domingo, 31 de enero de 2016

31 de enero.- El día después al Comité Federal. CADA VEZ QUEDAN MENOS EXCUSAS


Ayer en el Comité federal, la disyuntiva para el PSOE era clara: o dejarse atenazar por el miedo, o arriesgarse en un camino que no parece exento de peligros. Se optó por lo segundo, aun costándole a algunos asumir, que si existe Podemos es porque el PSOE aparcó sus principios y eso pone en cuestión su credibilidad como partido de izquierdas para muchos de sus votantes. La primera forma de demostrar a los ciudadanos la voluntad de rectificar es anteponiendo las necesidades de los ciudadanos a las del partido, y la segunda, desechando la posibilidad de pacto con el PP, lo que sería un indulto de los socialistas a su corrupción y hacer al PSOE cómplice de sus desmanes.

La falta de credibilidad del PSOE como partido de izquierdas, se debe a las sucesivas direcciones del partido, y no a sus bases. El socialismo de su fundador, fue secuestrado por élites dirigentes preocupadas por perpetuarse en los cargos, utilizando para ello su capacidad para repartir los cargos inferiores en una estructura piramidal. Los cauces de participación en ese esquema se aparcaron, y las listas abiertas, la limitación de mandatos, las incompatibilidades para ejercer varios cargos, fueron medidas aplazadas congreso tras congreso. En el ámbito interno del PSOE, en ocasiones ha parecido que la democracia interna era mala para la organización, y eso llevó a sustituir las elecciones internas por la dedocracia tanto para la elección de candidatos y representantes, como para la adecuación del baremo de méritos en el partido.

En algún momento en el socialismo, a la transparencia administrativa la sustituyo la tolerancia, y en algún caso hasta la connivencia, todo con objeto de que nadie cuestionara quien ocupaba el sillón. Y en ese sendero de huida de los principios del socialismo, acabaron aparecieron el tráfico de influencias y el clientelismo, y aún sin alcanzar la dimensión que en el PP, acabó transformando a un partido con cien años de honradez, en el partido al que nadie cree de izquierdas, porque todo eso es incompatible con la ideología socialista. Por eso resulta difícil entender que señores tan principales, no acaben de asumir porque nos ha salido competencia por la izquierda. La decisión de ayer de consultar a las bases dando protagonismo a los militantes es una forma de revertir esa situación y rescatar al partido de personajes que lo consideran de su propiedad.

Pero lo malo no era solo esa deriva del PSOE, sino que mientras el partido se vaciaba de socialismo, España en paralelo se vaciaba de democracia. La relajación de esos principios supuso para los trabajadores perder al PSOE como uno de los bastiones de la defensa de sus derechos, mientras que la preocupación de sus dirigentes era buscar votos a izquierda y derecha, perdiendo con ello su identidad, y dejando a sus votantes “socialistas y obreros” a los pies de los caballos. Se perdiendo derechos laborales, y los trabajadores se han visto obligados a aceptar condiciones de trabajo precarias sin ningún tipo de derecho. Son años en los que se había asumido la frase de la derecha de “mejor un mal empleo que nada”.

Pero ahora, que muchos de lo que condujeron a esa deriva al barco socialista se habían retirado, esta situación de no mayorías parlamentarias nos recuerda que siguen en la sombra. Han reaparecido apostando por permitir que gobierne el PP, y eso ha hecho que nadie crea que 3n eso no se oculten intereses espurios. La decisión de Sanchez de dar voz a las bases, les sitúa fuera de juego, porque permitir que gobierne el PP es permitir que se les sigan exigiendo más sacrificios a los trabajadores. En las bases empieza a cundir la duda sobre su ideología socialista, y sobre si a algunos les importa como lo está pasando la gente.Solo provocan división interna y mejor harían retirándose definitivamente. Por menos del daño que le han hecho al PSOE los legunas, corcueras y afines, a muchos se les expediento y expulsó.

Sí el PSOE quiere recuperar a su electorado, tendrá que competir en el mismo plano que sus rivales políticos. La jugada de Sánchez de pedirle opinión a los militantes es poner en valor la democrática, y aunque la consulta no sea vinculante, si condicionará la posterior decisión del Comité Federal. Con el PP no es necesario hablar porque a Rajoy ya no lo quieren ni en su casa. Que el diario El País hoy en su editorial, tache de mediocre al político que consulta a sus bases, solo apunta a que la decisión de Sanchez es acertada

Ahora toca esperar al martes próximo para ver a quien encarga el jefe del Estado formar gobierno. El tablero cambia por días pero solo en los matices. Todo apunta a que si Cs no se abstiene habrá nuevas elecciones, pero Rivera se arriesga a perder diputados en favor del PP. Puede decir el Comité Federal lo que quiera porque el problema de que los independentistas catalanes voten no o se abstengan a un posible gobierno de PSOE-Podemos sigue ahí. El PSOE ha iniciado ese camino, pero Iglesias tiene que cambiar su actitud de perdonavidas, de meterle el dedo en el ojo a Sanchez, y darse cuenta que con sus actuaciones en Asturias, apoyando al PP y al partido de Cascos, no va a generar confianza. Algunos esperan una alianza Podemos-IU, de repetirse las elecciones, y ven una suma de más diputados, pero eso hará que IU desaparezca y los de Garzón se lo pensaran.

Por eso siguen las dudas de que pueden repetirse las elecciones, porque la impresión es que tanto PP como Podemos lo desean. Solo un pacto de izquierdas lo evitaría, pero formar gobierno no está fácil y se necesita mucho diálogo y más diplomacia de todos o no habrá posibilidad de pacto. Ambos partidos tienen políticas sociales muy parecidas, y son muchas las leyes de las que comparten su derogación. Con su propuesta, Sanchez ha ilusionado a todos los que quieren un cambio en el PSOE que permita formar gobierno, pero para que un acuerdo sea posible deben quererlo los dos, y si no hay acuerdo será culpa de los dos, y no les valdrá a ninguno culpar al otro.

Los que nos confesamos de izquierdas, criticamos a nuestros dirigentes cuando no compartimos sus planteamientos, frente a la derecha que nunca lo hace. Los dirigentes de la izquierda deben saber ya, que no hay más ciego que quien no quiere ver, y que las poltronas no pueden ser más importantes que los problemas reales de los ciudadanos. Si eso no lo tienen meridiana mente claro, pueden encontrarse que la abstención adquirirá mucha dimensión en una posible repetición electoral.

Y un matiz más, si no hay acuerdo, de muchos de izquierdas, ni unos ni otros esperéis el voto, si nos obligáis a volver a las urnas por vuestra incapacidad.

sábado, 30 de enero de 2016

30 de enero.- Día de Comité Federal


Transcurridas cinco semanas desde el 20 D, la mayoría de noticias que nos llegan son interesadas, y pocas reflejan una realidad tan clara, como que repetir las elecciones, supone asumir que estaremos ante el fracaso más importante de nuestra democracia desde su instauración. Si eso ocurre, lo mínimo que se podrá afirmare es que a nuestros líderes políticos se les podrá calificar como ineptos. La situación de ninguno de esos líderes individualmente es fácil, pero su obligación es trabajar para que esa circunstancia no se produzca.

Para las bases socialistas, no es posible asumir que la salida que propicie el PSOE sea permitir un gobierno del PP, aun teniendo ese partido siete millones de votantes. Nadie con mentalidad de izquierdas puede plantearse que después de los cuatro años vividos bajo su gobierno, y la podredumbre que rezuma en ese partido, esa pueda plantearse como opción a valorar. Por mucho que algunos pesos pesados del socialismo se empeñen en ver esa alternativa como posible e incluso recomendable, se olvidan que en cualquier democracia europea un partido en la situación del PP, no se plantearía la posibilidad de gobernar, estaría en vías de ser ilegalizado, y para sobrevivir ya habría afrontado su refundación.

