viernes, 28 de agosto de 2015

LA MENTIRA QUE SE ESCONDE TRAS DEL RACISMO EUROPEO

Más de setenta personas fallecidas mientras intentaban acceder a Europa por Austria huyendo de la guerra. Miles ahogadas en el Mediterráneo, y unas cifras totales incontables en el movimiento de los refugiados. Las mafias sin escrúpulos hacen su agosto, como con estos que llevaban hacinados en un camión sin ventilación. Les da igual que se trate de hombres, mujeres o niños, porque para ellos solo son mercancía. Le toca actuar a la policía austriaca.

Pero ¿cuándo toca actuar a los gobiernos y políticos europeos? Si miramos la procedencia de estos refugiados, la gran mayoría viene de Siria, de Afganistán, Eritrea, Somalía, Nigeria, Yemen... Todos países en guerra, con regímenes autoritarios y donde las violaciones de los derechos humanos son moneda de uso cotidiano, y el germen del horror en el que están inmersos. Pero no olvidemos que también son los países de destino del armamento que vende las industrias europea y norteamericana.

Son los conflictos denominados “guerras olvidadas”, en cuyo origen siempre encontramos la mano de la industria armamentística norteamericana. Pero mientras EE.UU no recibe refugiados de estas guerras, para Europa suponen el gran conflicto moral al que ha de hacer frente. Gente que huye del hambre y de la pobreza, como haríamos cualquiera en su situación, pero que sin saberlo, su situación beneficia a un capitalismo europeo que obtiene así una mano de obra barata, que acepta condiciones laborales penosas pero mejores que las de sus países de origen.

Los gobiernos europeos se lavan las manos del origen del problema, y así nos hace que olvidemos de las verdaderas razones de la mala situación de algunos países europeos, que no es otra que la mala gestión de nuestros gobernantes. La inmigración que nos llega en avalancha, sirve para hacernos olvidar la incompetencia de los gobiernos capitalistas, más empeñados en trabajar a favor de los bancos y de las grandes empresas y lobbies de presión, que por el bienestar de sus ciudadanos. El motivo no es otro que poder tener luego una buena puerta giratoria tras su retiro de la primera línea de la política activa.

Mientras, los trabajadores europeos creen que esos refugiados vienen a quitarles su trabajo, e incluso hasta los ven como causantes de nuestra crisis. Pero nadie ve que si Europa dejara de vender armas a esos países, les sería imposible hacer sus guerras, y eso disminuiría en gran medida esta inmigración masiva que hoy vivimos.

La Europa de finales del siglo XX y de comienzos del XXI, es cómplice del militarismo agresivo de EEUU y siempre ante el mismo actúa con pasividad o lo apoya como ocurrió en la guerra de Irak, y con ello  fomenta esa inmigración con su política exterior. Así, unos y otros ganan millones con la venta de armamento, pero luego los países europeos vuelven a ganar cuando los ciudadanos de esos países emigran y se transforman en mano de obra barata. Lo que hizo EEUU con los conflictos en Latino América.

Parecemos tener los ojos cerrados y no percibir que el racismo que hoy crece en Europa es fruto de un miedo irracional de las clases medias europeas, que no son conscientes de ser víctimas de un capitalismo feroz que azota a todo el orbe. Alemania, que se muestra como la dueña de Europa, por ese liderazgo se ha convertido en el destino de todos esos refugiados, convencidos de que es el país europeo que les ofrece mayores oportunidades. Su mercado laboral se saturará de mano de obra barata, bajaran los salarios, y las grandes empresas alemanas tendrán el mercado laboral que cualquier gran empresario desea.


Todos los países recibimos inmigrantes y asistimos a un cambio en el mapa de las poblaciones del planeta. Es un problema económico, pero antes se trata de un problema humanitario. Pero para los españoles, debería resultarnos vergonzoso haber perdido la memoria, y habernos olvidado que en nuestra postguerra por problemas políticos, y en las décadas de los cincuenta y de los sesenta por problemas económicos, cientos de miles de españoles tuvieron que emigrar a América Latina, Rusia, Alemania, Francia y Suiza para ganarse la vida. Una situación tan idéntica como dos gotas de agua, a la que ellos viven ahora. Recuperar la memoria histórica no solo es recordar las cunetas.

domingo, 23 de agosto de 2015

23 agosto.- EL FMI RECOMIENDA LO QUE A ALGUNOS LES INTERESA


Hace unos días realice un comentario sobre el conjunto de recomendaciones que el FMI hacia a España para hacerle frente a la crisis económica. Por curiosidad esta tarde de domingo, he accedido a las cuentas de nuestro sistema sanitario y a la vista de las mismas, he querido ver si estaba justificada la recomendación concreta del FMI sobre que “aumente el copago ciudadano en sanidad”. Aquí expongo mi opinión.


Hay que empezar diciendo que cualquiera puede acceder a los datos del sistema sanitario, disponibles en internet en el denominado Sistema de Cuentas de la Salud. Acaba de publicarse el informe correspondiente a 2013, y de los datos disponibles se puede afirmar que el gasto sanitario global ha disminuido en el conjunto del país, porque el dinero público destinado a sanidad ha seguido disminuyendo respecto a años anteriores.

Pero también esos datos demuestran que casi la mitad del gasto que soportan los hogares españoles en sanidad se destina a realizar los copagos. En 2013 alcanzaron los 10.600 millones de euros, lo que significa que las familias gastaron 922 millones más que el año 2012 en adquirir medicamentos y productos sanitarios. En cifras relativas hablamos de un aumento del 9.5% en la factura sanitaria familiar, y eso que solo ha pasado un año de la publicación del decreto 16/12 de medidas de sostenibilidad del sistema sanitario publicado por el gobierno Rajoy, del que muchos afirmamos que iba a suponer un aumento del gasto de las familias.

Por lo tanto, podemos afirmar que la recomendación de aumentar los copagos en sanidad es innecesaria, puesto que desde que llegó el PP al gobierno se está aumentando año tras año su cuantía.

Pero esos mismos datos también muestran que se han incrementado las privatizaciones sanitarias, y que el importe abonado a empresas privadas que gestionan atención sanitaria ha aumentado un 52 % respecto al año anterior, a lo que hay que añadir que más de la mitad de la inversión en infraestructuras sanitarias va a centros de titularidad privada. Si además por la fórmula del copago se mantiene el beneficio de las industrias farmacéuticas, que ganan igual o más, aunque el estado pague menos, resulta muy llamativo que el FMI no nos recomienda que frenemos nuestra factura con la sanidad privada y el gasto farmacéutico.

Con recomendaciones del FMI o sin ellas, en los últimos años se ha estado desmantelando el sistema de bienestar en todos sus pilares, y paradójicamente, mientras pagamos cada vez más impuestos o nos los disimulan como copagos, recibimos menos prestaciones estatales. Nuestro dinero para la sanidad no es finalista. El sistema sanitario funciona como si de un negocio seguro se tratase, porque si la gestión privada de hospitales públicos daba perdidas, la administración ha estado ahí para hacerles frente, siempre bajo la amenaza de los adjudicatarios de que de no hacerlo el sistema se colapsaría Los paganos somos siempre los ciudadanos, porque la administración sabe que donde se ha aplicado la gestión privada el gasto sanitario siempre aumentó con referencia al PIB de ese país aunque no lo hiciera en los datos absolutos, y pese a ese dato, siguen las privatizaciones.

Lo cierto es que de nada sirve conocer estos datos que demuestran que se nos engaña, si no perdemos el miedo, porque raro es el día que el gobierno no nos amedrenta con lo de que si el PP no gana esto se hundirá. Todo es un intento de hacernos olvidar que no ha cumplido con sus compromisos electorales, que nos mintieron afirmando que no se incrementaría el coste de nuestra asistencia sanitaria, ni el IBI, IRPF, o IVA, aunque ahora nos vendan como si de unos grandes almacenes se tratase, sus rebajas del verano.


