miércoles, 20 de noviembre de 2019

EREs


Ya tenemos sentencia en el caso de los EREs en Andalucía. Resolución que no por esperada, deja de ser sorprendente por su contenido. Condenados once ex altos cargos, seis exconsejeros y dos expresidentes el gobierno andaluz. Los delitos, prevaricación y malversación. Según la sentencia, se creo un sistema que eludía los controles de una partida presupuestaria, que en nueve años permitió mover 677 millones de euros. Sentencia no firme que irá al Supremo, pero eso da igual porque sus efectos políticos ya hoy se están produciendo. Muchos califican la sentencia, como la condena a una forma de entender la política y de aplicarla. Me atrevería a afirmar algo más, que de ser todo lo juzgado cierto, incluso emanaría un tufo a que lo rancio del franquismo pervivió después de la muerte del dictador en algunas zonas del país, y sobre todo en la forma de entender las instituciones democráticas. Sin querer hacer comparaciones, a diferencia de lo ocurrido en la sentencia de la GÜrtel, aquí se inhabilita a los responsables, y allí no.
La sentencia se puede analizar desde todos los ángulos imaginables. Desde lo partidista de uno u otro lado, desde lo jurídico o lo ciudadano. Desde todos ellos, surge la duda sobre cuantos, solo con apartarse de la línea de tiro, se han lavado las manos de su responsabilidad en este asunto. Los datos señalan a más de seis mil perceptores de las calificadas por la sentencia como ayudas ilegales, personajes que como poco, deberían ser juzgados como cómplices necesarios, y ser quienes deberían devolver el dinero ilegalmente concedido e ilegalmente percibido. Que todos esos se vayan de rositas, convierte a los condenados en los “pagafantas” de aquellos, puesto que estos en nada se beneficiaron personalmente, mientras si lo fueron aquellos, tanto los empresarios en apuros, como los trabajadores perceptores de esas ayudas. Lo importante sería saber a que manos fue a parar ese dinero, pero como en el recate bancario del PP, nunca lo sabremos, aunque se sepa.

El sistema de la administración publica es conocido. El responsable de una administración, propone el anteproyecto de presupuesto, luego ese anteproyecto se aprueba por un Consejo de Gobierno en plenario. A continuación, pasa al Parlamento para su debate, y si allí no es enmendado en su totalidad, se le incorporan las enmiendas presentadas por los grupos políticos de ese Parlamento que sean aceptadas. Finalmente es aprobado y se convierte en Ley. Al acta de aprobación se añaden todos los informes de los letrados. Si un procedimiento sigue esos tramites, lo lógico es que sea legal.  La duda que crea la sentencia es, que si ese sistema de ayudas ha sido aprobado por todo el Parlamento andaluz (que es la voluntad popular transformada en ley), y no ha sido declarado ilegal por ningún tribunal, ni anulado por el Tribunal Constitucional, entonces quienes lo han aplicado solo estarían cumpliendo con su obligación, puesto que estarían ejecutando una Ley aprobada. Si su contenido era ilegal, deberían ser procesados todos los parlamentarios que lo votasen a favor, y no solo quienes eran responsables del anteproyecto (recordemos lo que ha sucedido en el Parlament de Catalunya). Por lo tanto, puede deducirse que habrá responsables políticos, pero difícilmente responsables jurídicos. Y a eso añadamos que tampoco parece claro el papel desempeñado por el Interventor y el Tesorero, que son quienes al final liberan los pagos. El Supremo tendrá que clarificar ese aspecto que puede cuestionar la sentencia en su totalidad, pero pocos pueden dudar, aunque algunos conscientemente lo hagan, que esta sentencia huele más a sentencia política a que a jurídica, porque no parece separar la responsabilidad política de la penal.

