domingo, 12 de abril de 2020

Diario del coronavirus 50

Domingo.
Mientras existe un debate sobre si es acertado o no, que se permita reiniciar algunas actividades no esenciales, tal vez sea bueno revisar que se opina respecto del levantamiento de las medidas de confinamiento, por parte la OMS, no solo para España, sino para los 185 países con casos de los 194 que existen en nuestro planeta.
Está organización insiste en que se actúe con prudencia, porque un levantamiento precipitado del confinamiento puede ser causa de un repunte de los contagios. Para hacerlo ha fijado unos requisitos que de cumplirse, si podrían hacernos plantear el fin de las cuarentena masivas que vive la mayor parte del mundo.
Son seis condiciones. Primera, que la transmisión esté controlada; segunda, que el sistema sanitario del país no este sobrecargado, y así pueda atender nuevos enfermos; tercera, que se hayan reducido los casos en las residencias de mayores; cuarta, que se hayan adoptado medidas de prevención en zonas de mucho tránsito como estaciones, o en centros escolares; quinta, que exista un control de fronteras y aeropuertos para evitar los nuevos casos importados; y sexta, que se mantenga el compromiso social de lucha contra la enfermedad.
Por mucho que nos gustase que así fuera, en nuestro país no se cumplen todos esos requisitos, y los confinamientos deben continuar. Aún no es momento de iniciar la desescalada. Así lo afirman la mayoría de comentarios y opiniones técnicas que se pueden encontrar en los medios. De ahí que el gobierno mantenga el estado de alarma y el confinamiento continúa.
Por lo tanto, no nos confundamos, el lunes no se puede ir a trabajar como lo hacíamos antes de la declaración del estado de alarma sanitaria. Si empiezan a recuperarse las actividades que la declaración de la alarma sanitaria si permitía desde su inicio, y que también fueron paralizadas en una segunda decisión de refuerzo de esos confinamientos iniciales. Quienes trabajen en ellas, si reinicia su trabajo, los demás no.
Es imprescindible la vigilancia del cumplimiento de las medidas de distanciamiento, el uso de mascarillas y el resto de medidas de higiene en los puestos de trabajo, por parte de quienes retornen a su actividad.
Pero sobre todo lo es, en el retorno a sus hogares para evitar el contagio familiar. Las empresas deben vigilar ese cumplimiento por parte de sus empleados en el entorno laboral, pero no es posible poner un policía o un vigilante por cada uno de nosotros. Debemos ser nosotros quienes nos hagamos responsables de nosotros mismos y ser inflexibles en el respeto de esas normas de prevención de contagios. No vale culpar al otro.
Si queremos que la desescalada de medidas se inicie, hay algunas de ellas, que aún siendo nosotros sus protagonistas, corresponde la evaluación de su cumplimiento a las autoridades. El sexto requisito fijado por la OMS, depende exclusivamente de cada uno de nosotros. Hay que mantener el compromiso personal de lucha contra la enfermedad. Y eso no tiene ninguna excusa para no hacerlo.
Cuando pensamos que ya se acerca el final del confinamiento, todo puede ser más complicado. Se pierde el estado de alerta y la tensión que hemos mantenido todos los días ya pasados. Pero si al final fallamos, todo el esfuerzo que se ha realizado, no habrá servido para nada.
Toca continuar con el mismo eslogan: Quédate en casa. Haz que siga faltando un día menos para alcanzar la meta.
Buen domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...