Eso solo permite ver como posible un gobierno por la izquierda. Sin embargo, la salida por la izquierda solo será posible, si en el PSOE es real el deseo de cambio y se toma como un reto absolutamente inaplazable. La peor decisión en política es la que no se toma, y la indecisión que mañana día 30 podría darse en el Comité federal, conducirá a repetir los comicios. Hacerlo sería un paso atrás, en un momento en el que un paso adelante puede volver a situar al PSOE en el lugar del que nunca debió moverse: la izquierda.

Nadie dice que eso sea fácil, pero es imprescindible para que el candidato socialista pueda optar a la investidura. Son muchas las coincidencias programáticas entre las formaciones de izquierdas con representación parlamentaria y eso es lo que realmente debe ponerse por delante de cualquier interés partidista. No es un salto en el vacío, sino desplazarse hacia la izquierda del espectro político, a donde su militancia le exige.

Si los miembros del Comité no apoyan ese planteamiento, el Secretario General, debe pedir a la militancia que se pronuncie al respecto de que pacto de gobierno desea. Es tiempo de que se deje en el pasado la práctica habitual en el PSOE, de que los cargos opinen por los militantes sin consultarles lo que ellos desean.

Lo que muchos describen como una situación de difícil solución, es en realidad la mayor oportunidad que se le va a presentar al PSOE para modernizar de una vez el partido que es lo que desean sus bases. La cuestión de si eso será posible con la actual estructura de decisión del PSOE, solo puede tener una respuesta, y si hay división de opiniones, que decidan las bases socialistas con su voto. Quienes en la dirección se opongan a esa consulta, estarán admitiendo que la respuesta de las bases dejaría en evidencia la separación existente entre el aparato del partido y sus militantes.

Ya iniciado el sábado que puede resultar clave para ese cambio, solo puedo pensar que aún estamos a tiempo de volver a ser un partido de izquierdas. Hoy puede ser un gran día.

Buenas noches

martes, 26 de enero de 2016

26 de enero.- PEDRO, DILE A PATXI Y A MICAELA, QUE NO TE AYUDEN TANTO


No parece lo más aconsejable decidir una cosa, saber que se ha errado, y proponer otra distinta. Un error es tolerable, errar dos veces es humano, reincidir una y otra vez es de ineptos. Que Villalobos haga una propuesta de reparto del hemiciclo para los diferentes grupos poniendo a los diputados de Podemos en las alturas, suena a irónico  por aquello de que deseaban tocar el cielo. Que los representantes de Ciudadanos la secunden, comprensible entre correligionarios. Que los dos representantes del PSOE, una la apoye y otro se abstenga, posicionándose  con el PP, es vergonzoso.

He tachado a la dirección de Podemos de pecar de soberbia. No comparto que una propuesta de acercamiento se haga en tono desafiante. Pero tampoco el acuerdo de reparto del hemiciclo deja de ser una muestra de soberbia de la Mesa del Congreso. Y si el candidato del PSOE quiere acercar posturas con Podemos, la decisión adoptada por los representantes socialistas sobre la ubicación de los grupos en el hemiciclo, no es la mejor, para que la apoyen los dos representantes socialistas.

Primero porque Podemos es la tercera fuerza política, segundo porque plantear ahora una nueva ubicación es admitir que se equivocaron al aceptar la de Villalobos, y tercero porque darle una motivación a los reproches que puedan hacerse dos partidos, que dicen buscar una acuerdo de investidura, es mas de torpes que de inteligentes. Sánchez debería decirle al presidente del Congreso y a su compañera en la mesa que no le ayuden tanto.

De absurdo resulta hasta pueril, y ahora van a presentar una propuesta alternativa al resto de grupos y a someterla de nuevo a votación. Podemos tiene razones para sentirse ninguneado, y hace bien con recurrir la decisión adoptada. En democracia las formas sí son importantes, cuando eso es lo que reprocha a Podemos hace dos días el presidente del Congreso.

O ambas formaciones ponen de su parte para acercar posturas, o aquí está todo el pescado vendido para repetir las elecciones. No puede ser que primero con la composición de la mesa, luego con la propuesta, más tarde la zancadilla del “paso” de Rajoy, y hoy con el reparto de las sillas, todo nos sirve para desviar la atención de lo verdaderamente importante, que siempre deben ser los ciudadanos y  sus derechos, difuminados entre tanto humo.



26 de enero.- ESTABILIDAD NO PUEDE SER SINÓNIMO DE “GOBIERNO DE CHORIZOS”


Cuando finalizaba la campaña electoral, saltaron a los juzgados los nombres de Aristegui y De La Serna. Ahora, cuando el rey anuncia la segunda ronda de contactos para la formación de un gobierno en el Estado, salen a la luz una trama corrupta en la empresa pública Acuamed (trama con posible relación con Arias Cañete), y esta mañana la detención de más de una veintena de personas en la operación Taula. Todo a sumar con la Punica, el caso de la sede de Génova, y la transversal trama Gurtel. El denominador común en todo este entramado de corrupción: el PP.
En días pasados conocíamos la imputación del PP por destruir los ordenadores de Bárcenas y luego su posible financiación ilegal. Cuando son de otro partido, el PP exige que el imputado no pueda ser cargo público. Pregunta para el PP ¿puede un partido imputado ser gobierno? Si en algo es indiscutible la mayoría absoluta del PP además de en el Senado, es en corrupción. Intentan aguantar estoicos la que le está cayendo, convencidos de que la instrucción de sus causas es muy compleja, porque se trata de verdaderas tramas mafiosas.
Se empeñan en decirnos que son casos aislados de corrupción, pero en realidad lo del PP es un caso de corrupción sistémica del partido. Saben que pueden transcurrir lustros antes de que se haga la limpieza completa. Ven como cada vez son menos las opiniones que mantienen como presunción, que el PP como partido no está flotando sobre dinero negro. Son múltiples los casos que le afectan, en que se habla de adjudicaciones amañadas de obra pública, de cobro de comisiones ilegales, de que existe una supuesta caja B, o de su financiación ilegal. Todo apunta a que existe a su alrededor una ingeniería contable.
Pero ahí están sus dirigentes, insistiendo en que son casos aislados, que ellos solventan con expulsarles del partido, y si te vi, no me acuerdo. Mientras llueve sobre mojado, Soraya nos dice que ellos son los únicos que luchan contra la corrupción; Rajoy tiene bastante con no saber si va a intentar la investidura; Cospedal nos distrae hablando de una segunda transición; y la senadora Rita y el delfín Casado nos avisan de los peligros que nos amenazaran si se produce un acuerdo de los socialistas con Podemos, que hasta ve a Sanchez subido en el avión de Maduro. Pero ellos de corrupción solo conocen los ERE. Y siguen en el “y tú más”, mientras la mierda rezuma por las paredes de su partido aunque ellos no huelen nada.
Pues aunque tenga mal el olfato, todo apunta a que lo del PP es una verdadera epidemia casi imposible de erradicar, que se ha propagado a todo lo que han tocado durante sus gobiernos. En cualquier otro país civilizado, un partido que estuviese tan manchado por la corrupción como el PP, ya se habría refundado con otra marca, aunque solo fuese para guardar las apariencias. No huelen su corrupción, pero la situación cada día es más insostenible. Todo huele a podrido, incluido el sector empresarial (ese que encumbro a su cúpula a los insignes Díaz Ferrán y Arturo Fernandez), que también precisa de una depuración, sino la necesitará, no se explica porque aparece junto al PP en todas las tramas corruptas citadas.
Pese a ese desfile por las comisarías y los juzgados, este es el partido que quiere seguir gobernando España, en medio del fango. Cínicamente se compromete a arreglar lo que antes ha destruido, y recuperar lo que bajo su gobierno nos robaron por encima de nuestras posibilidades, muchos de los suyos. Algunos de sus votantes, los que sienten vergüenza, empiezan a plantearse si no deberían esconderse bajo la cama, pero son pocos frente a los muchos que continúan mirando solo donde el amo les dice que miren. Solo así se puede explicar que los sondeos digan que de repetirse las elecciones el PP mantendría el respaldo de sus votantes
Con innumerables juzgados cuestionando la honorabilidad y la decencia de sus dirigentes, pocos entienden que el PP no esté ya ilegalizado como formación política. Menos, que la regeneración de la que habla Ciudadanos pueda ser compatible con negociar con este PP. Muchos menos, que en Bruselas se considere un gobierno estable en España el que incluya al PP. Casi nadie, que aún haya miembros del PSOE capaces de apostar por la gran coalición sin que se les caiga la cara de vergüenza. Y finalmente, nadie entiende que el Jefe del Estado le pida a un partido imputado que intente formar gobierno, aunque sea el que tiene más diputados.
Sánchez debe intentar formar un gobierno alternativo al PP, y hacerlo hoy mejor que mañana, puesto que el trabajo policial de estos días le va a ayudar. Los barones socialistas bien harían en mostrarle su apoyo en el Comité Federal del día 30, para que nadie pueda vincularles a un PP corrupto, porque la corrupción del PP es suya y no herencia de Zapatero. Sánchez tiene la oportunidad de apostar decididamente por limpiar este lodazal, antes que la indignación ciudadana nos estalle a todos.
La negociación para un gobierno no va a ser fácil. Habrá que hablar con luz y taquígrafos, y escribir hasta la última coma de un acuerdo de gobierno para que nada quede al azar. Pero este país no se merece que le den a elegir obligatoriamente entre el caos, o tener un gobierno de chorizos.