Lo anterior no niega que pudiese existir un sistema clientelar, conocido y tolerado, e incluso en ocasiones impulsado desde algún cargo publico, pero si puede cuestionar si existe una proporcionalidad entre la responsabilidad ejercida y las penas impuestas. Los partidos en su conjunto nos toman a los ciudadanos por los tontos útiles. Sin entrar en otras aristas de esta sentencia, lo cierto es que se puede hablar de que ha existido una arbitrariedad por mala administración de lo publico.  Hoy desde el PP hablan de recuperar el dinero, pero no citan los nombres de las empresas perceptoras, que tiene toda la razón, pero que afirmarlo lleva a pensar que es solo palabrería. Quien ha aplicado el clientelismo, difícilmente puede exigir responsabilidad al otro de su clientelismo. Se olvidan que el PP andaluz no recurrió al TC cuando la normativa hoy sentenciada, cuando fue aprobada, y con el agravante de que quien gobernaba en España era el PP y tampoco la recurrió

Tampoco en Ferraz pueden pretender irse de rositas, porque si a tomadura de pelo suena la petición de dimisión que hace el PP y Cs a Sánchez, cuando Sánchez no era dirigente del PSOE, o las afirmaciones del PP que implica que ellos dan por hecho que todos los EREs fueron irregulares, lo que no es cierto, lo de Ábalos, afirmando que este asunto no afecta al gobierno, tampoco parece de recibo. Afirmar eso es querer tirar balones fuera, en lugar de hacerle frente al problema. Señalar que es algo de antiguos responsables de la Junta, olvidando que dos de ellos han sido presidentes de su partido, es también tomar el pelo al respetable. Tendrían que callar PP y PSOE, y ambos pedir perdón al conjunto de los ciudadanos, los unos por la Gurtel y los otros por los EREs.

Pero eso petición de perdón, no convertirían las conclusiones del tribunal en incuestionables, porque chirrían por muchos lados. Si la sentencia es errónea, es daño será irreparable para muchos, sobre todo, porque pasaran meses y puede que años, hasta que el Tribunal Supremo se pronuncie, y en ese tiempo habrá gente con su nombre y su honor manchados, que sufrirá verdaderos linchamientos de los indas, marhuendas o claveres de turno. Solo recordemos lo ocurrido a Demetrio Madrid en Castilla León, trampolín para la llegada de Aznar. Seguramente, con los palos que hoy dan a Sánchez, muchos ya se sentirán satisfechos, o al menos eso parece por la virulencia de sus declaraciones. Pero puede que estén abriéndole una autopista de cuatro carriles a la ultraderecha hacia la Moncloa. Claro que esos son periodistas “corcho” que flotan en cualquier liquido.

Y nada de lo anteriormente expuesto, significa que opino lo contrario de que “quien la haga, la pague”.