En un país con una población cada vez con más personas mayores, a la carga familiar que suponen los copagos farmacéuticos, se le debe añadir el gasto que representan los cuidados de enfermos crónicos, cada día en mayor número. Un atisbo de mejora para las familias puede darse en algunas CCAA como Castilla La Mancha, donde esa situación podría cambiar porque en el programa electoral del nuevo gobierno socialista se refleja el compromiso de suprimir los  copagos y de mejorar la atención a las situaciones de dependencia. Mejor pronto que tarde.

sábado, 22 de agosto de 2015

22 de agosto.- LA ASISTENCIA UNIVERSAL NO ES CUESTIONABLE



Que por decidir prestar asistencia sanitaria a los inmigrantes sin papeles, el gobierno  amenace a las CCAA con posibles sanciones a  nuestro país por parte de la UE, podría valer como argumento de un sainete. Pero que esto lo haga el mismo gobierno cuyo ministro de sanidad se comprometió hace cinco meses a devolver la atención primaria a los inmigrantes en situación irregular, y que a  vez es el mismo gobierno que retiró el derecho a la sanidad universal en 2012 (con excepción de las embarazadas, los menores y la asistencia en urgencias), son incongruencias concatenadas que rozan el esperpento.

Establecer la sanidad universal es dar cumplimiento de uno de los derechos humanos fundamentales. El supuesto "ahorro" que se consigue en principio al restringir la asistencia universal, se ve incrementado exponencialmente, si no se detectan precozmente enfermedades fácilmente tratables, y posteriormente hay que abordar su tratamiento (prevención). En respuesta a la promulgación de la ley 16/12, que retiraba la asistencia universal, el 29 de Enero de 2014 el Consejo de Europa, a través del Comité de Derechos Sociales, realizaba un reproche a España por incumplir los artículos 11 y 13 de la Carta Social Europea, la noticia decía "Europa avisa a España de que incumple sus normas al dejar a los sin papeles sin la sanidad". Que ahora el gobierno diga que Europa amenaza con multas millonarias por cumplir esos artículos, resulta una amenaza chusca.

Todas estas declaraciones de los voceros del PP, están en la línea del mensaje "o nosotros o el caos", y nos anuncian catastróficas consecuencias, demostrando una vez más su carácter poco democrático y su baja catadura moral al tomarnos por imbéciles. ¿Cuándo se ha visto que transgredir una norma estatal, puede ser sancionada por la Unión Europea? Estamos ante un intento más de manipulación, que busca encizañarnos a los ciudadanos unos contra los otros, convencidos de que mientras nosotros los españoles de a pie nos dediquemos a despotricar contra los inmigrantes, los amigos del gobierno pueden continuar sacando pingues beneficios en las privatizaciones sanitarias, aprovechando para ello la ley, pero pervirtiendo para ello el espíritu de la propia ley.

Si cumpliesen la promesa del ministro de dar asistencia sanitaria a los inmigrantes ilegales, no garantizarían con ello una atención normalizada, y mucho menos cuando a estas alturas del partido ese compromiso es de un gobierno asustado y casi convencido de que tras las elecciones deberá coger las de Villadiego. Todo hace pensar que en Moncloa no quieren enterarse de que en muchas CCAA se ha producido un cambio político y ya no pueden continuar con el ordeno y mando al que estaban acostumbrados. Los nuevos gobiernos autonómicos actúan en el pleno ejercicio de sus competencias, y ahora se unen a los que, pese a la legislación estatal, continuaron prestando esa asistencia sin ser sancionados.

Una revisión de las cifras del propio ministerio, tampoco dan la razón a los alarmistas por las consecuencias de retornar a una cobertura universal de nuestro sistema de salud. Lo acreditan datos como que en 2013 nuestro gasto sanitario total ha vuelto a descender en casi 3.600 millones de euros, con lo que el dinero público destinado a sanidad ha caído en dos ejercicios un 9% de lo que se le aporta vía impuestos desde 2011 que el PP llegó al gobierno central.

Lo que el gobierno nos oculta es que de ese dinero público, gran parte se ha trasvasado a las empresas privadas de la sanidad, ni que los ingresos de las sociedades privadas por regentar hospitales públicos, más el importe de los conciertos para pruebas diagnósticas e intervenciones se mantuvieron estables en casi 10.000 millones. A eso se deben añadir otros 2.000 millones de euros de las residencias privatizadas que son más de la mitad, y que gestionan las mismas empresas.

Decidida la universalización no es cuestión de improvisar, sino de que cada Comunidad Autónoma redacte sus propias normas para regular esta situación, pero el ministerio no puede hacerles actuar bajo amenazas, y debe ser el primero que entienda que no atender a los inmigrantes en situación irregular es poner en riesgo la salud de toda la población del Estado. No es una cuestión de que lo hagamos por caridad con los inmigrantes, sino por seguridad sanitaria para todos.

Frente a la decisión, las CCAA se van a encontrar a quienes argumentan que no puede universalizarse la asistencia en España teniendo seis millones de parados, y un mercado de trabajo saturado. Si se mira a quienes representan esas voces discrepantes, veremos que son los mismos que se han olvidado cuando utilizaban a los inmigrantes ilegales para el servicio doméstico o agrícola o de la construcción sin darles de alta, ni cotizar por ellos a la SS. Para ellos los inmigrantes son buenos mientras les sirvan para mantener y realimentar sus negocios, y malos cuando requieren de los recursos públicos. El término “hipócrita” define bien su posicionamiento.

Como médico entiendo que la sanidad debe ser universal, y me resulta indignante pretender separar a los pacientes por categorías cuando estos acuden a consulta. La argumentación del PP vulnera nuestra Constitución al anteponer los intereses económicos a la salud, no sólo de los inmigrantes, sino que ha llegado a hacerlo con los propios españoles retirándole la tarjeta sanitaria a los parados de larga duración, aunque luego rectificara por la presión social.  Esta nueva amenaza provocará el efecto contrario al que pretende, por ser una incoherencia que vulnera un derecho y aumenta el riesgo de epidemias en nuestro país.


En lugar de adoptar esta postura, la Administración Central debería haber hecho sus deberes y proveer un fondo de compensación interterritorial,  en los precoces Presupuestos Generales de 2016 para haber acabado de una vez con una situación absurda y peligrosa.. Si no lo ha hecho es porque para quienes hoy gobiernan,  debemos estar hablando solo de seres humanos, y no de potenciales consumidores. Si lo fueran entonces si serían merecedores de su interés.

miércoles, 19 de agosto de 2015

20 de agosto.- LA TRANSPARENCIA EN ESPAÑA ¿SE LLAMA FRANCISCA, O PACA?



Entre noticias de más casos de esa lacra que llamamos violencia machista, el escándalo de los aeropuertos griegos ya germanizados, las vacaciones de Carmena, la aprobación alemana del rescate a Grecia, ha aparecido un asunto no por esperable menos curioso. Me refiero a la negativa del PP a que la presidenta del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno comparezca para explicar los presupuestos del Consejo.

En un país acostumbrado a enterarse de todo gracias a la investigación periodística, se atisbó una lucecita esperanzadora de mejoría democrática, con la aprobación de La Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, que puso en marcha el Consejo de ese nombre. Ahora, tras costarnos el Consejo en 2015 más de dos millones y medio de euros, ningún gesto mejor de compromiso con la transparencia y el buen gobierno, que ver a su presidenta explicar ese gasto y su propuesta de incrementarlo en medio millón en los Presupuestos 2016.