lunes, 25 de enero de 2016

25 de enero.- MIENTRAS PEDRO Y PABLO DESOJAN LA MARGARITA


Ruido y más ruido. Ensordecedor. La marabunta está muy nerviosa y se mueve inquieta, huele el fuego que se le aproxima. Despacio, pero ciertamente cree que se le acerca. Sienten el peligro de perder unos privilegios que hasta ahora eran suyos e intocables. Solo ha sido una rueda de prensa ofreciendo entrar en el gobierno. Una escenificación propia de maestros de los efectos especiales cinematográficos, pero el revuelo provocado se ha percibido sobredimensionadamente. Muchos deberían haberlo esperado, sobre todo los analistas como Marhuenda, Inda y otros personajes de alta alcurnia periodística, pero estaban acribillando a Sánchez.
Iglesias lanzó su órdago. Pero cometió un error. No se dio cuenta que en la mesa del casino estaba el señorito gallego en su poltrona. Experto en ciclismo, también en futbol, pero sobre todo al mus. Él es un profesional del juego, y a un profesional un órdago no lo asusta. Un profesional tiene siempre una jugada pensada de antemano. En esta ocasión también: levantar la voz y decir “Paso”. Ahí queda eso, que para el dolor de tripas, nada mejor que el caldo mariano. El resto de jugadores, no saben qué hacer. Pero está claro, alguien miente, o los dos mienten.
Nadie en Génova ha movido un dedo para investir presidente a uno de los suyos. El orgullo propio de quienes solo conocen el poder se lo impide. Se temen que un rey no puede proponer al candidato de un partido podrido de corrupción. Eso sería una vergüenza nacional, y a nivel internacional sería una vergüenza mayúscula. Lo que le faltaba a la Marca España. Si el Jefe del Estado, actúa como Jefe del Estado, lo que hará será invitar a Rajoy a marcharse. Mejor un paso atrás. Si no lo dan, el rey deberá proponer al presidente de un partido imputado para que forme gobierno. Mariano dijo, ¡Para eso cobra!
Una propuesta hecha al rey por lealtad con la Jefatura del Estado, antes que a sus destinatarios. Definición de sarcasmo: dicho irónico y cruel con el que se ridiculiza, humilla o insulta a alguien. No es una propuesta, es un sarcasmo. La humillación del contrario es para conseguir algo que tú deseas, no para demostrarle que quieres negociar. Eso sí, hagámoslo con total transparencia. Aunque una cosa sea la transparencia y otra el electoralismo.
Nos parecemos a la Italia de hace dos años con el PDI y el Movimiento 5 Estrellas de Grillo. No puede ocurrir lo que allí, que acabó con la humillación del Partido Democrático. Pero nos parecemos a Italia, y ese riesgo existe. También allí hubo demasiada escenificación. También allí uno manejaba los medios de comunicación con maestría. Es la política como espectáculo, más propio de televisiones que de un parlamento. Es el riesgo en lo desconocido.
Para que una negociación así convenza, debería preocuparse mucho de dotarse de credibilidad. Uno no puede alardear de la división interna del otro, sin reconocer la división interna propia. Una coalición siempre se basa en la confianza que no se ve por ningún lado. Sanchez tiene una ocasión de oro, no solo para ser presidente, sobre todo tiene una ocasión para llevar a su partido hacia donde su nombre indica: a la “s” de socialista, y a la “o” de obrero, lo que millones están convencidos que es lo que han votado.
Mientras en la calle, se apuesta mayoritariamente por un gobierno de izquierdas. Lo afirma una radio, aunque su estudio de opinión lo hizo antes de que se armara el gran estruendo. Todo menos que este movimiento, sea pensando posicionarse de cara a nuevas elecciones. Sería decepcionante. Sería ruido y más ruido. Tan ensordecedor como el que hace la marabunta ahora. Pero si eso ocurre, ya no estaría nerviosa ni inquieta, porque olería el fuego que abrasa otra vez la esperanza de la izquierda.
Buenas noches.

