sábado, 6 de febrero de 2016

5 de febrero .- AYER PACIENCIA, HOY CONFIANZA


Poner fin a un gobierno del PP no parece tan importante para Ciudadanos como nos decían, si nos atenemos a que ahora no ve salida a un nuevo gobierno sin contar con el PP. Tampoco lo parece para Podemos, que ve al PP detrás de Ciudadanos y así justifica tener que decirle a su deseada pareja de baile, el PSOE, aquella frase propia de novios despechados de “Elige. O el o yo”. Al PSOE se le podría recordar aquella canción de “cómo se pueden querer dos amores a la vez y no estar loco”, La respuesta es porque necesita a ambos para sacar al PP de la Moncloa.
Cuando entre negociadores se trazan líneas infranqueables, solo puede esperarse que crezca la desconfianza entre ellos. Y en esa estamos, aunque ambos deberían anteponer el bien general al de sus respectivas formaciones políticas. No es fácil que lo hagan ya que ambos mantienen, que su cerrazón es precisamente porque piensan en el bien general como motivo para no ceder en sus trincheras. Pero saben que mientras entre ellos se alejan, es Mariano el único que se puede sentir reforzado ante su falta de entendimiento. Ninguna puerta está cerrada, pero tampoco se percibe que ninguna este entreabierta.
Ciudadanos cree imposible gobernar con Podemos, y estos con Ciudadanos. Programas económicos diferentes hacen lógicas ambas posturas, pero eso no debería convertirlas en un veto de uno al otro. Hay que negociar, y eso está reñido con mentir y con hacer al otro perder el tiempo. Tienen al PSOE en medio de ambas posiciones. De un lado un Ciudadanos que es la derecha liberal y por tanto antagónica a lo que quieren las bases del PSOE, pero también un bálsamo útil para Sanchez para aplacar la presión interna en la casa socialista. Y al otro lado un Podemos que es ideo lógicamente más próximo, pero sueña con tomar al asalto el espacio político de los socialistas.
Sanchez debe pensar que ni contigo, ni sin ti, tienen sus males remedio. Coinciden con quien no deben y se alejan de quien no debieran. Ciudadanos y PSOE quieren que pasen lentamente los días. Mientras PP y Podemos que lo hagan de manera vertiginosa. Los cuatro llevan extraños compañeros de viaje, pero todos tienen la esperanza de que acabaran viajando con quien piensa de manera similar, y en eso llevan las de ganar Cs y PSOE, porque en los viajes eso ocurre cuanto más se prolongue el viaje.
Personalmente no me gusta un acuerdo PSOE-Ciudadanos, porque el sentido común nos dice, que en una situación como ésta, ese acuerdo pasaría porque la izquierda del PSOE ceda tanto que parecería la derecha. Tampoco me gusta que el acuerdo con Podemos se alcance sin que desaparezcan la soberbia y la vanidad que se nota detrás de un “si no estás conmigo, estás contra mí”. Prefiero un gobierno PSOE- Podemos, pero un gobierno que sea el resultado de un pacto, no puede ser intransigente ni plantearse como un frente, porque si ese es el resultado final, muchos se van a preguntar ¿para qué votamos?¿para seguir con las dos Españas que interesan al PP?
En política nadie obliga a otro a pactar, y solo se alcanza un pacto si ambas partes ceden responsable mente. Hoy como ayer, sigo viendo más posible repetir las elecciones que ver alcanzado un pacto, pero eso no me hace desconfiar en que estamos en el momento para la política, para los acuerdos y los pactos. Las manos deben continuar tendidas entre todos en los días venideros.
Ayer paciencia, hoy confianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...