martes, 10 de abril de 2018

LO QUE INSPIRA CIFUENTES

¿Algún compañero de Master, vio a Cristina por clase? Esta señora acostumbra a hacerse ver en cualquier sitio donde va.
Ahora nos dicen sus profes, que publicar las pruebas de que Cifuentes ha hecho el master vulnera la protección de datos. Nunca se puede vulnerar la protección de datos, (y menos tras la que se ha montado) siendo ella un cargo publico. Los ciudadanos tenemos derecho a conocer la verdad sin cortapisas, respecto a la actuación de los representantes públicos.
Lo que ocurriría en un país decente, es que la fiscalía habría actuado ya de oficio porque estamos ante una presunta falsificación de documento por parte de Cifuentes, o de no ser así, debería hacer lo contrario, actuar contra eldiario.es por publicar una información falsa.
Menos mal que hoy se ha conocido, que ya alguna asociación de alumnos universitarios ha llevado el asunto ante la fiscalía, y esta tendrá que intervenir si o si. Porque de no hacerlo, igual, nos encontramos que nadie mueve un dedo.
Alguno personaje seguro que ya estaba pensando, en también obtener cualquier titulo universitario sin tener el menor problema, aprovechando este precedente de Cris,
¿Para que hay que examinarse? Si basta con unos euros, lo mismo que antes a algunos les bastaba con un buen jamón.
Nos guste o no, este pais con Mariano, cada día es más "vintage"
Pregunta a la Sra. Cifuentes:
si usted se atreve (presuntamente) a falsificar el expediente de un máster que solo le sirve para adornar su currículum, porque no lo necesita para ejercer su cargo, ¿de qué no será (presuntamente) usted capaz para mantenerse en el poder?
Esto demuestra que le sobran ambición e impaciencia, pero le falta decencia. Presuntamente, claro.
Solo quien no quiere verlo, ignora que los españoles somos las víctimas de un poder dirigido por una banda canallesca. Es imposible no pensar que se burlan de nosostros cuando dicen que están al servicio de todos los ciudadanos.
Si a eso añadimos que tenemos una jefatura del Estado impuesta por un dictador, que no podemos someter a refrendo; y que la diferencia de trato que dispensa la justicia depende de quien es a quien se juzga, el resultado invita a cuestionar si realmente esto puede definirse como un Estado de Derecho.
¿Qué hay que hacer para que se nos garantice una transparencia absoluta en la administración de lo público que disipe esta duda?.
Cristina "en diferido".
Cifuentes se matriculó en diferido, asistió a clase en diferido, se examinó en diferido, aprobó en diferido, e hizo el trabajo del Master en diferido. Por eso ahora da las explicaciones en diferido, pone la querella en diferido, y se esconde en diferido. No le pidáis que dimita, que no piensa hacerlo, y si lo hiciera, lo haría en diferido, que para eso es la almumna modelo de la escuela de Mari Loli Cospedal.
Banderas a media asta en diferido nos esperan, si cae la Cris.
La presidenta de Madrid se matriculó en su máster de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) tres meses después de que arrancaran las clases. No fue vista en el aula por sus compañeros de curso en todo el año. Tampoco apareció en los exámenes y dos años después de terminar el curso, en 2014, una funcionaria que no estaba asignada a estas tareas, Amalia Calonge, entró en su expediente de forma irregular y cambió dos “no presentados” por dos notables.
No fue este el único papel importante en esta historia de Amalia Calonge. Cifuentes intentó que esa misma funcionaria, tres años más tarde, recogiese su título en su nombre para evitar aparecer ella misma en la secretaría de la Universidad.
Cristina Cifuentes y Amalia Calonge se conocen hace años. En un primer momento, el equipo de la presidenta de Madrid lo negó. “He hablado con la jefa y me dice que no tiene ni idea de quién es”, aseguró una portavoz de la presidenta a eldiario.es. Pero después, en una entrevista en Onda Cero, Cifuentes admitió que sí se conocían, y también que Calonge le acompaño “amablemente” a recoger su título. Este selfie de ambas está hecho ese día: el 16 de noviembre de 2017. Hasta que eldiario.es publicó este escándalo, Calonge tenía esa imagen como foto de perfil en su WhatsApp.
Cifuentes intentó que la misma funcionaria que le cambió las notas recogiese el título del máster en su nombre. Amalia Calonge coincidió con la presidenta de Madrid en la toma de posesión del actual rector. La funcionaria no pudo retirar el título de Cifuentes porque necesitaba un poder notarial


Lo peor del "Extrañó caso del Master en diferido de Cris", no es en sí su caso concreto, sino lo que invita a sospechar sobre como funciona la Universidad Pública española. Penoso si se confirma que por la cara (o por el bolsillo) se puede obtener currículum en ella.