domingo, 24 de enero de 2016

24 de enero.- VIVIR PUEDE SER HASTA FÁCIL. SI NO ERES PEDRO SANCHEZ

Rajoy dio el paso atrás, convencido de que lo puede hacer interesadamente. La legalidad permite que el periodo de consultas pueda alargarse mientras no haya un candidato que acepte el mandato. Eso es lo que ha intentado, ganar tiempo, y a la vez precipitar a que los demás pongan sobre la mesa una respuesta. Pero pocos analistas señalan que con ese movimiento se está contradiciendo a sí mismo, puesto que se pasa el día afirmando que España necesita pronto un gobierno para su estabilidad.
Pero las prisas de Rajoy no existen según parece, son para los demás, porque él, sabiendo que no tendrá apoyo de nadie sin intenta ser investido, ya está preparando las elecciones anticipadas. Sin ir más lejos, su intervención ayer en Córdoba fue más un mitin que una reunión de cargos del PP. Su eslogan es simple: la opción estará entre el PP y Podemos, o mejor dicho, entre él e Iglesias, convencido de que Iglesias da imagen de estratega, pero no de gobernante.
Rajoy puede justificar su paso atrás en que es la respuesta a la propuesta de Podemos, al PSOE, y además cuenta para demostrarlo con la afirmación posterior de iglesias de que ha sido su propuestas la que ha provocado su retirada. De retirada nada de nada, Iglesias le ha dado tiempo para sus intrigas en pro de la gran coalición. Pero tanto Rajoy como Iglesias saben, que ninguna de las afirmaciones de ambos es cierta. Rajoy, se “retira” por interés electoral, y Podemos se arroga el mérito del paso atrás de Rajoy también por interés electoral. Con esa jugada, Rajoy cree que abarata el apoyo del votante de Ciudadanos en una posible repetición de comicios, y Podemos encarece el precio de su apoyo a Sánchez si no se repiten.
Ambas posturas, unidas a la situación interna del PSOE, sitúan a Sánchez en una situación más propicio para intentar un gobierno en minoría, que a un gobierno en coalición. El apoyo a Rajoy es imposible e imperdonable por sus bases, y la coalición con Podemos, tal y como la escenifico Iglesias ha levantado ampollas dentro del PSOE. Viéndolo tres días después, lo que hizo Iglesias no era distribuir ministerios, sino repartir culpas si el PSOE no alcanza una coalición de gobierno con ellos. A pesar de ese desafío, rechazado por los barones socialistas, en la mayoría de asambleas socialistas de estos días, la opinión favorable a buscar un gobierno de izquierdas es unánime entre las bases. Son las dos almas del PSOE, aunque también hay dos espíritus en Podemos como puede comprobarse en las redes sociales.
Llama poderosamente la atención que son pocos los análisis que miran a Ciudadanos, al quien parece que todos han olvidado. El partido de Rivera podría ser clave para evitar repetir elecciones, permitiendo que el PSOE formase gobierno en solitario, siempre que no se coaligue con Podemos. Si eso ocurre, Podemos tendría difícil no abstenerse o votar en contra porque propiciaría de nuevo el gobierno de Rajoy, y estaría renovando la llamada pinza. Y en el PP se vería tolerable que gobierne Sánchez siempre que no lo hiciese en coalición con Podemos, pudiendo hablarse de su abstención.
Puede que la llamada de Sánchez a Rivera apunte en esa línea. Visto así, Sánchez puede optar entre varios caminos, mientras los demás solo pueden optar por nuevas elecciones, el camino que menos conviene al PSOE y mucho menos a Sánchez. Puede haber actuado mal en múltiples ocasiones, ser más inexperto que Rajoy o menos estratega que Iglesias, pero hoy, solo él tiene varias opciones a diferencia de los demás. Pero es obvio que vive en una olla a presión, presión que todos tratan de aumentar empezando por sus compañeros socialistas. Mientras a Rajoy le ha respondido que le toca a él intentarlo, y a Iglesias que primero son las políticas y luego los sillones, y que negociar no es hacer chantajes, la respuesta a los suyos no esta tan claro que les convenza.
Por eso la pregunta esta mañana es si el PSOE le va a permitir a Sánchez ser presidente, porque opciones tiene, y más que ningún otro. Hoy domingo 24 por la mañana, elucubrar con un café es fácil, siempre que no seas Pedro Sánchez

sábado, 23 de enero de 2016

23 de enero.- Sábado post propuesta y post retirada sin irse MAQUIAVELO FRENTE A MAQUIAVELO

Todo es posible aunque no sea domingo. No fue suficiente la propuesta d Podemos. Tampoco lo habíamos visto todo con la retirada a sus cuarteles de invierno de Rajoy. Nos faltaba una nueva maniobra de prestidigitador, para finalizar el día. Iglesias, como se suele decir, parece que no tiene abuela, y se cuelga una medalla por su mérito personal en que Rajoy haya dado un paso atrás. Todo muy efectista, pero los españoles sin gobierno.

Quizás sería necesario que en las filas de Podemos alguien reflexione sobre si en ocasiones, algunas iniciativas consiguen precisamente el efecto contrario al buscado. Digo esto, porque la propuesta de gobierno hecha antes al rey, que al teórico destinatario, seguida de la escenificación con sus ministrables, y finalizada por la tarde al arrogarse la muerte política de Rajoy, podrían tirar por tierra cualquier posibilidad de una alternativa de cambio. Cualquier analista confirmaría que un hay una búsqueda excesiva de protagonismo al adelantar un gobierno sin tan siquiera haberlo comentado con aquellos en cuyo nombre se habla.

Tampoco ha sido la mejor manera de irrumpir en el tablero hacerlo exigiendo su silla, y sabiendo que lo que pide no está en proporción a lo que representa. Muchos socialistas que apoyan la postura de Sánchez en su intento por formar gobierno, han sentido una coz en la boca con la sobreactuación de Iglesias ayer. Nadie es infalible, y tal vez se equivoque, si no pone en duda que en una segunda vuelta (su ya muy claro objetivo), puede encontrarse en un escenario peor al actual.

Por lo pronto su gran jugada de la propuesta de gobierno, a quien le ha arreglado el cuerpo ha sido a Rajoy, y no ha favorecido en nada las posibilidades de una coalición de izquierdas. Rajoy es un trilero indecente, pero la horma d su zapato cada vez más gente cree que es Iglesias. Puestos a los golpes de efecto mediático, uno sonado sería que Sánchez accede a recibir el apoyo de Iglesias, y una vez investido, plantee las medidas de gobierno pactadas, pero le niegue a Iglesias el sillón del consejo de ministros ¿qué haría entonces Iglesias, cargarse al gobierno recién nacido, y patalear por su poltrona? Al final en política, lo que debes esperar es que te paguen con la misma moneda con la que tú pagas.

No es algo descartable la suposición anterior, cuando jugamos al todo vale. Si se analiza fríamente la situación, Iglesias ayer garantizaba a Sánchez ser investido presidente sin necesidad de ningún pacto previo, ni con Podemos ni con nadie, y a su vez le libraba de los obstáculos internos en el PSOE. Si además el odio de PP y Cs a Iglesias, no hace descartable que en esa situación tanto PP como Cs apoyasen a Sánchez ¿Dónde se quedaría Iglesias? A Sánchez le bastaría con el compromiso firme de gobernar dialogando con todo el mundo. Propio todo de los juegos de tronos a los que es tan aficionado Iglesias.

Pero olvidándonos de series televisivas, la sensación es que la renuncia de Rajoy ha roto los esquemas de Sánchez, y en el PSOE no saben cuál es el mejor movimiento. Ahora el mantra del respeto a los tiempos en democracia, significa que le toca mover ficha al PSOE, y no es fácil, ahora sí que toca retratarse. Y de nuevo estamos ante la necesidad de dar el mismo consejo desde la noche del 20 D, que bien harían de nuevo muchos callándose. No demuestran nada con rasgarse las vestiduras ante las ofensas a su partido, porque no lo transmiten como la reacción espontánea de un militante, sino como la escenificación de una consigna.

En el PSOE, este fin de semana toca devanarse la sesera, y eso es mejor hacerlo sin presiones, siempre sabiendo que sus votantes y militantes no entenderían un entendimiento con el PP. Mientras dejemos a Iglesias disfrutar, convencido de que habrá nuevas elecciones, en las que él se podrá presentar como una propuesta real para presidir un gobierno de Podemos, convencido de que enfrente tendrá a un PSOE al que le restará votos haber sido incapaz de formar gobierno, y a PP y Ciudadanos que juntos ya no pueden subir más en votos de los que tuvieron el 20 D.

En cualquier caso, mal haría Iglesias con cantar victoria de manera anticipada, porque Rajoy no se ha ido, solo se ha retirado a esperar que sus medios afines le hagan el trabajo. Puestos a pensar en golpes de efecto, poco conoceríamos este país, si no pensásemos que alguien puede guardarse en la recámara un tamayazo.

Buen sábado a quienes cada día dedicais un tiempo a leer estas reflexiones

viernes, 22 de enero de 2016

22 de enero.- LA PROPUESTA DE PODEMOS


La propuesta que hoy ha realizado Podemos al PSOE, tiene demasiadas aristas para un análisis rápido y a bote pronto, sin conocer todos los elementos que giran alrededor de la misma, pero hacerlo se antoja tentador aún a riesgo de cometer errores.