La noticia es que el PP ha decidido que mientras ellos gobiernen, de eso nada. No sirve recordarles, que en su creación, Soraya (la segunda de Rajoy), nos dijo que para el PP la transparencia en la gestión de lo público era clave “para preservar el interés de todos y prevenir el abuso de algunos”. Como tantas otras afirmaciones de este gobierno, esta también se les ha olvidado, y ha resultado ser un brindis al sol. Con esta negativa, el PP ha construido el oxímoron, “transparencia opaca”, y nos demuestra su espíritu innovador a la hora de gobernar.

Los ciudadanos debemos preguntarnos que si ni las cuentas el propio Consejo de la Transparencia son transparentes, ¿qué transparencia garantiza este Consejo para con el resto de la gestión pública? ¿Para qué se gastó tiempo y  dinero público en hacer esta ley si ahora prima la opacidad? Una vez más nos han tomado a los ciudadanos como los tontos “pagafantas”, porque no habrá ninguna transparencia mientras el PP nade en la corrupción, y demuestra al actuar así, que esta ley la hicieron para aplicársela a los demás pero no a ellos mismos.

La justificación que han dado para su negativa de comparecencia, es que la partida carece de relevancia en el conjunto del presupuesto. Dicho de otra manera, que este gobierno permite la chapuza si su cuantía es pequeña. Esa es la manera de entender la democracia del PP, la del ninguneo y el desprecio a los ciudadanos, en un ejercicio de surrealismo democrático. Aunque hay que reconocerles que son buenos en lo suyo, al ver la facilidad con la que ejecutan semejantes maniobras y contemplar como nosotros los ciudadanos seguimos sin inmutarnos.

Pero no hay que preocuparse si no comparece, porque tampoco serviría para nada. Si lo necesita acudiría y mentiría, y si les pillamos usarían su mayoría absoluta, para rechazar todo lo que les incomode. Aunque la  no comparecencia, de quien dice muy poco es de la presidenta del Consejo. Que la garante de la transparencia en la gestión pública tenga que esperar a la autorización del PP para comparecer, demuestra a todas luces que su persona no es garantía de nada. Si una persona cree en la transparencia, jamás se opondría a dar explicaciones, y debería dimitir porque está admitiendo ser una marioneta “bien pagá”, agradecida con el gobierno que la nombró, pero no con el pueblo que le paga.


De estas situaciones deberían tomar buena nota Pedro Sanchez y los demás aspirantes a presidir el gobierno, para anular toda posibilidad de veto a una petición de comparecencia. Si no lo hacen, significará que esta democracia sigue sin funcionar,  y la transparencia no será Francisca, será OPACA, aunque cambien sus gobernantes. 

martes, 18 de agosto de 2015

19 de agosto.- EL DÍA HA IDO DE EXPERTOS ECONOMISTAS


Arrancaba la mañana con la comparecencia del economista gobernador del Banco de España en la Comisión de Presupuestos. Después de media hora afirmar y reafirmar que Mariano es cojonudo y que como Mariano no hay ninguno, luego ante las preguntas de la oposición ha dejado tres pinceladas.

La primera al reconocer, que aun viendo posibles las previsiones de crecimiento hechas por el gobierno para los presupuestos 2016, estas eran unas previsiones bastante vulnerables (Ni si, ni no, sino todo lo contrario). Segunda, que nuestro endeudamiento público y privado es un problema de difícil corrección, y que su solución pasa por “más exportaciones, más empleo y más inversión” (¡Toma ya!). Y la última, afirmando que el Banco de España castigará a los bancos que cobren doble comisión en los cajeros (¡Menos mal!). Resumiendo nos ha dicho que todo es posible si las cosas van bien, y que si no suena la flauta, veremos donde acaba esto. En resumen, un homenaje a Pero Grullo.

Luego ha llegado el turno del gran economista, ese cerebro del mundo mundial llamado Luis De Guindos. Él lo hacía en el Congreso para exponer las bondades del tercer rescate a Grecia. De Guindos, el genio formado en la escuela de Goldman Sachs, el director de estrategias en Lehman Brothers cuando en 2008 se declaró en bancarrota provocando el destape de la crisis que hoy vivimos, y el que fuera fichaje estrella de la temporada para la Moncloa de Mariano para salvar la economía patria, fue al Congreso más que a hablar del rescate griego a cargar contra lo que denominó "cantos de sirena de populistas y políticas irresponsables".

No hay que extrañarse de nada. Como en nuestra política todo vale, a De Guindos no le tembló la voz aunque parece que le falló la memoria. Se olvidó de que Rajoy prometió crear 3,5 millones de empleos y bajar los impuestos sin tocar ni Sanidad, ni Educación y pensiones, precisamente haciendo una soberbia demostración de lo que son los "cantos de sirena de populistas” de los populares, visto lo visto estos cuatro años.

Y para hablar de “políticas irresponsables", necesariamente también ha tenido que olvidarse de que las del gobierno al que pertenece, han producido que 3,5 millones de personas no tengan ningún ingreso, que 5 millones sigan sin trabajo, que 13,5 millones de personas estén en el umbral de la pobreza, que las nuevas empresas que dicen crear son obreros despedidos obligados a hacerse autónomos, y que la deuda pública es un 40% superior a la de su llegada al gobierno. Han de ser olvidos, porque son datos de su ministerio.

Es el discurso obligado siendo miembro de un gobierno con la credibilidad perdida, y que en precampaña intenta sacar su redito político vendiéndonos como un fracaso del nuevo gobierno griego este nuevo rescate. El gobierno al que pertenece el señor De Guindos, además de estar en campaña electoral, es cómplice de Alemania en su intento de ahogar el sistema bancario griego para así obligar a Tsipras a aceptar las medidas que Alemania le impone, confirmado hoy por la noticia de que los aeropuertos griegos han pasado a manos de empresas y bancos alemanes.

Y como parte de la precampaña, se despide cínicamente y afirma que el gobierno español es “solidario con Grecia” cuando con Grecia quienes somos solidarios los españoles, no nuestro gobierno. Y como no podían faltar, en la réplica a los grupos de la oposición, tampoco se privó de hacer amenazas y más amenazas ya clásicas del PP, afirmando aquello de "o nosotros o el caos".

Ojala se acabe este castigo, porque este país se merece una derecha europea moderna, sin atavismos franquistas. No es imaginable una derecha europea que haga una ley mordaza, que se reúna en los ministerios con presuntos delincuentes, que sea capaz de condecorar vírgenes, o practique el nepotismo y conviva con la corrupción sin ruborizarse como la española.


Todo lo relacionado con las actuaciones de verano de este gobierno, viene a confirmar que desde el presidente al último de sus ministros, son una banda de facinerosos, palabra que según la Real Academia significa “hombre malvado, de perversa condición”. Visto lo que dicen y lo que hacen, me parece una definición perfecta.

lunes, 17 de agosto de 2015

18 agosto.- LA BANCA SIEMPRE GANA



La noticia la han publicado varios medios: los bancos han ganado casi tres mil seiscientos millones de euros en el primer semestre del año. Hasta desde la propia banca se afirma que han ganado mucho, porque han aprovechado las medidas de estímulo del Banco Central Europeo para especular con deuda soberana, y han conseguido sanear sus números.

La banca sólita se metió en el agujero sabiendo lo que hacía. Nuestros banqueros, los que luego presumieron de haber avisado a Zapatero de que llegaba crisis, con ello se demuestra que sabían años antes la que se avecinaba. Pero aun sabiéndolo, siguieron otorgando créditos millonarios, seguros de que no podrían cobrarlos porque la crisis estaba ya instaurada. Pero esa banca también sabía que tenían a todos los partidos políticos cogidos en préstamos, y que eso les garantizaba que habría ayudas de rescate si ellos se estrellaban. Y dicho y hecho, acometieron una huida hacia delante más propia de chorizos que de banqueros.

