martes, 28 de julio de 2015

CORRUPCIÓN Y DATOS FALSOS. TODO VALE PARA GANAR



No pasa un solo día en que no nos desayunemos con un nuevo asunto que relacione al PP con la corrupción. Cuando la Gurtel ya casi dormía en los juzgados, les llega el sobresalto de la operación Punica, de la que dicen en el PP que tampoco sabían nada. Sacan a sus nuevas caras para que afirmen sentir nauseas, asco y simulen mostrarse abochornados y avergonzados por los comportamientos de sus compañeros. Mientras los que mandan de verdad en el partido, esos que es inverosímil que no supieran nada, continúan disimulando dormir su letargo veraniego.

Aunque lo nieguen, hay que rebuscar como si fuese una aguja en un pajar, para encontrarles un dirigente que esté libre de culpa. Son veintidós de los treinta y cuatro ministros de los gobiernos de Aznar los que están bajo sospecha de corrupción, el Ex vicepresidente de la Comunidad de Madrid está acusado de dirigir una banda de delincuentes, y en la trama Gurtel el listado de miembros del PP implicados es interminable, pero en la dirección del partido siguen sin saber nada. Envían a los nuevos a dar la cara, y así intentan convencernos de que no tienen ninguna relación con la corrupción, y mientras los dinosaurios del partido continúan con su discurso de que las siete plagas de Egipto caerán sobre los españolitos de bien, si no siguen gobernando ellos. Es el discurso del miedo: "O el PP o los infiernos".

Llevamos cuatro años con un gobierno de señores con traje y corbata, que legisla para callar bocas, hacer recortes, salvar bancos y banqueros, dejar en el olvido a los dependientes, cerrar comedores escolares y camas hospitalarias, y aplicar sus políticas de austeridad para los ciudadanos. Machaconamente nos recuerdan a diario la herencia recibida, y se olvidan de que ellos llevan ya cuatro años gobernando y sus grandes logros consisten en no haber corregido el déficit, en cepillarse el fondo de reserva de las pensiones, y en seguir con el mismo número de parados  que encontraron a su llegada. Hablando de herencias, se olvidan de que quien les suceda en el gobierno, se encontrará un país de sueldos miserables para quienes lo tienen, y solo miseria (con mayúsculas) para los que carecen de empleo.

Y con este panorama, se acaba un julio sofocante en el país que funciona “como dios manda”. Rajoy, el presidente del partido corrupto y de nuestro gobierno, veranea en su bella Galicia natal, y la Secretaria General de ese partido, tras una desaparición post electoral, reaparece en la televisión de los obispos para asegurarnos que si no gobiernan iremos camino de los años treinta. Rajoy y Cospedal insisten en mostrarse como los valedores de la honestidad dentro del PP, aunque las últimas revelaciones sobre la operación Punica, hacen pensar que nadie debería sorprenderse si una mañana nos despertamos leyendo que a uno de ellos, un juez decide que engrose la lista de imputados.

Ni con frío ni con calor, se aparca la permanente pre campaña electoral a la que el gobierno nos lleva sometiendo desde hace cuatro año. A su regreso estival nos volverán a hablar de que no hay alternativa al PP, de que solo con ellos gobernando tendrán nuestros males remedio, o de nuevas rebajas de impuestos (sin decirnos que somos el país europeo donde más han caído los ingresos públicos). Su objetivo siempre ha sido que no sepamos la realidad, y así lograr que les demos el voto en las próximas generales. La rebaja fiscal es comprar nuestro voto por el módico precio de los diez euros que es lo que supone. Ni les preocupa lo más mínimo que tengamos un mercado de trabajo propio de un país de los llamados del tercer mundo, o que la desigualdad se haya incrementado de manera insoportable. Y mucho menos les preocupa que la corrupción les tenga putrefacto el partido, si nos convencen de eso que llaman el “milagro español”.  