En esa propuesta, unos verán solo una forma de Podemos para obligar al Psoe a retratarse, y así tensar la cuerda entre su dirección y sus votantes de izquierda. Otros verán en ella a un Podemos que ya ha empezado a hablar de sillones, dejando en segundo plano sus reclamos sociales.  En cualquier caso, al hacerla Podemos asume el riesgo de que si la propuesta que acepte final de la negociación, es menor de lo que hoy ha manifestado querer, eso puede suponerle una pérdida de apoyos en la calle.

Lo que no cabe duda, es que hoy Iglesias ha causado un desconcierto general. Que Podemos desde su origen ha dominado los tiempos mediáticos ya no debería sorprender a nadie, pero la sensación que todos transmiten tras ese anuncio, es que ha vuelto a hacerlo. Todo apunta a que la propuesta ha cogido a los demás grupos con el pie cambiado, porque pocos sospechaban tras la bronca por no obtener cuatro grupos parlamentarios, que en veinticuatro horas, Podemos haya pasado de tener líneas rojas, a que  ahora ya sean solo  de color rosáceo.

Todo viene a ratificar lo ya observado tras su formación post 15 M, que Podemos es cambiante según sopla el viento del día, y hoy tocaba representar el adiós al radicalismo de los que parecían los más radicales. Eso no es óbice para ignorar las múltiples  perspectivas que muestra su movimiento de ficha, tanto para el PSOE como para el propio Podemos. Para empezar, esta oferta  fortalece el posicionamiento de Sánchez frente a los barones socialistas, y a su vez desactiva cualquier posibilidad de acuerdo PSOE-PP porque significaría su pasokización en breve. Además, le está diciendo a la opinión pública, que el PSOE que ayer era casta, hoy ya es de nuevo parte de la izquierda. Cosas del multipartidismo.

Podemos a su vez, se ha comprometido bastante, porque podía haber apostado solo por apoyar la investidura de Sánchez, pero su propuesta significa que se compromete con la gobernabilidad. También es una forma de elevar el listón por parte de Podemos, que le permitiría poder culpar al PSOE si este no es capaz de saltarlo. En cualquier caso, este acuerdo, es la más ilusionante de las posibles alternativas a la situación que tenemos, si no queremos pasar de nuevo por las urnas, aunque habría que decirle a Iglesias, que la política es algo más serio que actuar ante las cámaras, o buscar dar golpes de efecto.

Lo de hoy es una sobreactuación, lo que siempre significa que existe un exceso de estrategia por parte de quien la realiza, con la que se busca forzar la pronta reacción de los posibles socios. Se puede ser un gran estratega, pero a la vez resultar un político dañino. Por eso, algunos pueden pensar que Iglesias está  pervirtiendo las formas de actuar de la izquierda, convirtiendo lo que se inicia como un movimiento popular en parte de un show televisivo. No es la primera vez que lo hace, porque cuando lo considera necesario, siempre saca de la chistera un nuevo conejo. Eso hace pensar, que su primer objetivo no es el cambio social, sino jugar para ganar a cualquier precio.

Es pronto aún para saberlo, pero habrá que escuchar lo que piensan en los círculos, y ver si alguien osa alzar la voz contra el líder amado tras esta propuesta al PSOE. Y como no, también habrá que escuchar que piensa Anguita. Pero mientras lo hacen, todo huele una gran dosis de oportunismo político, a utilizar el marketing en canalizar el descontento social que crea entre los ciudadanos la incertidumbre de ver más próximo repetir elecciones que formarse un gobierno. Por eso, algunos están convencidos que con su propuesta de hoy Iglesias ya está en pre-campaña,  y que como los políticos de siempre, él también ha empezado ya a tratar a los ciudadanos como si fuéramos tontos.

Plantear que es posible formar gobierno, no convierte a ese gobierno en más importante que las políticas que debe aplicar. Son esas políticas las que deben sacarnos de la crisis y no las personas que se sienten en la mesa del Consejo de Ministros.  Por eso me temo, que en realidad con su propuesta, y citarse como vicepresidente, Iglesias busca sobre todo cubrirse las espaldas ante cualquier eventualidad: si hay gobierno es gracias a mí, y si hay elecciones no será por culpa mía. Se mire por donde se mire, esta propuesta solo beneficia a quién la hace, porque es  simplemente un movimiento táctico. Ojala me equivoque, pero todo apunta a que Podemos continúa su juego para intentar forzar elecciones

Creo que el destinatario, Sánchez, debe ser inflexible en respetar absolutamente los tiempos, agradecer la disponibilidad de Podemos para sentarse a hablar, pero a su vez dejarles muy claro que antes le toca a Rajoy quemarse en su intento de investidura, que para eso ha sido el partido más votado. Si lo que ha buscado Iglesias es cambiarle el paso a Sanchez, poner en valor lo importantes que son los tiempos en democracia es esencial, y dejar claro que el momento de recoger el guante será después de Rajoy no conseguir su objetivo. Lo mejor que puede hacer Sanchez en respuesta a Iglesias, es  dejarse querer.


Pero dicho lo anterior, todos deben apostar por el mensaje de las urnas el 20 D, por un cambio de gobierno, pero sobre todo por un cambio de políticas. Que nadie se olvide, que el gobierno que se forme deberá hacer frente, a los recortes que reclama Europa, nada más llegar, y  que las críticas van a lloverle desde la izquierda. Quienes tanto reclaman un gobierno de estabilidad deberían pensar que esa circunstancia es un motivo más a favor de un próximo gobierno desde la izquierda. Si de nuevo gobernase el PP, y a su llegada comienza aplicando recortes, la inestabilidad estará asegurada, porque podría romperse la baraja.