Hoy, unos años después, los bancos se han convertido en los dueños de los países en los que operan, y nuestra banca española también lo ha hecho. Primero consiguieron dinero muy barato y la dedicaron a la compra de la deuda de países soberanos a precios muy bajos. Fue tan sencillo como cambiar el papel tradicional de la banca como prestamista, y convertirse en especuladora que compra y vende deuda. En la España mariana, dimos dinero de los contribuyentes para rescatar a cajas y bancos privados, y luego los grandes bancos compraron a otras entidades previamente saneadas. Hoy sabemos que ya obtienen beneficios, pero también que el gobierno no se atreve a pedirles que devuelvan lo que les dimos.

En el otro plato de la balanza, las estadísticas del INE muestran que nuestros sueldos han caído y que los créditos bancarios no acaban de repuntar. La cuadratura del círculo la tenemos con otro dato: que la cuantía del rescate a la banca (más de cuarenta mil millones de euros), es la misma cuantía en que se han disminuido las ayudas al desempleo. Ahora nadie en el gobierno quiere acordarse del compromiso público de Draghi, al afirmar que las ayudas a la banca procedentes del BCE, tenían como condición hacer llegar el crédito a los ciudadanos, algo que hoy sigue sin cumplirse.

A pesar de este panorama, en el que la banca vive una situación similar a un paraíso fiscal, ni se ha elaborado por el gobierno, ni se ha exigido por la oposición, que se redacte una ley que frene la avaricia voraz de los bancos. La única diferencia apreciable entre los partidos es que el gobierno calla y la oposición protesta, pero aun así, no se propone legislar.

No hay otra solución que no sea una ley que obligue a la banca a solo  dedicarse a su actividad empresarial (que es custodiar depósitos y prestar dinero a empresas y particulares), y que le prohíba terminantemente la especulación en la que hoy está inmersa. De no hacerse pronto, difícilmente van a existir dudas ciudadanas, de que los gobiernos, con independencia del partido que los ejerza, solo legislan en beneficio de los bancos y no en favor de la ciudadanos.

Y parece claro que con estos datos, la única recuperación que el PP perseguía ya está aquí. Los bancos han sido salvados por nosotros los ciudadanos, pero lo que les dimos no lo van a devolver. Ahora además, tenemos que esos bancos han aprovechado la crisis para convertirse en propietarios de los medios de comunicación y así influir en que versiones de los hechos se consideran información. Y por si alguien se desmadra, tenemos la ley mordaza. Todo un éxito para el PP.

Podemos concluir que el gobierno ha hecho perfectamente su trabajo, y a eso Rajoy le llama “gobernar para el pueblo”.

17 de agosto.- EUROPA Y LA INMIGRACIÓN, RESPUESTA CONJUNTA PERO PRONTO



La Europa que estamos construyendo no nos sirve. Se ha convertido en un territorio lleno de vallas con concertinas, alambradas de espino, muros, un mar inmenso y  centros de internamiento. Todo ello forma parte de una Europa insolidaria  a la que personalmente me avergüenzo de pertenecer.

El Mediterráneo, el mar más contaminado del planeta y la cuna de las civilizaciones, se ha convertido en una enorme frontera que miles y miles de personas intentan cruzar a la búsqueda de su suerte o de su muerte. Saben que tienen muchas más posibilidades de alcanzar la segunda, a que les sonría la primera, y aun así son constantes los intentos. Las noticias de naufragios y de fallecidos intentando cruzarlo resultan incontables también este verano.

Pero que eso se repita cada día desde hace años, solo puede significar que algo muy grave pasa con la especie humana, posiblemente sea que estamos perdiendo la humanidad que debería ser inherente a nuestra naturaleza. Desde cada lado del mare nostrum se ven las cosas de una manera diferente. Para los europeos es una amenaza a las economías de nuestros países, mientras para ellos es una cuestión de supervivencia.

Desde el lado europeo sentimos que con la llegada de refugiados se verá incrementada nuestra deuda, aumentaran las cifras de nuestro paro, que pueden afectar a nuestras primas de riesgo, que pueden provocar recortes que sufrimos en los servicios públicos. Curiosamente, nos preocupa la corrupción  de cerca, sin imaginarnos que detrás de estas migraciones también está la corrupción y el cinismo de la política europea.

Ningún medio de comunicación europeo nos dirá, que detrás de esos intentos por llegar a Europa también están las industrias europeas que esquilman sus países de origen, o que (según sus intereses) Europa comete injerencia política en ellos, o que somos los europeos los fabricantes de las armas con las que se matan después de que se las vendamos, o de como la política económica europea es el mayor condicionante para sus políticas sociales.

Resulta muy claro que para occidente, nuestros intereses están siempre por encima de las vidas de quienes se arriesgan a cruzar el mar. Los gobiernos europeos a través de los medios, nos hacen pensar, que quienes intentan llegar a Europa en busca de una oportunidad para mejorar sus vidas, son nuestros enemigos. Pero nos basta con rascar un poco sobre la superficie del asunto, para darnos cuenta de que precisamente con ellos tenemos en común los mismos enemigos.

Pero mientras, nos preocupa más que nos manchen las calles o vivan de nuestra economía sumergida. La mentalidad de “vivir en crisis” que el sistema financiero nos ha hecho asumir a los europeos, les  permite a nuestros gobernantes dirigirnos para que actuemos contra los propios valores europeos. No hablo de que debamos actuar de forma bondadosa, sino de que lleguemos a entender que para nosotros solo es un asunto económico, y que para ellos es una verdadera cuestión de supervivencia.

Nos estamos convirtiendo en una Europa cruel y envejecida, y no somos consciente de que nuestro bienestar acabará dependiendo de esas migraciones. La solución al problema debe ser conjunta de toda la Unión Europea, que debe asumir el coste de mantener a todos los refugiados en Europa. Si no es así, o cambia milagrosamente la mentalidad de los europeos, o seguirá prevaleciendo la sensación de que quienes llegan a nuestros países nos quitaran algo, y ese es el germen de la xenofobia que interesa a la extrema derecha.

Ya se nos ha olvidado a los españoles o italianos, que hace pocos años nuestros abuelos o padres si les iba mal aquí, buscaban su futuro en otros países. Por eso no se entiende que hoy parezca que no vemos como nuestros hijos se ven obligados a hacer lo mismo que hacen esos que cruzan el Mediterráneo, solo que no lo hacen en pateras ni en colchonetas. Podemos cerrar los ojos, pero existe un grave problema con la situación que viven millones de personas en el sur del Mediterráneo, y esa situación solo puede empeorar en los próximos años.


La cuestión no parece tan complicada de abordar en su origen. O dejamos de vender armas a esos países y de actuar pensando solo en nuestros intereses sin tener en cuenta los de ellos, o la gente cruzará porque no le quedará otro remedio. Buscaran suerte o muerte, pero estarán obligados a arriesgar sus vidas como hoy hacen, y cada vez lo harán en mayor número si esto no cambia.

domingo, 16 de agosto de 2015

16 agosto.- LOS CALORES, LAS CORTINAS DE HUMO DE AGOSTO, Y EL FMI



Mientras los diarios atienden a encuestas, rumores y noticias deportivas (por cierto, el himno español de épocas franquistas  con letra de Peman en honor a la campeona del mundo de bádminton dará que hablar) sirven para amenizar el transcurso de un agosto marcado por la cita de Jorge y Rodrigo para hablar de sus cosas. Todo ayuda a que parezcamos pocos los preocupados por las últimas recomendaciones el FMI.

Desde ese organismo que marca la senda a seguir por los gobiernos (sean de izquierda o derecha), elegidos por sus ciudadanos, mientras curiosamente el FMI está dirigido por personas a las que los ciudadanos no hemos votado. Más que proponer medidas para que la gente podamos vivir con dignidad, las proponen para favorecer al sistema financiero y en los poderes facticos mundiales.