Nadie duda ya que PP y corrupción son almas gemelas, aunque sus votantes no lo quieran ver. Pero en el PP saben, que después de dar con la barriga en el suelo en las municipales, solo si consiguen que los ciudadanos perdamos la perspectiva de la realidad, tendrán alguna oportunidad de triunfo en las urnas. Para eso están las cifras macro económicas, esas que, aun siendo importantes, no pueden ser utilizadas como instrumento para disfrazar el sufrimiento de la gente de a pie y la pobreza en las calles. Mentir como lo están haciendo, negando su corrupción y vistiendo a la mona de seda, es pasarse por la entrepierna el concepto de democracia.

Para conseguir su objetivo, no les importa los medios a utilizar, incluso cambiar la ley electoral. Veremos si de nuevo consiguen engañar a una mayoría. Si no lo logran, no será porque no lo estén intentando.

domingo, 26 de julio de 2015

VILLA NO QUIERE DEJAR LA SILLA




Parece que ha pasado un siglo pero han sido solo cuatro años. Como la luz al final del túnel, las cosas en nuestra Comunidad parecen coger un rumbo diferente y en principio esperanzador para los desesperanzados. Algo está cambiando en Castilla La Mancha, aunque una cosa no cambia. Como si de una lapa marina aferrada a la roca se tratara, el Director General de RTVCM no está dispuesto a dejar el cargo ni con agua caliente. Ya sabe que el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha va a modificar la ley para desbloquear esta situación kafkiana, pero junto al partido que le puso, el PP, pretende hacerla si no eterna, al menos prorrogable. Lo suyo es mantenerse al frente de la radio y la televisión públicas regionales hasta el último día posible, y aunque el PP se desvincula de su actitud, todo apunta a que el partido de Cospedal está detrás de ese posicionamiento.

Desde su llegada a RTVCM, Villa se rodeó de profesionales procedentes de la Cope como él, olvidándose que en esta región tenemos muchos y buenos profesionales de la comunicación. Se trajo a sus fieles y los situó en los puestos de responsabilidad. Hizo que pasar de becario a responsable provincial fuera posible a condición de actuar a sus dictados. Montó una redacción paralela a la existente, y  a su medida, compuesta de profesionales incapaces de cuestionar sus órdenes (el paro te hace esclavo sin darnos cuenta), y marginó a quien no le reía sus gracias en la plantilla. Ni sindicatos ni nada, se permitió obviar la existencia de un comité de empresa incluso cuando este le envió una propuesta de expediente disciplinario a un trabajador. Pero sobre todo lo que consiguió fue el desprestigio de la cadena, algo que hoy parece casi irreparable.

Y es que cuatro años han sido suficientes, para que bajo su dirección, el medio regional sea ya más conocido por Telecospedal que por su nombre Castilla La Mancha televisión. La estrategia seguida por este seños ha sido tan simple como sustituir la información por opinión, pero eso sí, siempre revestida del matiz conservador que Villa ha mostrado desde la Cope y como tertuliano. Bajo su dirección, ha sido continua la censura y la manipulación informativa al servicio del PP. Pero incluso ahora, sabiendo que la derrota electoral de Cospedal suponía su salida de la dirección de la televisión regional, se ha permitido actuaciones partidistas y pro populares como considerar la toma de posesión del nuevo presidente regional como noticia de segunda fila, y no emitir ni el perfil político del nuevo presidente.

Ha demostrado ser un anti demócrata que obvia la opinión ciudadana plasmada en las urnas mostrando que no le merece el menor respeto. No podía esperarse otra cosa de alguien, cuyas manipulaciones informativas han sido constantes comenzando desde su llegada al ente regional y aún no han cesado. Este señor se ha permitido incluso traspasar los límites de la ética profesional, y utilizar sin avergonzarse los fallecidos en el incendio de Guadalajara para atacar jugar un burdo juego de política barata sin escrúpulos ni la mínima dignidad y respeto a los fallecidos.

