miércoles, 6 de mayo de 2020

Diario del coronavirus 104

Buenos días. Ya miércoles.
Hoy es un día importante en la lucha contra la pandemia. En el Parlamento se debate sobre la prorroga o no del estado de alarma.
Hemos ido constatando, como en estas semanas, ha descendido la cifra de fallecidos. De la actuación anterior a declarar el estado de alarma, se reprochará al gobierno lo que cada uno quiera. Pero no creo que el descenso de muertes, se deba a las banderas a media asta, a las corbatas de luto, a los crespones negros, a las misas, al Rh dominante en una Comunidad, ni a las frases grandilocuentes de muchos políticos creyéndose ilustrados.
El descenso en el número de fallecidos se ha producido sobre todo gracias a nuestra responsabilidad, al cumplir con el confinamiento, que fue implícito a la declaración del estado de alarma sanitaria por el gobierno. Eso ha impedido a los irresponsables comportarse como tales, lo que vistas las imágenes de los días en que alguna medida se ha relajado, le da aún más valor a esa declaración. Siguen siendo muchos los fallecidos de cada día, pero también son muchos menos progresivamente. ¿Habrá alguien a quien ese descenso no le convenga? No lo creo, sería un mal nacido.

Ahora muchos quieren abandonar ese estado de alarma, y entrar en una desescalada de las medidas, cada CA según su criterio, alguna se ve haciéndolo a toda pastilla si se escucha a sus dirigentes. Los grandes defensores de una sola España, hoy tienen prisa por ser diecisiete. Pero les oyes decir que son contrarios a mantener el estado de alarma, y se sabe que están mintiendo. Lo que quieren es una desescalada a su gusto, y dirigida por ellos, y no con criterios comunes.
Al mantenimiento del estado de alarma, se le ha convertido en una pieza del tablero político, donde todos juegan con un intercambio de intereses. Bastaría mirar afuera para darse cuenta de la importancia de actuar juntos. Ningún país vecino se ha atrevido a moverse con la celeridad que aquí pretenden hacerlo algunos. Ahí está Reino Unido o el poderoso Estados Unidos, donde sus líderes dejaron al virus campar a su capricho, y hoy endurecen sus medidas, o como en Alemania la desescalada hubo de frenarse por un aumento de los contagios. Está controlándose la situación en los países donde impera la prudencia, y donde no, hoy les pasa factura, muy grande y dolorosa.
Tampoco se entiende, que quienes acusaban y aún acusan al gobierno, de adoptar las medidas de confinamiento tarde, ahora apuesten por levantarlas pronto. Ni se entiende, como los que hoy quieren salir ya del estado de alarma, ayer le reprochaban al gobierno, no dejarse asesorar por los científicos, cuando ellos saben que hoy ningún científico firmaría una propuesta de una desescalada rápida. Sin embargo si lo hacen ellos ¿que asesor científico les respalda? Tal vez el primo de Mariano.
No nos debe extrañar, que no quieran continuar en estado de alarma ni Galicia, ni Euskadi, ni Catalunya, las tres con elecciones autonómicas a la vista. Por esa razón ellos no se sienten obligados a pensar solo en la vida de todos, también piensan en su interés electoral. Su horizonte a corto plazo no es solo la salud, sino las matemáticas electorales, y el descenso en las muertes hace que ya estén en campaña. Sólo deberían hacerse una pregunta para decidir su voto ¿han pensado los dirigentes de esas Comunidades, que en caso de producirse un rebrote, y ellos haber votado en contra de mantener el estado de alarma, les tocaría dar explicaciones a sus gobernados? Seguro que sí, y no se la jugaran. Presionaran, pero no correrán ese riesgo.
Ayer pensaba de otra manera, veía levantarse el estado de alarma. Pero hoy (tal vez sea por estar recién despertado), no veo lógico que no se produzca una prorroga. Se negociará, sobre como debe ser su continuidad, pero no parece razonable que un grupo político rompa la baraja y se arriesgue a dispararse en el pie vitando contra ese estado. Pueden hacerlo los que buscan solo el cuanto peor mejor. Si lo razonan, ninguno votará no continuarlo, aunque deba decir hasta el final, que va a votar no, y así incrementar el valor de su sí o de su abstención. Eso también es una cuestión de matemáticas.
Aunque piensen que al jugar sus bazas lo hacen como políticos, el ambiente mayoritario entre los ciudadanos pide otra cosa. Les pide que entiendan, que antes de políticos son nuestros representantes, y no pueden jugar con nuestra salud. Si tienen alguna duda, la pueden resolver fácilmente. Les bastaría con preguntarle a sus hijos que opinan, y se darán cuenta que son más responsables que ellos y no tienen sus mismas dudas. Quieren no tener miedo al salir de casa.
Espero no equivocarme. Se matizará como es ese estado de alarma, Se dirán barbaridades a Sánchez y a su gobierno, pero creo que al final de la batalla parlamentaria, seguiremos en estado de alarma. Si no es así, nos la jugaremos a la ruleta rusa, pero al menos sabremos a quien responsabilizar de los muertos en un (por nadie deseado), rebrote de la pandemia.
Son las 8 y empiezo mi faena de cada día. Veremos que sucede
e.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...