Si nos fijamos en su influencia sobre nosotros los españoles, nos daremos cuenta de que en el FMI piensan que por culpa de la precampaña de un Mariano tocado y acojonado ante las próximas elecciones, el gobierno ha decidido despilfarrar lo que ellos consideran “avances” gracias a los recortes impuestos que llevamos soportando cinco años, y se ha sentido obligado a darle un toque de atención.

En su informe, el FMI echa por tierra  el optimismo de nuestro Gobierno sobre la ansiada recuperación que según el PP es ya irreversible. No lo es para el FMI que vuelve a recetarnos más recortes poniendo en duda el futuro crecimiento económico de nuestro país y nos exige una nueva reforma laboral, más copagos por los servicios públicos, y una subida del IVA olvidándonos para siempre de eso que conocemos como IVA de tipo reducido.

Con estas recomendaciones demuestran que quieren esclavos para sus empresas y beneficios solo para el dinero. Son sus planteamientos sempiternos, pero siguen sin recomendar a los países la eliminación de los paraísos fiscales, la persecución del fraude fiscal, la imposición de una tasa a las transacciones bancarias, o establecer quitas a los beneficios de las grandes empresas por sus inversiones multinacionales. En España además podrían proponer disminuir los beneficios a la iglesia, o establecer la obligatoriedad del pago bancario para  todos los gastos superiores a equis euros y así controlar de donde sale el dinero y a donde va a parar. Esas medidas evidentemente van en contra de los intereses que el FMI representa, y lógicamente ni las menciona.

Aunque quiera disfrazarse de organismo internacional neutral, es innegable que son ellos los que mandan en nuestra economía junto con Alemania y sus amigos, y que nos pongamos como nos pongamos, para que ellos sigan siendo más ricos es necesario que los más pobres nos empobrezcamos aún más, y para ello nos demuestran que si no obedecemos nos presionarán si necesitamos dinero con condiciones abusivas y que nos pueden arruinar.

Para el FMI que la economía funcione significa conseguir que los salarios sean bajos y que consumamos mucho, lo que nos hará solicitar créditos para el consumo porque no ganamos suficiente. Con ello consiguen su objetivo, tenernos endeudados, deuda que ellos nos cobraran en cualquier situación, como queda demostrado con la fórmula aplicada en los rescates a que han sometido a Grecia.

Las empresas eléctricas cobrándonos hasta por el sol, son una demostración de que con estos gobernantes nos tocará pagar por todo. No basta que un solo país de un golpe sobre la mesa para decir basta, habrá que hacerlo en varios países a la vez, porque de seguir todos los gobiernos sus recomendaciones nunca saldremos del agujero en el que ya estamos metidos. Es la política de una derecha capitalista que nos impone sus  normas absolutamente injustas, y de la que nuestro gobierno es uno de sus conseguidores.


Podríamos comenzar los españoles poniendo nuestro granito de arena para ese cambio, y la forma de hacerlo puede ser señalarle la puerta de salida al PP en las próximas generales. Aunque los calores y las noticias cortinas de humo de este agosto, nos tengan distraídos.

sábado, 15 de agosto de 2015

15 agosto.- OTRA VEZ EL ETERNO PROBLEMA DEL TRASVASE

Con la escasez de lluvias, retorna a los titulares de los medios la mal denominada “guerra del agua” entre Castilla La Mancha y las comunidades del Levante. Y como siempre, es el gobierno quien la reabre, al autorizar un nuevo trasvase del Tajo al Segura, y hacerlo cuando la reserva de agua almacenada está por debajo del límite de los 400 hectómetros cúbicos, como ha hecho hace unos días.

A menos agua, mayores tensiones políticas, y el líquido elemento se convierte una vez más en arma arrojadiza entre gobierno y comunidades, y de estas entre ellas. Castilla-La Mancha siempre es la agredida por estas autorizaciones, y el gobierno regional ha elaborado un informe jurídico que contradice los argumentos del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente para autorizarlo, y en el pide que se paralice. Independientemente de las razones técnicas esgrimidas en la disputa, todo es más complicado políticamente con el PP en el Gobierno central y en Murcia, y el PSOE en Castilla-La Mancha y en la Comunidad Valenciana.

Frente a los argumentos para autorizarlo, son muchos los que piensan que si este problema se repite cíclicamente, nadie entiende que no se hayan desarrollado ya soluciones y que se retrase la puesta en marcha de desaladoras previstas y otras infraestructuras. Solo se entiende que esas soluciones no se ejecuten porque el precio del agua se encarecería para los receptores de esa agua, respecto al coste de la procedente del trasvase. En todo caso, el Levante debe plantearse diversificar sus fuentes de suministro de agua.

Cuando no hay agua, no se puede trasvasar dejando sin suministro a poblaciones del Tajo que también necesitan agua. Los embalses desde los que se autoriza el nuevo trasvase nunca han estado tan bajos, como consecuencia de que el pasado año se trasvasaron a Levante unos 500 hm3,  lo que supone más del 80% de lo recogido en cabecera del rio, y con eso dejaron secos los embalses de esa cabecera.

No se trata de no ser solidarios pero ¿se pide solidaridad a los regantes castellano-manchegos y no a los constructores levantinos? ¿Piensan los defensores del trasvase que Castilla la Mancha no tiene agricultura, ganadería y regadíos que atender? Pueden estudiarse miles de soluciones como sistemas de riego por goteo u otros, pero no se puede seguir planificando desarrollo en base a millones de litros de agua que no se tienen. Montar una economía en base a un recurso del que careces y que te debe ceder otro, pensando que el agua es inagotable y barata, es sencillamente un despilfarro. Nadie puede, sin ser injusto, plantear dejar sin agua y sin recursos una zona, para llevarlos a otra por mucho que allí puedan ser económicamente más eficientes.

Si se evalúan en nuestro Levante sus ratios de desarrollo en infraestructuras de regadío y de las turísticas (curiosamente destinadas a un turismo masivo y barato), veremos que son muy superiores a las aconsejables para sus disponibilidades de agua, aún incluso contando con la procedente del trasvase del Tajo. Y qué decir del sector industrial instalado en esos territorios que parece olvidarse que también gasta agua. A quienes apelan a la solidaridad para justificar el trasvase, habría que explicarles que no parece muy solidario que toda la riqueza y la actividad se concentre solo en unas zonas y el resto solo estén para suministrar agua.

Imprescindible solucionar los problemas de sequía y los de las inundaciones, y a la vez legislar para que no se derroche el agua. Pero la solución no es la pelea de Comunidades entre sí, o de estas con el gobierno central. Arreglar esto de una vez por todas, pasa por regular todo, no solo el agua, sino el desarrollo económico de nuestro país, intentando hacerlo equilibrado y con un enfoque territorial. Y eso solo puede ser posible con mucho diálogo, buscando el consenso y cediendo cada parte interesada lo que tenga que ceder, en lugar de continuar con las pugnas políticas, de las que los ciudadanos estamos hasta el gorro.


El objetivo tiene que ser un pacto de estado de distribución de la riqueza, que nos convenza a los ciudadanos de que aquello que es  beneficioso para una comunidad se traduce en un bien para toda España. Si no somos capaces de cambiar a esa forma de entender la política, acabaremos como siempre, viendo que el agua será para quien la pueda pagar, y algunos podrán pagarla y otros no. O cambiamos o seguiremos por el camino que hoy llevamos, los ricos cada vez más ricos y los pobres más pobres, aplicable también a las Comunidades Autónomas.

viernes, 14 de agosto de 2015

14 de agosto.- VIOLENCIA EN CUENCA


La muerte violenta de dos mujeres jóvenes en Cuenca, ha vuelto a poner sobre la mesa esa eterna cuestión que nunca se solventa: cómo podemos prevenir estas situaciones. Como en el caso del niño atropellado, y el semáforo que se coloca después, aquí cada año mueren más de sesenta mujeres y no acabamos de colocar el semáforo. Lo que parece ser evidente es que el sistema actual para  prevenir estas situaciones no funciona.