miércoles, 13 de noviembre de 2019

REACCIONES


Nos quejábamos del bloqueo político. Ahora nos quejamos del intento de desbloqueo. Ya sabemos ese principio tan hispano, que da igual lo que se haga, o como se haga, que nunca lloverá a gusto de todos.
El acuerdo PSOE-UP parece haber abierto la caja de los truenos y los exabruptos. Afirman en los medios pro derecha, que a los españoles nos ha llegado el Apocalipsis, el comunismo, que nos pondrán un Maduro intravenoso a cada uno y una de nosotros, que vamos a asistir a la venta o subasta de España por un puñado de dólares, que un acuerdo de la izquierda sola, sin ellos, es una deshonra nacional, etc. Parece que ese país al que tanto dicen amar, con una firma (que no es la suya), lo han convertido en una franquicia del infierno. Todo el pataleo, porque no se ha hecho una gran coalición PP-PSOE que les garantizaría la desaparición del PSOE, en los siguientes comicios.
Poco parece importarles no seguir en la pura critica política, que deberían limitar a si los protagonistas del acuerdo, ahora dicen digo donde antes dijeron Diego, o si el contenido el acuerdo (que desconocemos en su letra pequeña todos, ellos también) es positivo o negativo. Tampoco les interesa resaltar que solo se trata de un pre acuerdo y no de un gobierno cerrado. Todo eso queda ya a un lado, para así poder justificar que hoy toda la artillería de los no firmantes esté en los medios. La política española es tan seria en esta etapa, que a ningún partido en la derecha moderada, le interesa analizar el porqué de sus resultados, ni cual es la causa del porque se han dejado comer la tostada por la ultraderecha. La estrategia es la huida hacia delante, poner los focos en lo malo que es lo que hacen los otros por la izquierda, y tapar lo malo que han podido hacer ellos.
Se llenaban la boca con la consigna de que "había que desbloquear la situación para salvar a España" que era lo único importante. Pero hoy, a quienes intentan desbloquear les acusan de buscar solo salvarse ellos. Quieren, que desde el principio quede muy claro, que los firmantes del acuerdo lo van a tener todo en contra. Se olvidan que lo que hace más necesario que nunca este acuerdo, es precisamente eso, que las dos formaciones que lo protagonizan, tras la repetición electoral lo tienen todo en contra.
Deberían recordar, quienes tratan de dar ejemplo de su amor a España con una verborrea fanática y trasnochada, que no basta con una simple ducha, para quitarse de la piel el rastro que deja la mugre de haber ido dopados a las elecciones, o de haber robado a manos llenas, o de hacer su virtud a base de mentiras, o de confundir la defensa de la libertad con las prohibiciones, o de disfrazar el fascismo con un “atado y bien atado”. Y es que a los del “como Dios manda” parece importarles un pimiento la constitucionalidad de una Constitución que ni votaron ni se quitan de la boca, o que son las urnas las que mandan, aunque no sean ellos los protagonistas de ese mandato.
Estamos en tiempos que mas que vísceras nos exigen políticas. La derecha económica, la política y la mediática ya han empezado sus trabajos forzados para evitar lo que ven inevitable. Su objetivo es impedir que ese acuerdo termine en la formación de un gobierno. Si se analiza la situación, el miedo que tratan de transmitir y que sus rostros expresan, no es a que ese proyecto de gobierno de coalición fracase, sino a que resulte un éxito. La furia que este incipiente acuerdo ha desatado, es la prueba de que algo bueno para los de abajo pueda estar ocurriendo. De no ser así, quienes siempre vivieron arriba, seguirían en sus palacios de invierno.
Como siempre, sin preocuparles lo que ocurre abajo.

martes, 12 de noviembre de 2019

Sobre el acuerdo de hoy.