miércoles, 20 de enero de 2016

20 de enero.- EL REFRANERO, LO MEJOR DE LA MARCA ESPAÑA


Pese a las patadas que se lanzan entre los partidos de la izquierda, alguien debería ir pensando en que es la hora de la colaboración entre todos, y cada día parece mas imprescindible si se desea alcanzar el objetivo de ver fuera al actual inquilino de la Moncloa. Hoy hace un mes que hablamos en las urnas, y nadie parece haber entendido el mensaje de los ciudadanos.
Ni el PP ha movido una sola ficha, limitándose a decir que los demás son irresponsables (no recuerda lo irresponsable que el ha sido cuando ha sido gobierno), ni el PSOE ha podido mover sus fichas en el tablero como pensaba que podría hacerlo, ni Podemos tiene fichas suficiente para lanzar su pretendido jaque, e IU cuenta solo con un numero de fichas testimonial. El PSOE es la pieza de todos los encajes, pero nadie quiere encajar con él y con quien si lo quiere, el PSOE no lo desea.
Sobre la posibilidad de un acuerdo de izquierdas para formar gobierno, este no se antoja cercano. Es clave para eso, que se produzca un acercamiento PSOE -Podemos, que no se imagina hoy aún posible. Parece que en Podemos no acaban de encajar, que no ha conseguido dar el sorpasso al PSOE., ni tampoco hacer desaparecer a IU, ni a los otros pequeños partidos con vinculación territorial. Pese a eso, aún sigue queriendo arrogarse el titulo de ser el representante de la izquierda. El discurso que ayer, tras la constitución de su grupo parlamentario, pronunció el portavoz de Podemos, daba la sensación de que ya tienen decidido que se repitan las elecciones.
En esa dirección apuntaba con su intervención Errejón, puesto que señalaba al PSOE como causa de todos los males de esta semana para Podemos, pero sobre todo, lo que resultó más sorprendente fué que le criticase por facilitar grupo a ERC. Todo menos hacer autocrítica y darse cuenta de que no tienen patente de corso sobre sus formaciones allegadas, sino que eso corresponde solo a ellas y a sus miembros. Tampoco IU ha escapado a las criticas de Podemos. A IU puede reprocharle que no haya sido hábil en su negociación con ellos, pero no puede culparla de todos los males que no pueda imputarle al PSOE.
Parece difícil para todos, asumir que la situación que vivimos es nueva, tanto para los electores como para los electos. Los primeros tenemos bastante con vivir la incertidumbre, pero los electos no pueden ir a su bola, haciendo que a un mes de las elecciones no se atisbe luz en la noche. Y lo que a ninguno parece importar es que mientras eso ocurre, Bruselas pregunte ¿que hay de lo mio? al exigirnos más recortes, y sobre Cataluña no parece que nadie este dispuesto a poner sobre la mesa una salida que satisfaga a todas las partes,.
A quienes esperaban un nuevo gobierno del PP, se les ve frustrados por la imagen que les transmite un presidente en funciones que sigue ivernando inmutable, también ahora, y no solo los pasados cuatro años. Eso les transmite que no tiene esperanzas de poder gobernar. El único consuelo a su españolismo lo encuentran en el líder de Ciudadanos, que le atusa el cabello al presidente agonizante junto a su lecho. Hoy sin ir más lejos, les ha administrado una dosis de unidad patria, al oponerse a un grupo de ERC BILDU IU, aunque jurídicamente fuese posible constituirse. Pero de ahi a darle su voto a favor de investir, nada de nada.
Y a quienes desean encontrar la solución por la izquierda, algo parecido. Tienen a Sánchez en su intento por llegar a gobernar a toda costa, pero lastrado por problemas que le airean desde su casa y problemas que le crean aquellos que podrían ayudarle desde fuera,. Luego está Podemos, que ya ha empezado a enterarse de que el 20 D no alcanzó los cielos y eso le hace aparecer cada día menos ambicioso, incluso puede que debilitado por sus allegados regionalistas, que empiezan a ser solo sus conocidos, a lo que se le añade que ya no flirtea con IU. La situación no parece la mas propicia para el objetivo de derogar las leyes de cuatro años, que han puesto a los ciudadanos al servicio de la economía, en lugar de hacer todo lo contrario.
Pocos ciudadanos de izquierda entienden que los partidos a los que han votado se miren su propio ombligo, mientras postergan la regeneración de nuestra democracia y alcanzar el consenso en un programa de mínimos, que parece lo que ahora tocaría hacer. Todo nos indica que lo más valioso de la marca España es el refranero: entre todos la mataron y ella sola se murió. Aunque otro dice: la esperanza es lo ultimo que se pierde.

martes, 19 de enero de 2016

19 de enero.- ¿POR QUÉ NO TE CALLAS?


No bastó con lo ocurrido antes y después del Comité Federal, donde en lugar de oírse una sola voz, escuchamos diecisiete. Tres semanas viendo a barones y baronesas, convertidos en actores de una comedia vergonzante para los socialistas de base. Ahora, de nuevo, hemos vuelto a escuchar el ruido. Otra vez algunos dicen sentirse desconcertados por la cesión de senadores socialistas para que los nacionalistas formen grupo en el Senado.

Pueden estar en lo cierto, y la dirección socialista equivocada, pero nadie entiende entre los votantes, que se cuestione públicamente la figura del secretario general, y mucho menos por quienes en las primarias fueron sus grandes valedores frente a las otras opciones. Es como si públicamente admitiesen que entonces fueron ellos quienes se equivocaron.

Y no queda ahí la cosa, lo hacen con argumentos inconsistentes propios de quien ha perdido la memoria reciente. Solo se explica su crítica, si han olvidado que pertenecen al mismo partido de los acuerdos de Maragall y Montilla con ERC, o de los acercamientos de Eguiguren a HB. Y es mucho peor aún que se haga por quienes ya han hecho concesiones a Podemos y sus allegados en sus territorios.

Ante esto, demasiadas preguntas que deberían responderse a los votantes o al menos reflexionar sobre ellas. ¿Para qué ha servido la Conferencia Política celebrada en 2013? ¿Cómo piensan retomar el diálogo con Cataluña? ¿Se piensa continuar la política de esconder la cabeza como el avestruz al estilo Rajoy? ¿Son conscientes de que con sus opiniones crean división interna? ¿No sería más fácil llamar al SG para que se lo explique, en lugar de dar una rueda de prensa para decir que desconocen el motivo de esos acuerdos? ¿Han pensado si algún votante se avergüenza de ellos, en lugar de hacerlo por la cesión de senadores?

Y sobre todo, antes de pronunciarse como representantes de los militantes socialistas, ellos también deberían plantearse algunas cuestiones ¿Han pensado si abochornan a sus militantes dando estos espectáculos? ¿Han pensado si los militantes quieren remar todos en la misma dirección? ¿Han tenido reuniones con todas las agrupaciones locales de sus territorios para saber si opinan como ellos? ¿Han escuchado las dudas que pasan por la mente de los socialistas sobre pactos? ¿Les han preguntado qué piensan de los acuerdos que ellos critican? ¿Para qué les sirven a ellos los militantes, y cuál es su papel cuando hay elecciones, y cual cuando no?

Ellos, los militantes, sí que deben sentirse más que desconcertados, perplejos. Lo que está meridianamente claro es que, acertados o no, ellos votaron a Pedro Sánchez para secretario general y no votaron a los barones para que jueguen a esto. Pero como seguro que es mejor no hurgar en la herida, baste con decir que pueden ser esas luchas cainitas las que han alejado a los jóvenes y a muchos votantes del socialismo del PSOE, seguro que bastante más que polemizar sobre la "unidad" de España, una polémica que alimentada por la derecha, encuentra en estos comentarios de dirigentes socialistas su campo para enraizar.

Visto lo visto, cada día es más claro que el socialismo no necesita que le ataquen sus rivales políticos, ya sabe suicidarse solo. Sobre todo gracias a estas paradojas que tiene la vida, quienes más disciplina interna exigen, aún no han aprendido a lavar la ropa en casa.

domingo, 17 de enero de 2016

17 de enero.- Mañana de domingo ENCUESTA INTERESADA

Hoy se publica una encuesta de El País, ese diario de línea editorial desconocida desde que tiene nuevos dueños. En sus conclusiones se le ve el plumero, rezumando con ellas presión hacia el PSOE con el anuncio de una pérdida de votos. Objetivo que el PSOE pacte con el PP.

Si se busca en la hemeroteca se aprecia que sus datos no parten de los resultados del 20 D sino de sus anteriores encuestas, lo que la convierte en manipulada y falsa. Sin embargo contiene algunos datos que considero deberían ser tenidos en cuenta por creíbles: que dos de cada tres españoles no quieren que se repitan las elecciones o el dato de que son los votantes de Podemos los más interesados por esa repetición.

Hay ya quienes, aunque hace dos días desconfiaban de todas las encuestas, hoy ya se felicitan en las redes por el augurio de esta plasmando que Podemos adelantaría al PSOE en intención de voto. Deberían también entender que ese dato hace cada vez más creíble la idea de que sea Podemos quien se niegue a negociar con extrañas excusas, y eso no es precisamente un buen dato para una posible repetición de los comicios. Según este diario, todo apunta a que caminamos de nuevo hacia el nuevo bipartidismo, PP-Podemos, que según El País es el mejor escenario para que la derecha se perpetúe en el poder.

Pero puestos a creernos la encuesta, en el escenario que describe, estaría más que justificado que el PSOE sea el más interesado en evitar nuevas elecciones. Ya se sabe que siempre a quien más tiene que perder es al que más se le exige, y aquí se le exige el pacto con el PP para mantenerse a flote. Y si damos un paso más, y creemos ciertos esos datos (que repito, creo manipulados interesadamente), la pregunta que el socialismo debería hacerse es ¿cómo hacer para evitar que continúe de aquí a esa repetición electoral la sangría de votantes?