Parece que este caso es un poco especial. Falsificar firmas entra en materia penal. Ahora dirá que ella no ha sido y será verdad que ella personalmente no ha sido, porque tonta no es, pero ¿y lista?¡

Noticia!
La Universidad Rey Juan Carlos impartirá un Master para poder entender lo del Master de Cifuentes.
Abierto el plazo de matrícula. Date prisa antes de que Cifuentes pasé a ser "esa señora de la que usted me habla".

De Ignacio Escolar
"Asusta el cinismo de Cifuentes. Asusta lo barato que sale en España mentir, y lo difícil que resulta que algunos políticos asuman su responsabilidad. Asusta saber que nadie en el PP la cree, pero que todos asumen que es mejor que siga porque quitarla en este momento les viene mal. Asusta que nadie en Ciudadanos se trague sus mentiras, pero que también calculen que electoralmente les viene mejor tocada que hundida, y que por eso aún no la vayan a tumbar. Asusta esa bancada de diputados del PP de Madrid que hoy dan aplausos y ovaciones a Cifuentes con la misma efusividad acrítica con la que antes aplaudieron a Ignacio González, Francisco Granados o Esperanza Aguirre. Exactamente igual.
Asusta el talento de Cifuentes para mentir sin apenas pestañear".

Caso Cifuentes:
Ciudadanos solicita una comisión de investigación para decidir si es tolerante con la impunidad o puede continuar presumiendo de ser un partido que apuesta por la regeneración.
Mientras se decide por una u otra cosa, lo único que les preocupa es la rentabilidad electoral que puedan obtener alargando la agonía del PP madrileño.
Vamos que de partido nuevo y regenerador, na de na, que son más de lo mismo, los alumnos aventajados en la tolerancia que con la corrupción practica el PP.

Increíble pero cierto. ¿De qué más nos tenemos que enterar para que esta caradura dimita? ¿qué más necesita Rivera y su partido para exigirle la dimisión?

Con lo de Cifuentes, algunos perecen haber descubierto la pólvora por sorpresa. Lo que esto demuestra, es que aún perviven las viejas tradiciones entre nosotros, y lo que han hecho es cambiarle el nombre, y ahora llaman "Corrupción" a lo que antes se llamaban "favores".
Esta ha sido la forma habitual de actuar de quienes tenían poder, su forma de hacer las cosas de toda la vida. Aunque ahora muchos se rasgan las vestiduras sorprendidos por como ha funcionado una Universidad, todo el mundo conocía que estas cosas sucedían, pero que nunca se llegó al escándalo por que ese mecanismo de funcionamiento era algo asumido como habitual.
Los "favores" se devolvían por la gente con "padrino" o de buena familia. Y en este caso, lo diferente es que a Cifuentes la han pillado con el carrito del helado, y encima doña Cristina lo ha embrollao con su soberbia y pedantería.
De sorpresa poca.


Poca gente sensata puede ser capaz de entender, por qué Cifuentes sigue en una huída hacia adelante que no la lleva a ninguna parte. Si ella fuese sensata, sabría que no tiene ya escapatoria posible y que cada vez la salida a este asunto es más negra.
Pero ella vive en una realidad paralela, como poco demencial, la de alguien que parece creer sus propias mentiras, y que entre prepotencia y soberbia, hasta parece convencida de que una vez hizo un master de algo. Ella insiste, pero cada vez cava más profundo su pozo.
Y si demencial lo suyo, no lo es menos lo de la cúpula del PP. Por muchos aplausos y selfies en Sevilla, todos saben que Cifuentes ya es un cadáver politico, eso si, víctima del fuego amigo, y eso convierte en más incomprensibles aún esos aplausos de los suyos que lo saben.
¿Es que en el PP madrileño no hay nadie que pueda sustituirla? ¿ de verdad no tienen a nadie para sustituirla? Triste que alguien así gobierne Madrid, y mucho más que alguno de esos forofos que más la aplauden hoy que ya huele a cadaver, pueda acabar siendo el nuevo presidente madrileño.
Y los de Ciudadanos dudando si son galgos o son podencos. PP y C's son tal para cual, y no se puede dilucidar si son más impresentables los del PP por corruptos, que los de C's por actuar como sus complices.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...