sábado, 25 de abril de 2020

Diario del coronavirus 79

Sábado  por la tarde, aprovechando para leer. Mucho que aprender siempre.

Me gusta no ser el único que considera que la utilización política de la pandemia es algo fuera de lugar, y que define a quien busca votos debajo de los féretros.

Pedro Alonso, médico y epidemiólogo, y director del Programa Mundial de Malaria de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma en una entrevista, que ningún país, incluidos los ricos, se prepararon correctamente para la amenaza de una pandemia, defiende la gestión de la OMS y asegura que cualquier utilización política de esta tragedia es “inaceptable”.  Para quienes piensan todo lo contrario, solo puedo decirles, que no es la opinión de un cualquiera.

Algo que diferencia a nuestro país de los demás, es el número de profesionales sanitarios contagiados. El Centro Europeo de control y prevención de enfermedades, señalaba en un informe, que en España el 20% de los casos registrados afecta al colectivo sanitario. En esto sí que somos, para nuestra vergüenza, campeones mundiales. Ya superamos los 35.000 y sigue la escalada. Ya son cincuenta sanitarios los fallecidos, y de ellos treinta y siete eran facultativos. Las malas condiciones laborales para enfrentarse a la pandemia, están detrás de esas cifras. Son muchos los responsables de esa situación.

Intentando también encontrar una explicación a por qué  somos el país con mayor número de contagiados en Europa, puede que los datos de sanitarios contagiados,  y de contagiados totales, guarden una relación. Podría deberse, a que los sanitarios hemos podido estar asintomáticos y haber transmitido la enfermedad sin saberlo a pacientes a los que hemos atendido por otras patologías. Nuestra desprotección ha sido un elemento clave en eso. Nadie puede afirmar la certeza de ambas cuestiones con rotundidad, pero tampoco negarlas rotundamente. Lo cierto y verdad es que hemos seguido atendiendo a pacientes desconociendo nuestro estado de salud, sin la protección adecuada para ellos ni para nosotros.

Y si lo de los sanitarios ha sido posiblemente clave en la expansión de la pandemia, no lo ha sido menos el papel que han desempeñado los cuidadores de mayores tanto en residencias como en los servicios de ayuda a domicilio municipales, en la alta mortalidad de ese colectivo. El diario el País, cifraba en 12.000, los empleados de residencias de mayores y centros socio sanitarios que han resultado contagiados. Pero son muchos más, sin lugar a dudas, si se suman centros públicos y privados.

Y eso no ha sido exclusivo de nuestro país, sino que en toda Europa son miles los muertos en centros de mayores. Que los asintomáticos puedan contagiar la enfermedad, ha hecho que la agencia europea de salud pública recomiende someter a todos los trabajadores, incluso los asintomáticos, a test diagnósticos, revisiones diarias a los internos, control de visitas y pruebas diagnósticas.

Pero mientras sigamos sin realizarnos los test, todo ese colectivo que no podemos quedarnos en casa ni en los días de confinamiento, porque se nos califica como esenciales, seguimos igual y podemos estar ayudando a la propagación, tanto los sanitarios como los cuidadores. No parecemos tan esenciales, si ese aspecto no se valora.

Poco hemos aprendido de anteriores pandemias, y muchos piensan que de esta tampoco aprenderemos mucho. Personalmente me gustaría pensar que si lo haremos, pero no estoy seguro.

Todo lo anterior es una opinión personal, y como tal cuestionable.

Buenos tardes. Mañana empiezan las salidas de niños y niñas. Por favor, con responsabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...