Su gestión ha merecido condenas jurídicas y sanciones administrativas que al parecer se ha pasado bajo el forro de sus caprichos. Son muchos los ejemplos de manipulación, pero uno llamativo es la información referente al ATC de Villar de Cañas, que habiendo sufrido un retraso en su autorización por el  Consejo de Seguridad Nuclear y sabiendo que el nuevo gobierno de Castilla-La Mancha no descarta su paralización, la televisión regional ha ocultado esa información a los castellano manchegos. El señor Villa se ha limitado a cumplir escrupulosamente  todo lo que Cospedal le ha ordenado y nada que cuestionase su tarea de gobierno podía tener reflejo informativa.

Ante sus tropelías, el colectivo de profesionales de la radio televisión regional, ha denunciado hechos propiciados por su director como indicarles que el relato de una manifestación se escribe antes de que se produzca, que el número de manifestantes que asisten no los cuenta el redactor sino que los cuenta él, que si un ciudadano es entrevistado en la televisión es porque opina bien de la presidenta, o que donde gobiernan los socialistas no se producen noticias positivas. Los profesionales han denunciado estos hechos porque las presiones de este señor coartando su libertad de expresión les han llevado al límite de su capacidad de aguante.

Pero aunque se resiste aún, sabe  que sus días de estancia al frente de la televisión regional están contados. Aunque la cúpula regional del PP maniobra e intriga en su defensa, los votantes del PP ya no le defienden de manera visceral. Ahora desde el PP la consigna es decir que RTVCM se va a convertir en Telepage, e incluso hasta algunos piden que  RTVCLM desaparezca para que no pueda usarse por ningún político (curiosamente son los mismos que antes se vanagloriaban de que la única verdad existente era la que daba Castilla La Mancha televisión), y si eso no cuela, argumentar que “Ahora más de lo mismo pero al revés, y que no cambia nada porque todos los políticos son iguales”.


Estamos un tercer grupo que opinamos que tanta paz lleve como descanso deja y que los castellano manchegos nos merecemos que nunca más se repita una gestión tan nefasta. A esto yo añadiría que la primera tarea de su sucesor será obligatoriamente la de desinfectar. Seré el primero en criticar a la nueva dirección si lo hace mal, pero hay que reconocer, que el listón de incompetencia está tan alto, que no creo que por muy fiel a sus ideas que pueda ser el sucesor, pueda llegar a ser tan sectario y tan orgulloso de serlo, como este personaje. Adiós Nacho Villa, adiós. Buen viaje lleves.

domingo, 19 de julio de 2015

No sabe perder quien no supo ganar

Una concejala de un pueblo vecino comentaba como la derrota del PP, en los municipios donde gobernaba, se ha asumido muy mal por sus militantes; pero aún peor, por quienes siendo alcaldes o alcaldesas se han visto relegados a la oposición sin esperarlo. Seguro que ocurre con los alcaldes de otros partidos no reelegidos el día 24 de mayo pero era tal el número de ayuntamientos que gobernaban los populares, que ahora también tienen mayoría entre los alcaldes que no repiten. Nadie que entra en competición tiene asegurado el triunfo aunque, según ellos mismos verbalizan, parece que muchos munícipes populares veían imposible no obtener de nuevo el apoyo de sus conciudadanos.
Quienes así han reaccionado muestran que no eran ganadores consistentes, capaces de aprender tanto en la derrota como en la victoria y que no dejan de serlo aun perdiendo. Para aquellos para los que la victoria electoral era un fin en sí mismo y no la recompensa a un trabajo bien hecho, el triunfo electoral les resultaba imprescindible para la autorrealización personal. Y son muchos los ejemplos que tenemos en la provincia, ex alcaldes que el lunes siguiente a las Municipales han comenzado a machacar a sus sucesores, sin darles los cien días que -aunque solo sean por cortesía- se permite tomar posesión y en los que, por respeto, el saliente debería permanecer en silencio.
Y es que estos demócratas ayer, deberían saber hoy que perder con elegancia no significa que no se haya sido competitivo sino que el pueblo que antes te dio el gobierno ahora te lo retira porque es soberano para hacerlo. Y, por eso, la derrota en ningún caso obliga a no saber estar y a olvidar que hasta en la derrota siempre debe haber dignidad. Nada es más insufrible para los ciudadanos que un mal perdedor, porque quien durante cuatro años ha jurado y perjurado amor a sus vecinos, no puede reprocharles ahora la decisión mayoritaria de reemplazarle. Esa actitud le convierte en un conciudadano, como mínimo, poco democrático y socialmente insoportable al demostrar públicamente, incluso ante quienes le han votado, que no ha sabido asumir la derrota.
Conviene que recuerden que cuando se es candidato a una alcaldía se están aceptando las reglas de la democracia. Nos han inculcado una educación que solo da valor a los ganadores y nos obliga a ser los mejores pero no nos han enseñado a aceptar que no siempre se consiguen los objetivos. Eso no puede conducirles a pensar que si, el día después de las urnas, no atacan inmediatamente al vencedor, ya no sirven para nada y que estarán eternamente derrotados. Solo sufrir un complejo de inferioridad puede justificar esa actitud.
El filósofo cordobés Séneca escribió:  “Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo, que lo que los otros opinen de ti”. No es obligatorio que los ex alcaldes hayan leído a Séneca pero actuando así demuestran no ser demócratas convencidos porque no admiten la voluntad ciudadana, ni asumen que haber sido alcalde nunca fue un derecho divino ganado a perpetuidad.
Lo triste es que los que hoy no asumen con gallardía que han sido derrotados, son los mismos que hace cuatro años tampoco supieron ejercer de vencedores respetuosos y exigieron el derecho a ejercer su legitimidad democrática como un cheque en blanco para poder hacer de su capa un sayo en los asuntos municipales, confundiendo el ayuntamiento con su cortijo particular. Y claro, cuatro años después han debido pensar que donde las dan las toman y su reacción defensiva creen que debe ser pasar al ataque.