Fueron muchos los avances logrados durante los gobiernos de Zapatero que ahora parecen haberse frenado, si nos atenemos al repunte estadístico de muertes de estos últimos años. No es de extrañar que nos preguntemos si este es un asunto prioritario para el gobierno, o considera más urgentes otros. Podemos poner sobre la mesa muchas medias que contribuirían a frenar esta violencia, pero para aplicarlas se necesita presupuesto y voluntad política, ambas cuestiones dependientes de quien nos gobierna.

Parece imprescindible para mejorar la situación, que antes identifiquemos las causas de este tipo de violencia, porque sin conocerlas resultará imposible combatirla. Y debemos tener claro que no toda la violencia tiene el mismo origen y necesitamos identificarla en cada caso, lo que da complejidad al problema. Los datos de encuestas sobre la violencia en nuestras universidades, indican que debe ser el sistema educativo el primer eslabón desde el que abordar este problema, sobre todo en lo referente al rol social de hombres y mujeres, porque este es un problema no de un género, sino de la sociedad en su conjunto. Va desde mujeres incapaces de identificar lo que es el maltrato, pasando por familiares y amigos que sabiendo de su existencia miran hacia otro lado, hasta llegar a medios de comunicación en cuyas  informaciones a veces se justifica al agresor o se culpa a las mujeres.

Seguimos sin protocolizar como actuar en cada caso, dejando a la interpretación personal de los profesionales que intervienen en la prevención, la detección y la persecución de estos delitos, que se debe hacer en cada caso. ¿Cuántos errores se han de cometer hasta tener un protocolo consensuado que se aplique de verdad en todo el país? La evaluación del riesgo en cada caso es clave para la protección, y el criterio de evaluarlo no puede estar condicionado por opiniones personales, de médicos, trabajadores sociales, policías, etc.

También son necesarios cambios legales, no solo intentando aplicar condenas enormes al agresor. Puede valer con aceptar que una vez que la autoridad conozca la existencia de un posible delito, aunque se retire la denuncia, lo que suele ocurrir en la mayoría de casos por miedo a las represalias del agresor, el proceso tenga que investigarse de oficio. Eso significa destinar recursos para hacerlo, pero lo que no tiene sentido es que los destinemos cuando la violencia ya se ha producido. Mientras deberían utilizarse al máximo los recursos ya disponibles como por ejemplo el seguimiento con detectores del maltratador, que hoy en ocasiones tampoco se utilizan.

En cualquier caso, en una sociedad moderna, todos sus individuos, y de manera especial las mujeres en estas situaciones, deberían tener garantizado el acceso a la asistencia, a la atención psicológica, a tratamiento o al acompañamiento por servicios públicos especializados, independientemente de que exista denuncia judicial o no. La sociedad no puede seguir como si no pasara nada, y hay que buscar soluciones porque el problema existe y es muy grave. Su origen será cultural, jurídico, criminológico, psicológico, político o social, pero mientras se identifica la etiología no vale cerrar los ojos y esperar que las estadísticas mejoren por la ciencia infusa.

Un médico de familia atiende a todos sus miembros, y en ocasiones resulta llamativo ver a madres que no son conscientes de que su actitud potencia el machismo de sus hijos, o escuchar la eterna historia de mujer contra mujer, porque una ha osado no guiarse por los esquemas tradicionales impuestos  socialmente. Los cambios cuestan, y a las mujeres mucho más.


No es raro encontrarnos a familiares del agresor que fomentan el odio sobre la víctima. En estos crímenes en Cuenca, ha sido al contrario y reconforta el contenido de la nota de condena de la familia del presunto agresor. Con ella abren una puerta a la esperanza de que los seres humanos aún tenemos remedio, pese a que (sabiéndolo en ocasiones y en otras no), entre nosotros habiten alimañas, que merezcan todo el peso de la ley.

domingo, 9 de agosto de 2015

¿REUNIÓN DE PASTORES? OVEJAS MUERTAS



Por investigación periodística hemos conocido la noticia de que un par de colegas de partido, uno ministro del Interior y otro un ex ministro poli imputado, han tenido a bien reunirse. Nada de juntarse en casa de uno de ellos, ni tampoco en el bar de la esquina. Han pensado, que como lo que  opinen los ciudadanos se la trae al pairo,  el mejor sitio para hacerlo serían las dependencias del ministerio del Interior.

Aunque no le importe lo que opinemos los españoles de a pie, qué Fernández Díaz reciba en secreto en su despacho a un presunto delincuente como Rato, y que además lo haga en los días en que está declarando ante el juez, resulta sencillamente indignante. Lo es especialmente, para muchas familias que confiaron en su gestión y vieron como sus ahorros se convertían en el agujero de su vida. Pero indigna al conjunto de los ciudadanos, porque todos nos hemos visto obligados a afrontar con fondos públicos, el coste del rescate de Bankia por su gestión.

Si la Guardia Civil se cabrea, lo hace con razón, al ver que mientras ellos investigan, su jefe se reúne con él presunto delincuente investigado. Independientemente del motivo de la reunión, en si misma supone el menosprecio del ministro al trabajo realizado por la Guardia Civil, en este y otros casos.

No sirven como razones  de esa reunión la amistad o el fervor religioso que une a ambos. El pro marianista Marhuenda decía anoche en una televisión, que se trataba de dos amigotes que se reúnen para hablar de sus cosas. Habrá que pensar que solo se trata de una desafortunada coincidencia, el hecho de que el magistrado de la Audiencia Nacional, cite sobre el PP en su auto de procesamiento, los delitos de “organización criminal, asociación ilícita, falsedad contable, tráfico de influencias, blanqueo de capitales, delito electoral y delitos contra la Hacienda Pública”, y que curiosamente Rodrigo Rato este presuntamente implicado en “blanqueo de capitales, falsedad contable, tráfico de influencias y contra la Hacienda Pública”.

Hoy escuchamos a los partidos políticos exigiendo explicaciones y la comparecencia del ministro para que justifique la reunión, y a la Asociación unificada de la Guardia Civil, pidiendo su dimisión. Sin embargo, en una democracia occidental, deberían ser los ciudadanos demócratas en pleno quienes saliesen a la calle para exigirla. No lo haremos porque en este país ya sabemos aquello de "Dios los cría y ellos se juntan", y menos en estos tiempos en que seguro utilizarían la ley mordaza para callarnos la voz.

No lo cesaran, y aunque no dimita, lo de este ministro por la gracia mariana, va camino de entrar en la historia de la infamia. Este Estado, que cada día se parece más a una monarquía bananera, se ha convertido en un chiringuito al capricho de sus gobernantes, y sus instituciones han perdido el respeto que merecen por culpa de quienes están a su frente.

Al más inmutable de los ciudadanos le causaría perplejidad contemplar el grado de impunidad con el que se mueve este gobierno entre las tramas de corrupción. Pero ya no hay duda, con esta actuación queda constatado que existe una connivencia del gobierno con la trama Rato.


¿Qué hará el juez ahora?

EL DIAGNOSTICO DE LA DOCTORA AGUIRRE

Ahora Esperanza Aguirre se ha convertido en doctora, se ha colocado la bata blanca, y desde la puerta de urgencias del PP de Madrid, nos obsequia un diagnóstico preciso: “el juez de la Púnica sufre alucinaciones”. El síntoma patognomónico para su diagnóstico ha sido escuchar al juez afirmando que los euros chorizados por la trama acabaron financiando al PP.