Sorprendente por lo fugaz de la concreción de un acuerdo que hace nada era imposible alcanzar. Seguro que el ascenso de la extrema derecha ha tenido mucho que ver en esa rapidez, por parte de ambos dirigentes. Diez puntos programáticos, seguro que con sillones detrás, pero sin citar los sillones en el acuerdo.
Las reacciones en tromba y para todos los gustos, que no se han hecho esperar. La ultraderecha ve frustrada su ambición de llegar ya, y habla de acuerdo bolivariano contra los españoles. La derecha, que hace solo cuarenta y ocho horas hablaba de la necesidad de salir del bloqueo, ahora habla de que los socialistas abrazan el comunismo, y Casado se queja de que este acuerdo cierra cualquier colaboración con ellos, como si en algún momento en su partido hubiesen mostrado algún interés en colaborar para salir del bloqueo. Los zombis que aun quedan con un micrófono enfrente en el partido de Rivera, parecen olvidar su reciente fallecimiento electoral, y continúan con su vomito de odio visceral a todo lo que suene a Sánchez. En su conjunto, la reacción del bloque de derechas, apunta al pánico entre sus dirigentes, a que el acuerdo suponga una salida del bloqueo actual, con políticas progresistas y que busque la justicia social. Esa sensación se ve ratificada con los movimientos en bolsa nada más conocerse el acuerdo alcanzado, y llama la atención que el PP culpe a Vox y Cs de haber hecho posible el acuerdo PSOE-UP por no haber aceptado su propuesta de España Suma.
Pero en la izquierda, tampoco llueve a gusto de todos. Mientras muchos en UP califican el acuerdo como una victoria de Iglesias, otros muchos votantes de UP lo critican en las redes, y hablan de un Iglesias que se ha vendido al poder, o que ha sido engañado. Muchos tendrán que tragarse sus odios a los socialistas, y empezar a entender que en política, una cosa es predicar y otra dar trigo. Y en esas mismas redes, algunos votantes socialistas hablan de cesiones de Sánchez con Iglesias, porque siempre los cargos y “carguetes”, se van a ver obligados a reflexionar, a cambiar sus formas, a abandonar la ostentación, ya poner los pies en el suelo aunque no quieran.
¿Pero no habíamos quedado en que lo más importante era desbloquear? Entonces ¿Por qué se molestan por el desbloqueo?. Habrá aspectos en los que habrá cedido el PSOE, y otros en os que lo habrá hecho UP, como en cualquier negociación que sea tal. Lo importante era desbloquear una situación que nunca debió llegar al 12 de noviembre, sino haberse resuelto el 30 de abril, por parte de unos y de otros.
Toca mirar adelante e intentar sumar al acuerdo a otras fuerzas que hagan posible un gobierno estable, difícil donde hay muchos intereses, pero sin duda posible. Si realmente las medidas que se desarrollen surten efecto, y se forma un autentico gobierno socialista y de izquierda, serán muchos los países que se vean en la necesidad de andar un camino similar, en una Europa que hoy solo camina hacia la derecha. Es una oportunidad que no puede dejarse pasar. Lo único que puede frenar el crecimiento de la ultraderecha en Europa, son políticas sociales que frustren el discurso populista y falsamente social.
Creo que quienes se sienten progresistas, mejor harían arrimando el hombro, y remando en la misma dirección, para hacer posibles políticas sociales, una fiscalidad progresiva, una sanidad y educación más publicas, unos salarios y unas pensiones justas, y tantas y tantas aspiraciones de los que estamos abajo, en lugar de continuar en la lucha fratricida a la que la izquierda lleva más de un siglo acostumbrada. No es el momento de empezar a embarrar un posible gobierno, que hoy es solo eso, una posibilidad.
No toca ahora tener miedo, a descalificaciones y ataques que ya vienen y seguirán llegando desde posiciones reaccionarias, cuando no puramente fascistas.

lunes, 11 de noviembre de 2019

ASÍ LO VI, ASÍ LO CUENTO

Tras el acto de escenificación de la dimisión de Rivera, y sin pretender hacer leña del árbol caído.
Demasiado llanto sobre actuado. El resultado de un marketing electoral fallido, por querer ser el mirlo blanco del PP. Víctima de la foto de Colón, de sus coqueteos con Vox. De creerse que había votos en una actitud de confrontación. Rivera buscó un voto de extrema derecha, que ayer se le fue a la extrema derecha. Pp y Cs han convertido en útil a Vox. Nadie dentro de la formación cuestionó al líder, y si lo hizo, tuvo que irse. Nadie hizo autocrítica. De tanto cambio del lider, el partido acabó sin credibilidad. Su dimisión honra al lider, pero no repara los errores del partido. No hubo remontada sino debacle.
La desaparición de Cs condena a los grandes partidos a pactar con posiciones en los extremos. En política todo se paga, y hoy Rivera ha abonado su billete de salida.

