viernes, 10 de abril de 2020

Diario del coronavirus 47

10 de abril 2020-04-09 Lo prometido es deuda.
Nada volverá a ser normal en nuestras vida hasta que no dispongamos de una vacuna. Hoy conocemos una buena noticia científica, que un equipo internacional de investigadores, entre ellos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad Politécnica de Valencia, han publicado el genoma de una planta que puede servir para "cultivar" la vacuna. Eso puede ayudar a disponer de mucha dotación y hacerla accesible a toda la población mundial.
Entretanto, tendremos que aprender a convivir guardando las distancias. Todo señala que la situación de cuarentena se extenderá hasta mediados de mayo, hasta el 11 de mayo. No gusta, pero lo cierto es que el aislamiento frena la epidemia, aunque de manera más lenta de lo que nos gustaría. Las medidas en esa prorroga no serán idénticas a las que ahora tenemos, pero se seguirán imponiendo limitaciones de movimientos. Siguen siendo decisiones imprescindibles en esta lucha.
Mientras todo sigue evolucionando. España e Italia han seguido curvas paralelas en la evolución de la epidemia. En España, los datos señalan que las infecciones se duplicaban cada dos días en la segunda quincena de marzo, pero desde entonces lo hace a menor velocidad.
Pronto tocará salir. Miedo a lo que podamos encontrar al cruzar la puerta de casa hacia afuera. Temor al contacto, me atrevería a decir que hasta a las miradas, cuando nos crucemos con alguien por la calle o en un transporte público. Eso espera a muchos.

A desescalar
Ayer conocía la noticia, de que en las residencias de mayores de la ciudad se ha comenzado a realizar los test, Ojala lleguen a todos esos centros mejor hoy que mañana.
También hay otra cuestión pendiente: los sanitarios seguimos trabajando sin saber si estamos sanos o contagiados. Se ha dicho ya varias veces que nos llegarían los test rápidos, y si a las residencias de mayores han empezado a llegar, a nosotros no. Somos el grupo más crítico, de contagiados y contagiadores, que no se olvide, que eso es parte de la fase uno. Lo cierto es que, tras casi un mes de estado de alarma, estas pruebas rápidas no se están usando de forma generalizada. Ya ha comenzado el reparto entre las comunidades autónomas y algunas empiezan a distribuirlas en los centros, esperemos que nos toque.
Mientras, Sanidad prepara ya la fase 2, el llamado plan de "desescalada" del confinamiento. Eso debe ser así, porque realmente, aunque sigan las oscilaciones, estamos en la meseta de la curva, no se sabe cuando empezar á la bajada pero empezará. Primero hay que centrase en el aplanamiento, pero hay que ir por delante de los hechos. Si antes no fue posible, ahora hay que ser capaces de lograrlo.
La bajada se denomina doblegar el pico. Toca diseñar la estrategia. En esa segunda etapa hay que centrarse en los asintomáticos que contagian y en el personal sanitario que va a ser clave que esté sano para afrontar esta etapa. Con bajas entre os sanitarios esta fase costará de sacar adelante.
Toca quedarse en casa hasta el día 26, y a partir de ese día se rebajarán algunas medidas, pero no significa que este confinamiento se ha terminado ni mucho menos. El riesgo de un rebote es tan real como terrible que se produjese, porque convertiría en inútil todo lo que ya hemos logrado.
Los pasos a seguir si se han empezado a marcar. Serán obligatorias las mascarillas, o al menos los datos apuntan a que deben serlo. Toca realizar todos los test de anticuerpos posibles, cuantos más, mejor, Y que no nos vengan con gaitas, que ese millón de test que se compraron ya se han distribuido a las CCAA.
El personal sanitario debe convertirse en clave. No puede ser que un sanitario pase en aislamiento días sin ser testado para conocer su situación. No va a sobrar nadie en esta etapa y lo ocurrido de los retrasos tiene que pasar a ser algo del pasado. Cada baja prolongada supone sobrecarga de trabajo a sus compañeros. Por lo tanto tratamiento rápido para que pueda estar disponible para el sistema. Y aunque suene duro, el que sin motivos prefiera permanecer en baja laboral, mejor que esa baja sea definitiva. Seguro que nadie escurrirá el bulto, pero quien lo haga que lo haga con todas sus consecuencias.
Luego están lo que el Ministerio denomina estudios de sero-prevalencia poblacional. Muchos de esos test, tiene que servir para saber cuántos han pasado ya el virus. No sabemos el tiempo que dura la inmunidad en las personas que han superado la infección, y habrá que estar atentos a los datos de China. El Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), dependiente de Ciencia, tiene ya en marcha un "gran estudio de sero-prevalencia" sobre el estado de inmunidad poblacional a la COVID-19, según ha comunicado el Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias. No sabemos en qué fase se encuentra, pero es imprescindible saber el tiempo por el quedan inmunizadas las personas que ya han pasado la enfermedad, aunque los datos parecen apuntar a que sea por un tiempo largo.
No serán necesarios test masivos sino muestreos y conocer porcentajes de inmunizados. Esos estudios servirán para saber qué zonas están más inmunizadas y en cuales se debe estar muy alerta para evitar un rebrote, y en eso será fundamental la colaboración de las empresas para organizarlo y que sea ágil su realización.
Luego está lo que los chinos denominaron Arcas de Noé. Están pensadas para quienes no puedan permanecer aislados en sus casas, porque sus condiciones de habitabilidad no lo permitan. Las CCAA han elaborado un listado de los lugares que podían utilizarse para este fin y poder utilizarlos para pasar el aislamiento. No es un invento nuestro, sino una solución que está en la agenda de todos los países, pero no hay un ejemplo a seguir porque en occidente no hay ninguna experiencia.
No valen fotos fijas. Es un virus nuevo y desconocido, una situación desconocida y las decisiones deberán ser dinámicas y adaptadas a cada momento.

Los datos del día. Viernes santo.
Poco que añadir a lo dicho en días anteriores. Las medidas de aislamiento siguen dando resultados, pero no vale solo con eso. Hay que empezar a bajar la cuesta
.En el mundo hay 1,6 millones de contagiados y más de 95.700 fallecidos según datos de la Johns Hopkins.
España registra 605 muertos diarios, la cifra más baja desde el 24 de marzo. 15.843 personas han fallecido. Los fallecidos han crecido un 4% respecto al jueves
Diagnosticados 157.022, se elevan un 3% más que ayer, lo que supone el menor incremento desde que comenzó la crisis.
Muy importante, 55.668 se han curado.

En Estados Unidos, 466.000 contagiados. 16.690 personas han fallecido, por lo que supera a España y se acerca a Italia (18.279), que sigue en cabeza en esa fatal estadística.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...