domingo, 19 de julio de 2020

FALTAN RASTREADORES Y FALTA RESPONSABILIDAD CIUDADANA

Parecemos empeñados en que vuelva a ser necesario recordar, a cada momento, el viejo “quédate en casa”. Pero ahora no solo será cuestión de distancia social o mascarillas. Estamos acercándonos a ese punto donde eso es tan importante, como que los servicios sanitarios estemos alerta, preparados y equipados, porque las cifras de contagios avisan de que vamos caminando hacia atrás, y nos acercamos a los números de finales de abril.
En los 158 brotes activos, ayer nos acercamos a los 1400 casos nuevos. De ellos casi 700 en el último día. Los nuevos infectados están en un intervalo de entre los 45 y los 50 años de edad y la mayoría son asintomáticos. El origen de los brotes está básicamente en reuniones familiares y de ahí salta a los lugares de trabajo de los afectados. Luego están las celebraciones y concentraciones de jóvenes.
Personalmente creo, que si esto está ocurriendo, hay que encontrar las causas en la falta de conciencia ciudadana de algunos, pero también en errores en el rastreo de los casos, seguramente por la falta de rastreadores en toda España, y especialmente en la Comunidad de Madrid y en Castilla La Mancha. Según el Instituto Carlos III hablamos de una persona rastreada por caso, lo que bajo criterios epidemiológicos es muy poco. Ese informe muestra importantes diferencias entre Comunidades, que van desde las 5 o 6 identificaciones de contactos por caso de Canarias, Andalucía y la C. Valenciana, a las 0 de Catalunya, o a una sola identificación de contacto de Madrid, Castilla-La Mancha y Asturias. Cierto es que ese dato puede ser cuestionable, si en un caso se identifican 6 contactos y en otro 2, la mediana es de 4, por lo que esas cifras, sin otros datos, hay que ponerlas en cuestión, pero lo cierto es que hay situaciones epidemiológicas muy diferentes de una Comunidad a otra.
Si no queremos volver a las cifras de fallecidos, al encierro y a tener que frenar de nuevo la actividad económica, tenemos que ser capaces de cortar las transmisiones desde el inicio. Para esto, ayer ya es tarde. En Atención Primaria debemos hacer todas las PCR que sean necesarias, ante la menor duda de que podamos estar ante un caso, aunque este presente pocos síntomas o sea asintomático. Es fundamental el diagnostico precoz de ese caso y de sus contactos estrechos, porque es imprescindible para intentar impedir la transmisión dentro del periodo asintomático o de pocos síntomas de esos contactos.
De ahí la importancia de los rastreadores, que no tienen porque ser sanitarios, sino personas a las que se instruya mínimamente en esa labor. No sería tan difícil plantearse que en cada colegio, instituto o centro de trabajo, una persona se responsabilizase de estar pendiente y de realizar esa labor. Hay que identificar inmediatamente a quienes conviven con un caso sospechoso para su aislamiento preventivo y evitar la extensión del virus. Las PCR debe llegar en cualquier caso en 24 o 48 horas, pero si no es posible, los rastreadores deben localizar a esos contactos y ponerles en cuarentena hasta saber si el caso era positivo, y de ser negativo se les retira la situación de aislamiento. Pero aquí gana mucha más importancia el principio de“más vale prevenir que curar”.
Pero no todo lo podemos fiar a tener más rastreadores. Sino se cuenta con la colaboración ciudadana, con la responsabilidad individual, no mejoraremos la situación con tener un mayor número de rastreadores. Las Comunidades Autónomas deben poner los medios y hacer las contrataciones necesarias, pero nuestro papel como ciudadanos es tanto o más importante que el de ellos.
Buen domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...