viernes, 2 de enero de 2015

¿Temes perder tu puesto de trabajo? Con el PP gobernando es imposible

Hacer una entrevista radiofónica a primera hora de la mañana del primer día del año, debe ser algo difícil, porque a cualquiera nos afectaría la pérdida de oxígeno cerebral, tras la noche de fin de año. Parece que De Guindos también es de carne y hueso, y le afectó. Hasta podría decirse por sus declaraciones que De Guindos estaba en el guindo.

Siempre en su línea, cínico, mentiroso e hipócrita. Este señor no cambia de un año a otro. Se mostró convencido de que para un españolito de a pie, no hay nada mejor para empezar 2015, que escuchar a un ministro decirle, que los que trabajamos ya no tenemos miedo a perder el empleo.

Personalmente de este gobierno ya no me creo nada, pero le doy el beneficio de la dudad si se refería a que con la reforma laboral mariana, cuando no te quieren en un sitio, ya  no debes tener miedo a perder el trabajo, ni a que te despidan, sino a que la patada en el trasero no sea muy dolorosa y simplemente te echen, y santas pascuas.

Además de no convencerme, me sonaron sus declaraciones a tomadura de pelo colectiva, y a una falta de respeto a todos nosotros. Porque si algo hemos aprendido de esta crisis, es que ya nadie resulta imprescindible frente a la cuenta de resultados de una empresa, y para eso no hacía falta cenar con uvas y desayunarnos con guindas.

Queriendo ser imparcial, voy a intentar encontrar otros significados o el mensaje subliminal que hay detrás de esas declaraciones. Y lo cierto es que sugieren muy diversas  interpretaciones, desde la primera que sería darle la razón y pensar que quizás no tememos perder el trabajo, porque lo que en realidad nos preocupa es si tenemos expectativa de conseguir uno nuevo si perdemos el actual, hasta negar la mayor, y afirmar que tenemos pánico a que nos despidan.

Puede que se trate de una visión personal, y nos dice que él no tiene miedo a perder su empleo. Está claro que si después de los patinazos económicos que ha cometido, empeñado en la austeridad, sigue de ministro, le resultará difícil pensar que el presidente pueda darle la boleta. O que como los españoles más cercanos que tiene son los miembros del gobierno, y ellos han perdido el miedo a perder (valga la redundancia) el puesto de trabajo, y que tienen  expectativas de futuro en una multinacional, mientras las puertas giratorias sigan funcionando, puede que piense que todos estamos igual que los ministros.

Otra explicación podría ser, es que cinco millones de españoles no tienen empleo y por lo tanto no pueden tener miedo a perderlo. Es lo mismo que le ocurre a De Guindos con la vergüenza, al carecer de ella no puede tener miedo a perderla, como demuestra haciendo esta declaración ante un país con seis millones de desempleados. Para esos cinco millones sí que se ha perdido el miedo a perder el trabajo, porque no lo pueden perder.

Tal vez quiera decirnos, que con el paro existente es casi imposible destruir más empleo, e incluso nos puede estar anunciando la necesidad de una nueva reforma laboral con la que asustar aún más a la clase trabajadora. Con la señora Bañez detrás, seguro que ya disponen de una borrador de nuevas medidas “absolutamente imprescindibles” que nos hagan aceptar condiciones laborales aún más miserables que las que ya han impuesto.

O puede que lo expresado obedezca a un intento de defender lo indefendible y seguir el nuevo año actuando como unos cínicos redomados a los que no les importa que la desvergüenza gubernamental alcance cotas insospechadas. Desde su llegada al gobierno en 2012, cualquiera puede ver que no se hartan de contar mentiras, no se sienten responsables de mantener en sus filas a muchos corruptos, ni de ser los destructores del Estado de bienestar. Viven en su burbuja y no se enteran de la realidad.

Y por último, también sus declaraciones podrían demostrar que cree firmemente el gobierno que la gente se ha acostumbrado a vivir en la incertidumbre. Porque incertidumbre si hay en la calle, entre el miedo a continuar en el paro y el miedo a "encontrar" un trabajo Esto último es tan difícil, que la gente está segura de que, si te contratan, cobraras una mierda, y que no hay diferencia económica con estar parado.

En resumen puede decirse que el optimismo expresado por De Guindos es inversamente proporcional a los resultados que percibimos los ciudadanos de las políticas aplicadas por el gobierno del que es miembro. Y lo más lógico es que sus declaraciones obedezcan a que ahora tocan elecciones y decirnos que con el PP en el próximo mandato se van a crear cinco millones de empleos. Si no dicen expresamente esto, pronto nos lo dirán, aunque para ello tenga que interceder la Virgen del Rocío.

Para el gobierno ha llegado el momento de hacernos olvidar lo que en estos años nos han quitado, y seguro que encontraran la forma de darnos alguna limosna como retenernos menos en la nómina a los que trabajamos para que nos creamos que nos han subido el sueldo, o dar cuatrocientos y pico euros para que los desempleados no mueran de hambre. Y sabiendo que si con eso no nos convencen, siempre pueden volver a utilizar el rancio discurso de la herencia recibida, que tan buen resultado les ha estado dando.

La otra explicación de estas declaraciones, es que nos siguen tomando por gilipollas. Y esta me suena que va a ser la razón verdadera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...