Desgraciadamente para la clase política española, la presidenta del PP madrileño es real y no una alucinación. Seguro que en su partido le habían contado varias veces los trapicheos que sus consejeros se traían en los ayuntamientos de Madrid, pero ella jamás ha querido saber nada. Esperanza se ha pasado la vida dando lecciones de democracia y de legalidad, mientras tropezaba por los despachos con la Gurtel y la Púnica, conformándose con no caerse tras el tropezón.

Las declaraciones que hizo ayer resultan patéticas, sobre todo en boca de una política que no ha sabido retirarse a tiempo de sus guerras, y que sin darse cuenta se ha convertido en un hazmerreir hasta para muchos de sus fieles. Ya apuntaba maneras como bufona profesional con declaraciones como aquella de "Con lo que gano de presidenta me cuesta llegar a fin de mes", o la también sonada de  "Sara Mago, una excelente pintora".

Esperanza es ya una imagen esperpéntica de un PP esperpentico, e incluso parece haber perdido el sentido del ridículo. Tras la derrota en las municipales, en su huida hacia adelante, y mientras sus fieles van cayendo y encaminándose hacia Soto del Real y trullos aledaños de la capital, está en la obligación de negar absolutamente todo, aun sabiendo que hay una investigación policial y judicial en marcha. Y como no, recurre a la socorrida estrategia del PP siempre que lo pillan con el carrito del “helao”, personarse en la causa como acusación, para así intentar obstruir el curso de la justicia.

La nueva “doctora Aguirre” se ha pasado los últimos años tan ocupada en destapar la trama Gurtel, que le han pasado por sus narices la trama Púnica, y claro, no se ha enterado. No es de extrañar, porque es tan difícil hacer dos cosas a la vez… Sin embargo ahora sí que parece estar bien despierta para afirmar segura  “que el juez de la Púnica sufre alucinaciones”. Parece que su vida debe ser un duerme vela, porque tampoco se enteró de los padecimientos de sus amigos más cercanos: un tal MAR al que detuvieron por conducir borracho, un tal Carromero que chocó ebrio contra un taxi, o a un tal Josemari que se preguntaba quién era la DGT para decirle a él cuanto podía beber. El etilismo también es causa de alucinaciones, pero a ellos no les hizo un diagnostico tan precoz la “doctora” como al juez.

Sin embargo, lo preocupante no es esta señora camino de su personal precipicio, sino los madrileños, que pese a haber sufrido las políticas del personaje, aún la han respaldado en un número importante para que volviese al Ayuntamiento. Solo con una venda voluntaria en los ojos no se puede ver que cada vez son menos los lugares donde los compañeros de Aguirre no han metido la mano, según parece, ella consintiendo calladita, y sus amigos dedicándose a mover el dinero y las influencias.


Si la moral de la lideresa fuese tan intachable como presume, ella misma hubiera instado más de un juicio para que demostrar su inocencia. Pero como visto el personaje no lo hará, bien harían los madrileños de bien, en estar ojo avizor a que no se produzca una compra masiva de trituradoras de papel con destino a los ayuntamientos de la Comunidad que aún controla tan impresentable señora.

viernes, 7 de agosto de 2015

FALTAN CAMBIOS PROFUNDOS, NO OCURRENCIAS


Creía que no me quedaba capacidad de asombro, pero estaba equivocado. Pese a cuarenta años de participar en la política de mi entorno, uno no se acostumbra a escuchar ciertas ocurrencias,  y eso me parece plantear en el PSOE un nuevo mecanismo de designación de candidatos electorales, cuando aún está caliente el cadáver del sistema de primarias. No se ha desarrollado y ya  lo enterramos.

La propuesta es buscar nuevos perfiles (diferentes al del político tradicional) y que nuestros candidatos sean "líderes sociales". Todo un “revival” o algo “vintage”, porque en este partido para ser candidato siempre bastaba con contar con el respaldo social, y el requisito de saber medrar en los aledaños de los dirigentes, que ahora parece necesitarse, se inventó mucho después.

Nadie discute que cualquier fórmula será mejor que el “dedazo”, pero visto lo visto, esto parece un dedazo dentro de un dedil de camuflaje. Para ser candidato por un partido, seguro que puede no estarse afiliado pero si estar capacitado, pero lo primero exigible debe ser que comparta la ideología de ese partido. Quienes nos consideramos socialistas y no socialdemócratas, queremos ideología socialista, y no damos tanta importancia a la militancia del candidato, porque entendemos el puesto de candidato como algo temporal, y no como el inicio de una profesión.

Si al candidato no se le exige un compromiso con la ideología socialista, sino solo liderazgo social, acabaremos haciendo que esta  propuesta sea un nombramiento a dedo de quien tenga por gran mérito caerle bien al jefe, como ocurre en el PP. Buscar mirlos blancos no es nuevo en este partido, y su imposición sonó siempre más a cacicada que a profundización democrática o a escuchar a la voz de la sociedad. Creo que no se ha valorado que ese método puede provocar rechazo interno, y eso siempre cristaliza en  ciudadanos que deciden quedarse en casa.

En este país en su conjunto, tanto afiliados como simpatizantes de partidos, y los ciudadanos en general, no asumimos que nuestro nivel de formación política es escaso a la hora de decidir a quién le otorgamos nuestro voto, y eso nos hace presas fáciles al engaño con promesas absurdas. La culpa no es del político, sino nuestra, y si eso no cambia, nunca tendremos una democracia real, sea cual sea el sistema de selección de candidatos. Todos los métodos fracasarán.

Exigir la obligatoriedad de militancia para los candidatos, limita el abanico de los posibles, a quienes han crecido a la sombra del partido, y a que la candidatura se convierta en un grupo de amiguetes que se reparten los puestos en la administración.  La gente espera, no tanto una nueva fórmula de elección de candidatos, sino ver decisiones que demuestren a los votantes que el PSOE está de verdad comprometido con el cambio.

Puede que estos calores estivales alteren las cabezas pensantes. Deberíamos dejarnos de ocurrencias y pensar que con la que está cayendo, una cara sonriente ya no es suficiente. Si no se cambian de verdad las formas de decisión, no hacen falta ni primarias ni liderazgo social, porque, de antemano,  en cada provincia se conocen los nombres de quiénes irán en las próximas listas electorales.

Mejor haríamos dándonos prisa en hacer cambios profundos, y mostrar que se equivocan quienes imputan a los dirigentes socialistas falta de democracia interna. A ver si nos damos cuenta de que el gran beneficiado de ese inmovilismo se llama PP.



sábado, 1 de agosto de 2015

YA BASTA DE MANIPULACIONES

En una rueda de prensa a la americana, Rajoy más preocupado por intentar mejorar su imagen pública muy deteriorada, que de aclarar el contenido de los Presupuestos Generales del Estado, se limitó a exponer vaguedades aderezadas de medias verdades y mentiras completas. Fue la representación de un monologo de mal gusto.

Trampas en la exposición de los datos, y unos presupuestos con los ingresos inflados para que cuadre le circulo, la especialidad del PP. Aunque resultan áridos los números, merece la pena analizar los datos que el presidente utilizó en su intervención y compararlos con los reales. Como las matemáticas no engañan, nos daremos cuenta de cómo se nos manipula.