Intentando responder, es evidente que no se puede pretender recuperar apoyo electoral con el desprestigio del rival. Eso solo es posible si se produce una mejora de la oferta propia que resulte atractiva para el desencantado. Sin embargo las declaraciones de muchos dirigentes solo van en la línea de lo malo que es el adversario, y del “y tú más”. No parece el momento adecuado para responder a la prepotencia con más prepotencia, lo que siempre conduce a lo contrario de lo que se persigue.

Cuando no se está en disposición de exigir, hacerlo es una metedura de pata. Y si la izquierda quiere evitar un nuevo gobierno del PP mejor harían con templar las gaitas antes de ponerse a tocar en la plaza del pueblo. Si el PSOE se alía con el PP, o permite su gobierno, muchos creen que habrá firmado su acta de defunción, mientras otros le auguran una agonía lenta por hacerlo. En ambos casos con resultado de muerte.

Si todas las piezas siguen sobre el tablero, y los movimientos son repetitivos, y por ello previsibles, la repetición de elecciones supone un riesgo real para el PSOE desde no mejorar resultados, a su mejor apuesta que sería ¡virgencita que me quede como estoy! La decisión que tiene que adoptar Sánchez es tan difícil como la de Sophie en la película del mismo título.

Lo realmente curioso a cuatro semanas de celebradas las elecciones, la gran coalición es más posible sin Sánchez que sin Rajoy. A esperar tocan, mientras El País y los demás medios mueven sus hilos para arrimar el ascua a su sardina.

sábado, 16 de enero de 2016

16 de enero.- PIENSEN EN NOSOTROS Y NO EN USTEDES

Repetir unas elecciones solo demostrará la incapacidad de los partidos y de sus políticos para poner en valor las coincidencias programáticas sobre los desacuerdos. Todos los partidos manifiestan que ninguno apoyará al PP, y solo ciudadanos admite que podría abstenerse. En esa situación, sería intolerable que no se formara un gobierno de izquierdas, y que nos viésemos de nuevo camino de las urnas convencidos de que el nuevo resultado no sería muy diferente del que se dio el 20 D.

En esta coyuntura, es la hora de hacer política, el momento en que todos los partidos a la izquierda van a tener que retratarse. Ya no les valdrán a sus líderes hacernos elocuentes discursos, porque ahora ya empiezan a contar los hechos. Toca que cada uno pague lo que consume, y que ninguno pretenda asistir como invitado, porque paga otro. Que cada cual defienda su programa, pero que sepan que tendrán que aceptar propuestas de los otros, y deberían empezar por no tener la menor duda de que solo pactando, evitaran eliminarse entre ellos.

Todos dicen desear el cambio ¿qué cambio? ¿En qué momento? Seguramente algunos se conforman con cambiar aspectos pero manteniendo la estructura del edificio. Frente a ellos, otros que quieren derribar y construir un nuevo edificio. Ambos deseos respetables, pero ni a unos ni a otros les salen las cuentas si van separados. Seguro que si se repiten elecciones, algunos imaginan que para ellos será mejor, y otros lo contrario. Pero deberían pensar si repetir las elecciones no es aplazar cualquier grado de cambio. Es el eterno debate entre poner un parche o comprar la rueda nueva.

Los obstáculos para un acuerdo, no están fuera de la mesa de negociación sino alrededor de ella. Se llaman egoísmo, ambición, soberbia o vanidad, en los negociadores. Poner trabas o líneas rojas insalvables, solo son escusas para defender solo los propios intereses y tratar de justificar que lo hacen en nombre de los ciudadanos de izquierda, a es a ellos a quienes les aplazan la atención de sus necesidades. Para quienes lo están pasando mal, es un juego imperdonable e indecente, ver que no se atiende su situación de emergencia.

En esta mañana de sábado, agradable en Albacete, solo se me ocurre pedirles que aparquen sus diferencias, porque luego no les valdrá venirnos con disculpas de que ninguno ha sido el responsable de que fracase la negociación. Nos habrán desencantado, y nos habrán hecho una invitación a pensar que una cosa es lo que nos dicen, y otra la que hacen.

viernes, 15 de enero de 2016

15 de enero.- NOTICIA FIN DE SEMANA


Hoy teníamos un común y grandioso titular en muchos medios. La noticia que los provocaba era que la Fiscalía Anticorrupción había finalizado su investigación sobre las tarjetas black de Bankia, y que le pedían penas de prisión para Blesa y Rato, los amigos del presidente de honor del PP.

Lo primero que he pensado al leerlos era que, como en otras ocasiones, cuanto más grandes son los titulares, en menos acabará la sanción judicial que se imponga al final por el asunto que los produce. Y eso es lo que pensamos muchos ciudadanos, que de lo que ahora se les pide, a lo que finalmente el juez les impondrán, habrá un largo trecho.

Nadie debe extrañarse que la opinión, casi unánime de la calle, sea esa. El motivo es que a eso nos han acostumbrado las sentencias cuando el acusado es alguien procedente del poder económico o del poder político. Y eso ocurre con esta pareja, dos señores que llevan años sentados en la cima de la política y del poder económico. No se les puede calificar como políticos profesionales, porque  nunca transmitieron tanto entusiasmo por las ideas que decían defender, como por su bolsillo. Pero en lo que sí han demostrado ser verdaderos profesionales, es en serpentear entre los sillones  para perpetuarse en un cargo tras otro.

Hace poco a un ladrón de gallinas en Andalucía le caían nueve meses de cárcel. Era un robo que justificaba por tener hambre. Si hacemos las cuentas de lo que le solicitan a Blesa, a este le caen nueve meses por cada 1.2 millones de euros presuntamente afanados, y a Rato 0,4 millones de euros por el mismo periodo. La diferencia la ve cualquiera, el ladrón andaluz robaba gallinas de carne y hueso, y los presidentes de Bankia robaban gallinas de oro, que para eso siempre hubo clases.

España siempre acaba pareciendo ser un país de charanga y pandereta, y aquí lo repetimos. Empezamos haciendo la charanga al rescatar desde la política a los bancos que los profesionales procedentes de la política habían hundido por su avaricia personal y en algún caso, colectiva. Hacemos que la justicia parezca una enfermedad que solo padecen los pobres, porque en España parece más grave tener hambre, que aprovecharse de ocupar un lugar en las instituciones.

Pero esta noche de viernes, olvidémonos de esto y durmamos tranquilos, que  mientras un delincuente lleve traje y corbata, y luzca bien repeinado, lo suyo nunca será un verdadero robo, sino un desajuste contable. Lo que realmente debe preocuparnos de los ladrones, es si el aspecto que llevan no es del gusto de la señora Villalobos.


Buenas noches.

jueves, 14 de enero de 2016

14 de enero.- SEÑORES Y SEÑORAS DIPUTADOS, A TRABAJAR TOCAN

Ayer daba comienzo una nueva legislatura en nuestro parlamento. Lo hacía con un aire nuevo, más viva, incluso diría que hasta más emocionante por la incertidumbre con la que el multipartidismo la envuelve. Es un parlamento en el que los que afirmaban no sentirse representados, ya tienen dentro a sus representantes. Esa pluralidad solo significa algo muy importante, que el Parlamento empieza a cumplir su primera función: representar al conjunto de los españoles con toda nuestra diversidad de pensamiento, creencias, estilos de vida y maneras de vestir. Todo rezuma ese nuevo aire, señal inequívoca de que, pese a quien pese, estamos en un tiempo nuevo.