Casado sonreía anoche. Ha subido en escaños respecto a abril, pero la procesión debe ir por dentro. Sonriendo en mitad del desastre. Sabe que con una extrema derecha pisándole los talones, y crecida, el y su PP no pueden gobernar en este escenario. Han sido su aliado en Andalucía, Murcia, Madrid y Castilla León, pero ese giro en el discurso del PP para que Vox le apoyase, ha convertido a Vox en su competencia más directa. Además deben saber en la calle Genova, que si intentan sumar con Vox, ningún otro grupo parlamentario con peso querrá ser su socio visto lo visto con Cs.
Rivera se ha ido, y Casado solo puede llegar a la Moncloa con Vox, pero sabe que no puede, porque si lo hace, en los siguientes comicios Vox se los devora.

Gran cagada la división de votos en la izquierda por parte de Más Pais. Los tres diputados que tiene son los tres de menos que tiene el Psoe, posiblemente porque son los votos que el Psoe recibió prestados desde su izquierda.
Pero sobre todo es un error, porque Podemos y Más Pais juntos, tienen más votantes que Vox y sin embargo, separados, cuentan con 14 diputados menos que el partido de extrema derecha. Sino se la llega a pegar Cs, hoy hablaríamos de que la derecha repetiría la jugada de Andalucía.
Podemos a vuelto a caer en diputados y votos. La gestión de Iglesias en su partido podría cuestionar su liderazgo en cualquier otra formación, pero no van a cuestionarle porque siguen siendo un apoyo imprescindible para el Psoe. Eso no debe ocultarnos, que desde hace 3 años Podemos ha perdido la mitad de los escaños, y que por eso suena a frivolidad en Ferraz, que se pida la dimisión de Sánchez por perder tres.

Y en el Psoe, bien harían con agradecer los servicios prestados y despedir al asesor electoral del Secretario General. El empeño en buscar mejorar resultado en unas nuevas elecciones se ha demostrado un error de calculo, o un error de interpretación del escenario, lo que en ambos casos invita a cambiar de consejero. Y lo peor, que repetir no saldría bien, era algo previsible antes de convocar de nuevo elecciones.
Ahora solo tienen como salida, decir si (donde antes dije no), o no (donde dije sí). Su único consuelo es que podría haber sido aún peor para el Psoe, y la cuerda les ha apretado pero no les ahoga. Alguien en Ferraz debería empezar a hacer autocrítica, que es la mejor manera de aprender de los errores propios.
Cualquier formula para alcanzar el gobierno implica muchos riesgos para el PSOE. Si se apoya en una abstención de PP o Cs, a UP le habrá hecho la campaña electoral por anticipado para los próximos comicios porque le acusara de derechización. Un acuerdo con UP no suma y necesita a los partidos independentistas. No era tampoco un momento para anunciar nada, aparte de que el Psoe había sido el partido más votado.

Y lo de Vox es el arte de sacarle el máximo rédito a los errores de los demás. Un discurso plagado de populismo, dirigido a quienes se han declarado antipopulistas viscerales con U Podemos por populistas. Pero en un escenario de descontento con la clase política, con miedo a una crisis económica que se avecina, y con unos partidos rivales metiendo la pata a diario en temas importantes como Cataluña, la justicia, la economía, o el cambio climático. A ellos nadie les ha exigido nada al respecto porque ya se sabía de antemano que esos temas no les resultan como básicos.
Una celebración post electoral con el cántico de "a por ellos" que recuerda más a un partido de futbol, que a la alegría de un partido que tras unas elecciones pretenda gobernar un país. Tres millones y medio de votos a un programa electoral lleno de contradicciones, falsedades e inconstitucionalidades. Lo mismo proponen expulsar inmigrantes, que concederle ayudas a los empresarios que los contraten.
Puede que en realidad, lo que estén planteando, es un modelo social que aplique a los nacionales las mismas condiciones socio-laborales que ahora aplican a los inmigrantes.
Vox sube en todas las CCAA pero sobre todo donde el PP y Cs les ha hecho visibles e imprescindibles para alcanzar el gobierno. Para votar el sucedáneo, la gente prefiere votar el original.

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...