viernes, 17 de julio de 2015

Mariano y su sueño de una noche de verano



“Luis, se fuerte”, aunque estés en la cárcel. “Luis, se fuerte”, aunque no presidas el Eurogrupo. Todos los que le rodean deben ser fuertes, y más si se llaman “Luis”. Es lo que recomienda don Mariano cuando sus amigos se estrellan. Sin presidir el Eurogrupo, pese a los besamanos a Merkel, y a predicar a los cuatro vientos que España ha hecho todos sus deberes y que somos los campeones del crecimiento económico. La figura de Rajoy hace tiempo que se tambalea por falta de credibilidad ante los españoles, y cada vez le queda menos si alguna vez tuvo  alguna. Pero para él eso no es un problema, y como en todos sus fracasos, los justifica culpando de ellos al PSOE y, como no, a Podemos.

El partido del gobierno (ese capaz de cambiando de logo volverse centrista en solo un fin de semana) lleva un mes de julio con los voceros oficiales muy afectados por los calores. Eso explica que el ínclito Rafael Hernando se atreva a corregir al premio Nobel Paul Krugman; que González Pons le pregunte a Tsipras ¿dónde está el dinero del rescate? (mientras él dice no saber dónde está el dinero que les hemos dado a los bancos); que el nuevo portavoz, Pablo Casado mienta afirmando que en Grecia se había producido una ola de atracos y violencia, sabiendo que mentía; o que el mismísimo Rajoy (el creador de empleos) afirme que “un gobernante no puede ofrecer cosas que van a quedar en nada” olvidando lo que él ofreció y lo que luego ha hecho. Será “la calor”.

Lo cierto es, que tras los resultados del PP el 24 M, todo les vale para buscar rédito electoral. De ahí mensajes absurdos como que no solo ha sido derrotado Syriza, sino que con Syriza ha perdido Podemos, el PSOE, Ciudadanos, y todos menos ellos. A este modernizado PP, ya no le basta con que aceptemos pulpo como animal de compañía, o con que copiemos cien veces como penitencia “Han ganado Europa, la Troyka y los poderes no elegibles de Europa, y han perdido los rojos”. En Génova 13 tienen orden de mostrarse como un partido insaciable al que no le basta con humillar y ofender a un país soberano y a su gente, si luego el mundo entero no se entera de que lo acontecido con Grecia no ha sido una humillación, sino una negociación “como Dios manda”, a lo Rajoy, una metodología que consiste en lograr que el rico quede contento y el pobre hambriento.