-   Rajoy afirma que ha reducido el déficit público poco a poco desde 2011. Cierto, pero solo si se excluye lo que supuso el rescate de la banca en 2012, porque si se incluye lo que nos costó, la reducción del déficit es otra y menor.
-   Presenta a España como el país que más crecerá en 2015. Lo real es que estamos un 5% por debajo del PIB del 2007. En crecimiento, de países de la OCDE, somos los quintos por la cola.
-  El nivel de renta que teníamos al principio del mandato de Rajoy no lo hemos recuperado, y la mano de obra española hoy es un 27 % más barata que en el resto de Europa.
- Es falso que se aumenta el gasto social. En los presupuestos generales del 2014 era el 54%, y en los aprobados ayer  supone un 53% y hace trampa al no desglosar el gasto de las pensiones y el de la prestación por desempleo.
-  La evolución del gasto social y de la tasa de paro, tanto en la crisis de los noventa como en la actual, muestra una relación entre ambas variables. Pero aquí la subida del gasto social se debe a que aumenta el número de solicitantes de la prestación por desempleo.
-  Nos miente al decir que el 56 % de los europeos que han encontrado empleo son españoles, porque según los datos que da Eurostat la cifra es solo del 20% de españoles.
-  Ha mejora el desempleo hasta el 22,5% de paro, pero no  informa que esa cifra es más del doble de la de cualquier país de la zona euro, donde la media es del 9,6 %.  
-  Habla de más cotizantes a la SS, pero no dice que la SS tiene menor volumen de ingresos porque la mayoría de nuevos cotizantes trabaja por horas y con bajos salarios.
-  Anuncia subida de las pensiones en un 1% sin decir que eso le supone solo céntimos de euro a un pensionista.
-  Anuncia la subida del 1 % a los funcionarios, sin citar que el poder adquisitivo perdido por estos ha sido del 20 %.
-  Afirma que España ha encadenado ocho trimestres consecutivos de crecimiento desde julio de 2013, ocultando que desde 1996 encadenamos 50 trimestres de crecimiento del PIB antes de la crisis.
- Cita como un logro de su gobierno que las exportaciones se han triplicado desde 2011, pero oculta que la subida es mínima en su mandato, porque nuestras exportaciones empezaron a subir durante el mandato de Zapatero y ese crecimiento se ha frenado durante el mandato de Rajoy.
-  Y puestos a no irritar, no nos habló de las ganancias de 38 millones de euros diarios por parte de los grandes Bancos.

El resto de su intervención fue para asegurarnos que o sigue el al frente del gobierno o el mundo se acabará y que él es el único capaz de garantizar la unidad española frente al desafío de Cataluña. Tenemos que suponer que como lo que Rajoy no menciona no existe, gracias a él debemos estar libres de todo atisbo de corrupción.

Mientras la calle no ve la reactivación económica de la que habla Rajoy, ni ve posible que se cree empleo para tanto parado, el presidente manipula los datos reales y nos lanza una cortina de humo. En los presupuestos presentados no hay alternativas novedosas, y su análisis produce aún mayor incertidumbre sobre un futuro incierto para los trabajadores que somos los que realmente estamos pagando la crisis.


Váyase señor Rajoy.

AHORA TOCA MARIANO EL BUENO

Ultimo viernes de julio y Consejo de Ministros. En rueda de prensa el mismísimo Mariano Rajoy. No solo hace alarde de sus aciertos, sino que en materia de “presencia pública” continúa tirando la casa por la ventana. Ha pasado de cuatro años tras el plasma para que no le preguntasen por sus errores y sus prácticas de nepotismo (trato de favor hacia familiares o amigos, otorgándoles cargos o empleos públicos por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos), a cuando se acercan las elecciones generales, aparenta sufrir un arrebato de “necesidad de hablar”, de mostrarse bondadoso y comprensivo con el maltratado españolito, pero porque precisa de su voto. Ahora Mariano ya no es el de los recortes, ahora ya es Mariano el bueno.

Hoy ha aprobado los Presupuestos del Estado para que quien le suceda apechugue con su herencia. Si ayer anunciaba subida de sueldo a los funcionarios, hoy habla de nuevas rebajas de impuestos. Luego no recoge esos compromisos en los presupuestos que aprueba, pero así comienza la campaña electoral oficialmente  abriendo el tarro de las promesas electorales. No le importa que su postura resulte impresentable e increíble después de cuatro años para los que prometió lo que el viento se llevó. No le importa,  que esta haya sido la legislatura de la miseria, de la pobreza y de una deuda impagable. De nuevo promete el cielo.

Solo que piense que el pueblo español es ciego, puede justificar sus promesas. No le queda credibilidad y parece que no sabe de lo que habla con la que está cayendo en la calle. Tal vez piense, que a nadie se le pasa por la cabeza que en lugar de bajar los impuestos a las rentas más altas, hubiese sido mejor para todos aumentar el personal sanitario y el educativo, o apoyar a nuestros investigadores para que no sigan teniendo que irse fuera del país. Hace las mismas promesas que hace cuatro años, pero además ahora las acompaña presumiendo de logros económicos aunque estos no se perciban por la gente, y mientras, sigue mirando para otro lado ante la corrupción

Y es que por mucho que los asesores le cambien el decorado en sus intervenciones televisivas, sigue siendo Mariano, el de tantas sus meteduras de pata, el que ni con brillantes comparecencias logrará lavar su imagen de político de obviedades, escaqueos y tics antes de mentir. Puede que su sobreactuación actual de bondadoso que demuestra desde las municipales, acabe volviéndose en su contra. Ha pasado de ser un presidente al que no se le vea el pelo, a que nos encontremos tu foto hasta en el rollo del papel higiénico, y eso lleva al hastío del votante. Ha pasado de ser el más crítico contra el populismo, a ser el mayor de los populistas. Pero su problema es que son tantas sus promesas incumplidas que ya no le cree nadie, salvo los que le deben la teta de la que se amamantan.

No discuto que hay una mejora macroeconómica en España, pero se debe a decisiones externas y no a las suyas. La austeridad de la política de este gobierno nos hubiese hundido, si no existiese una protección al euro que ha realizado el BCE, sin la depreciación del euro que ha relanzado la exportación, o los bajos precios de los combustibles, pero nada de eso es gracias a Rajoy. Él ha malvendido lo que era de todos para cuadrar las cuentas del Estado y no lo ha conseguido. El teléfono, la luz y los carburantes están más caros que nunca, sin corresponderse con su coste real. Y si, puede presumir de boom turístico español, pero porque detrás de ese boom están los atentados en países árabes o la crisis griega. Si esas circunstancias externas cambian, la recuperación de Rajoy se nos va por la alcantarilla.

Pero mientras eso no ocurra, Mariano habla ahora más que nunca. Europa en público calla, pero no por respeto, sino por su  interés en que Rajoy continúe de presidente, porque en la UE saben que ningún otro candidato español le será tan útil y dócil para los intereses de las multinacionales y los gobiernos de derecha como lo es Rajoy. Mientras, en privado, esa  Europa le está pidiendo a Mariano más recortes, pero entiende que los aplace  por las elecciones. A esa Europa no les preocupa que el gobierno de un país socio este sostenido sobre un partido político con casi todos sus líderes implicados en casos de corrupción, ni le importa que en ese país lo estén pasando mal los mayores y los jóvenes, o que las políticas de recortes hayan sido indignas para con personas honradas en paro que no perciben nada, o que sea un país con la tercera parte de sus trabajadores con retribuciones inferiores a los setecientos euros mensuales.

No debería estar tan  satisfecho como aparenta, porque Rajoy todavía nos deja con los impuestos y el paro más altos que los que "heredó", y con un empleo de mucha peor calidad. Deja una España que aún se gasta más de lo que se ingresa, y con una economía sumergida de la que no quiere oír hablar porque vienen elecciones. Hay que ser muy hipócrita y mentiroso para dar la rueda de prensa que ha dado: hipócrita por decir que creceremos el cuatro por ciento, pero las subidas que aprueba son miserables para pensionistas y nimias para los funcionarios. Miente negándose a admitir que los beneficios obtenidos por unos pocos, los hemos pagado los demás.

Cospedal y Rajoy han gobernado al dictado de la avaricia, y han conducido a una ruina social lamentable a esta región y a todo el país. Ella ya se fue, y él tiene toda la pinta de que se irá. Aunque se vista de seda…

Miscelanea

Que fácil es todo. A Casado muerto, Feijoo puesto. De futuro presidente, a sin futuro ni presente. Mientras IDA saborea la comida. Todo por ...