jueves, 17 de abril de 2014

Arias Cañete, un personaje con pasado


 La presentación del candidato del PP a las Elecciones al Parlamento europeo tuvo lugar en Toledo. Fue un acto en el que no se presentó  ninguna propuesta del programa electoral, pero en el que si se volvió a utilizar la herencia recibida y el miedo a “si no gana el PP”, como grandes argumentos de la campaña que iniciaban. Según los halagos que le hizo el presidente del Gobierno, cada vez que veamos a Arias Cañete, todos los españoles sin excepción debemos hacerle la ola entre vítores y aplausos, ya que según Rajoy, es ”el mejor candidato que se podía elegir para ganar y trabajar con crédito en Europa por resolver los problemas de los españoles”.
 
No es raro que se destaquen los valores de un candidato por parte del presidente de su partido, y que se ensalcen sus logros en política (que seguro los tuvo en su etapa como parlamentario europeo). Pero de ahí a intentar disfrazar a un personaje maniqueo como inmaculado y adalid de la honestidad, hay un largo trecho. La primera muestra de que Arias Cañete no es tan decente como Rajoy lo pinta, y de que el candidato acostumbra a actuar en política saltándose cualquier regla que pueda resultarle incomoda, lo demuestra al hacer su primer mitin electoral desde la mesa del Consejo de Ministros en Moncloa. Aprovecharse de su cargo y del lugar desde el que hablaba para hacer campaña y presumir de su experiencia es una falta de ética, y hacerlo con una frase demostrativa del pensamiento cuartelero del personaje: "He hecho mucha mili en la garita de la Unión Europea", es además de mal gusto.
 
Tendrá que ser el electorado quien el 25 de mayo le juzgue y le demuestre su confianza en que resolverá los problemas de España en la UE, pero desde luego su ya larga trayectoria en política no augura que sea el perfil de alguien que atiende a las necesidades de nuestro país. Cañete simboliza lo peor del PP, un partido que no ha dudado en emplear la mentira sistemática, y en el que encaja perfectamente, y son muchos los asuntos, frases y decisiones que hacen pensar que no resolverá nada distinto a aquello en lo que él no tenga un interés personal.
 
Como responsable del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha sido el ministro de las subvenciones, del untamiento empresarial y de las regulaciones anticompetitivas, que ha beneficiado a las grandes explotaciones, mientras se hundía el pequeño agricultor, amén de  mostrar desprecio por las iniciativas de protección ambiental. Para un país que ve en la corrupción y en la clase política dos de sus grandes problemas, conocer al personaje hace que esa imagen de “lo mejor posible” que el PP trata de vender diste bastante de lo que necesitamos para mejorar la calidad de nuestra democracia.
 
Han sido muchos los episodios en su gestión donde apareció el tufo del tráfico de influencias: colocó a su cuñado como presidente de la Sociedad Estatal de Caución Agraria y a su hija en la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC); favoreció a compañeros de partido al contratar como directivo en TRAGSA al yerno del diputado del PP Gabino Puche o como gerente de TRAGSA-Madrid al exalcalde del PP en El Escorial, y todo ello mientras la empresa acometía el mayor ERE de su historia,
 
Arias Cañete está acostumbrado a moverse entre las incompatibilidades de su cargo y sus intereses personales. Ejemplos son que su esposa fue investigada por recibir ayudas de la PAC en una operación de posible ingeniería financiera; que mientras ocupaba cargos públicos como concejal del Ayuntamiento de Jerez, senador por Cádiz, parlamentario europeo y ministro de Agricultura sus empresas recibieron 251 millones de ayudas; que ocultó al Parlamento Europeo que era consejero de una empresa agraria; que se publicó que administró empresas situadas en paraísos fiscales; que estuvo relacionado con el llamado caso de los DNI falsos uno de los mayores fraudes fiscales (blanqueo de más de 2.000 millones de dinero negro generado por industrias del sector agropecuario); o que .siendo portavoz de Agricultura no informó a la Cámara europea sobre sus intereses en un asunto en que intervino saltándose el reglamento de esa cámara.
 
Es el ministro del gobierno que más patrimonio ha declarado: 1.731.949,03 euros, con más de un millón de euros en inmuebles y el de resto de bienes muchos procedentes de herencia familiar. Es propietario de un 2,5% de participaciones en la petrolera Dúcar S.L, con vinculaciones al Estado, aunque la Ley de Conflictos de Intereses obliga a inhibirse al alto cargo que haya dirigido una empresa en los dos años anteriores a su toma de posesión, con independencia del porcentaje de acciones que tenga. No es precisamente un ejemplo de los españoles afectados por la crisis.
 
Arias Cañete está en política desde joven y ha ocupado cargos públicos desde tiempo inmemorial. En su curriculum figuran frases que definen su carácter y su forma de entender la sociedad: de chabacanería en Jumilla 2000 sobre el Plan Hidrológico Nacional: "No, salir, sale por cojones....Porque el Plan Hidrológico o sale en esta legislatura o no sale nunca, tenemos mayoría y esta vez sale por narices... va a ser un paseo militar."; en Jaén, dio una muestra de machismo al afirmar "El regadío hay que utilizarlo como a las mujeres, con mucho cuidado, que le pueden perder a uno"; muestra su xenofobia al achacar a los extranjeros el colapso en las urgencias, o al proponer regular el uso del velo islámico; de señorito andaluz en frases como "Aquellos camareros maravillosos que teníamos, que le pedíamos uno cortado, un no sé qué, mi tostada con crema, la mía con manteca colorada de cerdo, y a mí uno de boquerones en vinagre y venían y te lo traían rápidamente y con una enorme eficacia".
 
En materia medio ambiental también ha protagonizado algunos episodios sonados como cuando Bruselas tuvo que frenar su intento de ampliar la caza del Lobo ibérico, o cuando rechazó el texto de Sanidad que advertía sobre el riesgo del plomo de caza, o cuando en el peor verano de incendios de la última década en España (Canarias, Andalucía, Castilla La Mancha, Galicia y Alicante), él estaba en los toros con la excusa de acompañar al Rey. Y por si lo anterior es poco, valga como colofón su reforma de la Ley de Costas que alarga las concesiones y autoriza nuevos usos en primera línea.
 
Arias Cañete es la antítesis de la descentralización europea cada vez más necesaria para los países del sur como el nuestro, y uno de los protagonistas del reformismo liberalizador que nos ha traído los recortes al estado del bienestar. Que de él se diga que "se mueve como pez en el agua en las instituciones europeas", solo viene a acreditar su vacío ideológico en lo social, indispensable para ser alguien en la actual UE, y que es un verdadero político profesional europeo del grupo de los que tienen pocos escrupulosos.
 
Es conocido su interés por la industria del automóvil y el sector del juego, donde también tiene intereses, pero su gran mérito es haber sabido capear las tormentas como un corcho que siempre flota. No sé si un político que es conocido no por su buena gestión, sino porque se ducha con agua fría, se come los yogures caducados, y también come insectos: “Fritos y pequeñitos no son desagradables”, es lo que nuestro país necesita ahora. En cualquier caso, esperemos que no practique el canibalismo con los ciudadanos españoles desde Bruselas, lo que con este personaje no es descartable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...