No les importa nada, que Grecia, España y la mayoría de los países de la UE, hayamos sido colonizados por Alemania, ni les preocupa que el futuro de los europeos (y por tanto de los españoles) este en manos de un engendro no democrático llamado Eurogrupo, no regulado en ningún tratado y sin obligación de responder ante nadie, ni siquiera ante los ciudadanos. Son innegables los errores estratégicos cometidos por Syriza en la negociación, pero que los pague Syriza y no todo el pueblo griego, al que han dejado sin soberanía, y lo que es peor, sin esperanzas de un futuro. Al contrario, en el PP aplauden que el Eurogrupo haya sido vengativo y cruel con los griegos, para así demostrarle a todos los europeos que no votar a la derecha es equivocarse, y que si en un país osa hacerlo, ellos se encargaran de que rueden cabezas.

Paralelamente el PP pone todo su empeño en dejar claro que los españoles nunca podemos ser como los griegos gracias a Rajoy. Por eso desde principios de julio nos están diciendo que “cada español tiene una deuda individual con Mariano Rajoy por haber evitado una situación como la de Grecia” y hasta se atreven a subrayar el hecho de que un griego solo puede sacar del banco 60 euros al día, mientras que aquí eso no nos ha pasado. Se olvidaban de la cantidad de españoles que no pueden sacar 60 euros tan siquiera a la semana.

Este gobierno español anda más preocupado por endurecer el rescate de Grecia, que por compensar lo que nos ha costado a los españoles rescatar a nuestra banca, sometiéndonos para ello a infames recortes no imaginables hace unos años. Y para culminar su demostración de cinismo nos lanzan el mensaje de que tenemos que estarles agradecidos. Para el PP de Rajoy, lo que importa no es lo que digan en las urnas sean españolas o de otros europeos, sino obedecer las órdenes de Merkel. Seguro que en sus conversaciones de “ama y sumiso”, Rajoy le transmitirá que los españoles apoyamos a Alemania sin fisuras en su lucha contra el rojerío heleno, y que puede estar tranquila que él ya se ocupa de darle su merecido al hispano.

Pero Rajoy intenta aparentar ante los españoles que a él en Europa le escuchan, pero le traiciona su egolatría.  No quiere asumir que en Europa le tratan como a un mindundi, por eso nos multan por la deuda de la Comunidad Valenciana, o hemos sido el hazmerreír por el batacazo de De Guindos, o le servimos de bufones al enviar un comisario cuyo mérito es comerse los yogures caducados. Por si no se ha enterado, ha sido Merkel quien ha afirmado ante los micrófonos que España ha sido rescatada y que lo que se está haciendo en el rescate de Grecia es similar a lo se ha hecho en los de Irlanda, Portugal o España.

Pero nadie en la derecha europea está preocupado porque en uno de sus países miembros haya perdido la democracia, sino que se muestra contenta porque la derrota es de un gobierno de izquierdas. Esta Europa que humilla a sus miembros no es la solución sino el problema. Mientras la derecha grita de gozo, la bolsa da saltos de alegría, y la banca española duerme tranquila con 3700 millones de beneficio en el primer trimestre de 2015. En base a esos progresos Mariano dice que a los españoles nos va de película, debe pensar que todos los españoles y españolas somos accionistas de esos bancos, y así demuestra que está cumpliendo su compromiso con España y con los españoles.

Como un imberbe enamorado, Mariano esta sordo y ciego de amor por Ángela, o no se explica que todo le venga bien y hasta se cuelgue una medalla por haber sido el primer país al que Europa sanciona por ocultar el déficit de una región. Él es más optimista que Zapatero, y ahora está convencido de que hemos cambiado presidir el Eurogrupo por presidir el BCE. Sin duda Mariano vive su sueño de una noche de verano, un sueño en el que imagina que todos hemos aprendido lo que le ocurre a quien no obedece, y que con el miedo en el cuerpo, los españolitos no volveremos a darle la espalda al PP como le ocurrió el  24 de mayo. 

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...