Quienes consideran que lo de ayer fue solo un espectáculo, han debido olvidarse que es el pueblo español el que toma la palabra a través de sus representantes, sean del partido que sean. Aunque algunos quieran argumentar que ese cambio es malo,  utilizando el común miedo a lo diferente en beneficio de sus postulados, lo único que vienen a demostrar con esa actitud, es que rebozan intolerancia, y que aún no han asumido lo que los partidos emergentes anunciaron desde su principio, que venían a la política española para cambiarla. Y cualquier votante, lo primero que debe exigir a su representante político, es que tenga coherencia con su discurso.

Podremos calificar que este cambio de la imagen del parlamento español, lo es para bien, o lo es para mal, pero es indudable que si es reflejo de nuestra variopinta sociedad. Se puede estar en desacuerdo con las formas de algunos, pero no se puede dudar ya, que ha llegado para quedarse la nueva forma de hacer política. Es un parlamento distinto con más jóvenes, más mujeres, y en el que nunca tuvimos tantos diputados y diputadas con título universitario. Y que no se nos olvide lo más importante, que todos están ahí porque les hemos votado los ciudadanos, hasta a los que tiene deudas pendientes con la justicia.

A quienes les gustan los diputados con chaqueta y corbata los tienen en el hemiciclo. A los que no somos muy amigos de la chaqueta y la corbata, también. Todos son representantes públicos, y por primera vez en nuestro parlamento, se aplica la vieja máxima de que “el hábito no hace al monje”. Y su primera obligación como representantes de los ciudadanos, es empezar por respetarse entre ellos, porque todos representan el voto de los españoles, aunque a alguna no le gusten las rastas aun estando limpias. Su obligación es demostrar que tienen suficiente talante democrático y capacidad renovadora, para estar ahí en nuestro nombre. Si no lo tienen bien harían con volverse a sus ciudades de origen.

Si algo desde ayer les es exigible, es que no pierdan ni un minuto en tirarse los trastos a la cabeza entre ellos. Que se pongan sus señorías a trabajar en serio, que con cuatro años de recortes y sacrificios de los ciudadanos, tienen tajo para repartir. Trabajen contra el desempleo galopante que sufrimos, contra la precariedad laboral, contra la desatención de las necesidades que día a día soportan miles de personas sin ninguna protección,. Cambien de una vez las políticas que nos han traído hasta aquí, y propongan desde sus escaños las que crean que son sus soluciones. Para esos les hemos votado a todos y todas, para que acuerden en nuestro nombre, no para que cada día nos recuerden cuáles son sus líneas rojas.


Debería darnos igual, si ayer asistimos a la constitución de nuestro parlamento como un acto serio, o como parte de un espectáculo, o si algún diputado no cumplía las normas de decoro recomendadas en las Cortes, a las que apelaba Bono años atrás. Eso tocaba comentarlo ayer. Hoy es hora de que se aparquen las poses para quedar bien ante las cámaras o los micrófonos. Es hora de que empiecen a trabajar, que para quien está en dificultades, seguro que ya están tardando.

miércoles, 13 de enero de 2016

13 de enero.- MEJOR PENSAR QUE HACIENDA SOMOS TODOS


Que te confirmen que la realidad es inerte al cambio, y que todo sigue siendo como ha sido siempre, es una invitación al pesimismo. A ese estado de ánimo negativo contribuye saber, que las primeras leyes no se concibieron para mejorar lo de todos, sino para controlar y castigar a unos pocos que molestaban a quienes tenían capacidad de legislar. Y no hay que viajar atrás en la historia, porque en tiempos no tan lejanos, incluso se ha legislado, no para obligar a repartir a quienes tienen comida de sobra, sino para castigar ejemplarmente al que estaba obligado a comer solo sobras, o a robar para poder comer. 

Eso hace positivo que de vez en cuando, nos golpeen frontalmente con una frase o una imagen que nos devuelva a esa realidad.  Televisión, prensa, escaparates, o publicidad, nos desvirtúan a diario una realidad inaguantable, y así nos hacen ilusionarnos y ver el mundo de un color diferente al absolutamente gris que realmente tiene. Nada cambiará mientras los poderosos permanezcan por encima de esas leyes, que es lo que realmente ocurre. Todos sabemos que no es lo mismo ser ladrón, que ladrón de cuello blanco, o que está más castigado sisar en la compra que recibir comisiones ilegales. La razón de esa diferencia de trato está, en que las leyes sobre la propiedad se han hecho para aplicarlas al que carece de ella (generalmente miembros del pueblo), y no para quienes dominan a ese pueblo.

Para quienes forman parte de una minoría pudiente en el sentido amplio, existe una ley diferente; su propia ley. Son múltiples los ejemplos que conocemos de esa afirmación, y van desde la existencia de un aforamiento para políticos, pasando por una legislación militar específica, hasta llegar a una ley legislación eclesiástica. La mayoría de españoles vivíamos convencidos de que, además de en la muerte, también nos igualaba hacienda. Hasta ayer, en que muchos se sorprendieron con la afirmación de una abogada del Estado en el juicio por el caso Noos, de que la afirmación “Hacienda somos todos” es tan solo un eslogan publicitario.

Lo sorprendente no es que nos digan la realidad, sino que ahora ya nos la dicen a la cara, sin el menor rubor. Pero la abogada tiene su parte de razón, porque en esta época que nos ha tocado vivir, todo es pura propaganda. Hay están frases como “la independencia  de la justicia”, “somos un Estado de derecho”, o “todos somos iguales ante la ley”, que además de ser solo frases falaces, son más un recurso retorico que una realidad.  Se mire desde la óptica que se quiera, hay una clase privilegiada escapa al control tributario en múltiples ocasiones y cuando les pillan siempre les sale barato. Para esos, la multa siempre acaba siendo menor que la rentabilidad económica obtenida, o un año de cárcel les supone una retribución de un millón de euros anual por trabajar como preso.

En este estado de fiscalidad injusta, solo pagan los impuestos que deben, los asalariados con nómina mensual a quienes se les retiene IRPF, o los autónomos que liquidan puntualmente su IVA como buenos creyentes. También hay otras formas de contribuir al erario público, como son el copago farmacéutico, o los impuestos indirectos. Frente a estos “pringaos" por definición, están quienes ejercen algunas profesiones liberales, empresarios, o SICAV. Estos últimos pueden acogerse a unos regímenes fiscales específicos, que les permiten ser un poco menos “hacienda” que los anteriores.

Pocos son conscientes de que dejar de pagar IVA, realizar pagos en negro, u ocultar pequeñas cantidades en la Declaración de Hacienda, solo son minucias frente al volumen de engaño que cada contribuyente soportamos de las grandes fortunas. Y tampoco deben ser hacienda, los beneficiados de amnistías fiscales, o los grandes patrimonios de nuestro país, esos entes al frente de los cuales colocan como sus cabezas visibles, a personajes que se permiten darnos lecciones de decencia, honestidad y patriotismo, mientras ellos se lo llevan calentito a algún paraíso fiscal fuera de nuestro país.

Y como no, tampoco, siempre según la abogada del Estado, puede ser hacienda  la señora de Urdangarin,  aunque posiblemente la letrada le hizo un flaco favor en el juicio con su afirmación. Pese a lo dicho por la letrada, habrá que seguir pensando, que aquello que la hacienda pública no consigue recaudar, va en perjuicio de unos buenos servicios públicos, de tener capacidad para ayudar a los desfavorecidos, o de poder redistribuir la riqueza para hacer frente a la desigualdad social.


Si a alguien le ha convencido la abogada, que realmente lo de “hacienda somos todos” es solo un eslogan publicitario, puede optar entre dos posibilidades: o convertirse en defraudador, o gritar con todas sus fuerzas en la calle, que vive en un Estado tremendamente injusto.

TAMBIÉN ES RESPONSABILIDAD DE LOS PROFESIONALES

Ayer en este muro, una buena amiga me pedía que pedía que expresara mi opinión no solo sobre el sistema, sino también sobre los profesionale...