica lengua permite.
 
Pero la tozuda realidad, lo que nos dice, es que sus amigotes, a los que iban a adjudicar la gestión de estos centros, han considerado que el bocado económico era poco goloso, y los problemas sociales y las trabas administrativas, en caso de cambio de gobierno en Castilla La Mancha, podían ser, como mínimo, un desgaste innecesario para ellos.
 
Y es que como al final todo acaba sabiéndose, algunos técnicos de las supuestas empresas de gestión sanitaria interesadas en concursar a la gestión, en conversaciones de café o despacho, afirman que no lo han hecho porque no ganaban dinero en esas adjudicaciones. Que gestionar la salud y a la vez ganar dinero, no es nada fácil, lo sabe todo el mundo, y ellos por obligación.
 
Las conclusiones de todo este proceso que ha durado casi dos años son sencillas. La primera es que si no concursan porque no se gana dinero, lo que están diciendo es que la asistencia les interesa poco, y lo que perseguían era el fin crematístico.
 
La segunda es, que si aquí no se han privatizado por una gran gestión del gobierno regional como dice Cospedal, está poniendo a los pies de los caballos a su compañero de partido y Presidente madrileño Ignacio Gonzalez, que como ha privatizado los seis hospitales, es que está gestionando muy mal la Comunidad de Madrid.
Tercera es que la presión ciudadana y del personal sanitario se la trae al fresco si hubiesen sacado tajada económica, pero como no es así, ahora se da la orden de alabar su buen hacer profesional como causa de la no privatización.
 

Y por último, la más grave, Cospedal sigue tomándonos a los castellano manchegos por tontos, antes con la intención de privatizar, y ahora con el hecho de no hacerlo justificándose en lo bien que gobierna, y mientras se continúan los recortes en primaria, educación, dependencia, etc. en toda la región.
 
Menos mal que el tiempo acerca inexorablemente las próximas elecciones regionales, y ya queda menos gente que no conozca el donde dije digo, digo diego, de doña Maria Dolores.
 

 

martes, 4 de junio de 2013

¡Gracias Mariano!, eres nuestro salvador


La bajada de las cifras del paro, ha servido para demostrarnos algunas cosas. La primera es que para este gobierno importan más las noticias que la realidad, porque en un derroche de optimismo ven el vaso lleno con cien mil empleos, y no lo ven vacio con las cuatro millones novecientos mil desempleados. La segunda es que andan más pendientes de las estadísticas que de trabajar para cambiar esas estadísticas.
Seguro que alguno pensará que esa visión positivista del mundo es lógica en los gobernantes, pero a esos me gustaría recordarles lo que decían los gobernantes de hoy, cuando siendo oposición en época de Zapatero el paro bajaba en cien mil en mayo; “Es una bajada estacional por el inicio de la temporada turística y las campañas agrícolas”, “No deja de ser un espejismo en el desierto”, o lo calificaban como una mala noticia al no llegar a doscientos mil los nuevos empleos en ese mes.
Poniendo los pies en el suelo, la noticia es buena para los que han encontrado empleo, pero a nadie se le puede  ocultar que este PP que hoy lanza las campanas al vuelo, es el mismo que afirmaba que decir que el paro baja en mayo, es igual que decir que en mayo los días son más largos. Eso se llama manipulación de la verdad, según interesa.
Para apreciar cuanto empelo se ha creado hay que mirar primero cuanto empelo se ha destruido en el último año, como son los contratos que se han hecho, en que sectores, y en que CCAA. Llevamos una destrucción de empleo que ya casi no queda empleo que destruir, mas del noventa por ciento de esos contratos de mayo son temporales, fundamentalmente en servicios (comienza el turismo) y agricultura (comienzan las campañas agrícolas de ajos, cebolla, sandias, etc.).
Y el último dato curioso es que donde más desciende es en Andalucía, y aquí seguro que para la ministra Fátima no tiene nada que ver el descenso con que haya un gobierno socialista, sino con la Virgen del Roció que le ha debido hacer caso a sus plegarias, y ha empezado a arreglar el entuerto por su Comunidad Autónoma.

Lo que evidencian las cifras es que la reforma laboral de Fátima solo ha servido para convertir los contratos fijos de los sectores servicios y agricultura en contratos temporales, y en el resto vale la cita euro visiva de Julio Iglesias “la vida sigue igual”.
¿Cómo se comparece este optimismo gubernamental con el hecho de que ocho de cada diez españoles, piense que la economía va de mal en peor? Si a Zapatero se le calificaba de optimista, ¿cómo hay que calificar a este desgobierno que tenemos? Tal vez es fanatismo, o tal vez ceguera.

domingo, 2 de junio de 2013

Una cuestión de dignidad


Seguro que muchos verán en el ofrecimiento de un pacto al PP, una actitud constructiva del PSOE, absolutamente diferente de la del PP con el anterior gobierno, reflejada en aquella frase de Montoro de dejar caer a España que ellos la levantarían después. Sin embargo, yo creo que se parece más a la actitud de los cristianos de ante una bofetada poner la otra mejilla.
 
Y eso sin entrar en la incertidumbre que produce entre los socialistas, los cambios cada dos por tres de la estrategia. Hace poco se pedía la dimisión del presidente de gobierno, ahora se le ofrece un pacto al gobierno. Si todo sigue como antes, ¿por qué pactar ahora y antes no? Menos mal que la súper soberbia Cospedal, ya ha dicho que si Rubalcaba quiere pacto será asumiendo las políticas del gobierno del PP, y espero que hasta ahí no se atreva a llegar.
 
Me parece que por muchas trabas que puedan poner desde el poder, los sobres, los sobresueldos, y todo lo que rodea a la Gurtel, acabara demostrando a la ciudadanía la verdad: que Rajoy acabará siendo imputado, y  pasará a la historia como el presidente de los sobres en B.  Me parece que este es un motivo más que suficiente para no pactar nada con ese señor y exigir, que si España precisa de un gran pacto, primero se vaya Rajoy.
 
A España y al interés general de los ciudadanos, siempre debemos ponerlos por encima de los intereses partidarios, pero eso es una cosa, y otra olvidarse de algo que se llama dignidad.
 
Del PSOE, la calle y sus bases, esperamos algo más que propuestas como un pacto con la derecha que pisotea día a día nuestros ideales de libertad, progreso y democracia. Alguien se lo debe hacer mirar.

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...