miércoles, 1 de abril de 2020

Diario del coronavirus 34


01 de Abril, intentando mantenerme al día. Algo extenso, pero espero que jugoso.

Los test.
Alguna pincelada sobre los test. Las pruebas de identificación de contagios es uno de los pasos esenciales que tenemos que plantearnos en esta fase de la pandemia. Necesitamos que sean rápidos y eficaces. Es mejor haber testado los test que se adquirieron, y al ver que no eran fiables, devolverlos (con la tormenta política que eso ha supuesto), que tener unos test que puedan decir que no eres positivo y serlo, o confinarte por dar positivo cuando no había motivos para ello.
 Los que critican la devolución de esos test, deberían valorar esto antes de lanzarse al cuello del ministerio, y pensar si su tan defendida economía de mercado, no ha convertido el mundo en un zoco gigantesco donde todo funciona al mejor postor. Quien los ha devuelto, debe haber valorado lo que sanitariamente supondría no haber detectado que no eran fiables, y lo que eso que gritan por la devolución, gritarían por los falsos resultados. Para algunos el caso es gritar que se les oiga.
Se necesitan dos tipos de test, unos para detectar que el virus está presente, y otros para identificar a los individuos que ya tienen inmunidad porque ya han pasado la enfermedad. La técnica utilizada para detectar el coronavirus es la PCR (siglas en inglés de "reacción en cadena de la polimerasa"). No es una prueba nueva, y es una prueba que a diario de utiliza en muchísimos laboratorios, para determinar la paternidad, identificar un cadáver o detectar una enfermedad. Es, según las guías de la OMS, la manera habitual de confirmar los casos de COVID-19. Puede realizarse tanto con técnicas convencionales como con pruebas rápidas.  La muestra se toma del tracto respiratorio superior, generalmente mediante un hisopo, y/o del tracto respiratorio inferior a través del esputo si existe y/o aspirado de tráquea o lavado bronco alveolar en pacientes con enfermedad respiratoria más severa. El método nasal es el comúnmente utilizado. También hay ensayos que se basan en muestras de sangre.
Aún se ignora la sensibilidad y especificidad de la prueba de PCR, porque los datos disponibles son limitados, en este caso, porque estamos ante un virus nuevo. Las mismas incertidumbres se tienen con los llamados Test rápidos por la sensibilidad y especificidad de la prueba de PCR, las ya utilizadas en Corea del Sur, porque según el fabricante podría tener una sensibilidad solo del 85% durante los primeros días de la infección.  

En algunos casos la muestra de un paciente infectado puede dar negativo, es lo que denominamos “falso negativo”. La fiabilidad del resultado depende, en especial, de si las muestras se toman en una fase muy precoz o tardía de la infección. Pero la OMS también influye la baja calidad de las muestras recolectadas, manejo y envío inapropiados, y otras. Eso hace recomendable repetir la prueba en algunos pacientes, sobre todo en aquellas que han tenido contacto comprobado con un infectado.

En los últimos días, muchos han alabado el modelo coreano para controlar la curva de contagios, que se ha basado en la realización de test masivos, buscando identificar y aislar de manera precoz a los infectados. Lo cierto es que cuando hay poca circulación del virus, realizar pruebas masivas en toda la población tiene poco sentido porque, debido a que los métodos no son 100% sensibles y específicos, la mayoría de los casos positivos detectados en realidad no tendrían la infección. Pero a medida que aumenta la transmisión comunitaria y se examina a pacientes que ya presentan síntomas, la situación es a la inversa.

Puede que si realizamos test masivos se sobrestimen los casos de infección y pongamos a más gente en cuarentena de la debida. O pueden sesgar la percepción médica respecto de qué segmento de la población está más en riesgo. Sin embargo, a pesar de todas las dificultades e imprecisiones que pueden resultar, es probablemente la estrategia más segura de realizar para reducir la diseminación de la enfermedad.

Las cifras del mundo y Europa
Las cifras mundiales son similares a las oficiales de Europa: 852.276 contagiados, 42.400 fallecidos y 172.036 pacientes de alta.  En Europa hay contagiadas más de 445.000 personas, la mitad del total  mundial. Italia y nosotros casi la mitad. Pero la epidemia sigue avanzando con fuerza en Alemania, Francia, Reino Unido y Suiza, y no le van a la saga Holanda, Bélgica, Austria y Portugal. Los datos oficiales son los publicados, pero todas las autoridades sanitarias europeas lo saben, aunque no se atreven a decirlo. Datos de expertos señalan que en Alemania pueden ser 250.000 los contagiados, Francia más de 500.000, España 750.000 e Italia 2.750.000. Puede resultar crudo el dato, pero eso reduce la letalidad del virus a lo que se esperaba por los expertos.
Las cifras de España y un intento de saber su porqué
Cuando se analizan los datos generales, vemos como España e Italia sufren casi un colapso hospitalario (colapso ya en algunas regiones) y un mayor número de muertos. Convendría intentar ver algunas razones del porque eso es así. Nuestros países son de los de mayor esperanza de vida del mundo, por lo tanto con una gran población de personas mayores; nos movemos más, somos más afectivos y nos tocamos más, y nuestra cultura propicia un mayor contacto entre mayores y jóvenes; a nuestros sistemas de salud les ha machacado el austericidio propiciado por la Europa de la crisis el 2008, y nuestros respectivos gobiernos de los últimos años, han sido fieles seguidores de anteponer la economía a la salud pública.
También estamos peor informados que los centro europeos y nos saltamos las normas más a la torera.  Señalo esto, porque nuestros números no son los números de los demás, son los nuestros. No es que seamos genéticamente diferentes, somos cultural y dietéticamente distintos. Si eso lo añadimos a que cada país hace los números de una manera, y en nuestro caso, cada C A tiene su propio método de contar contagios, podemos valorar lo de un día sobre el anterior en cada uno o una de ellas, pero no lo de esta provincia con aquella.
Y a eso se debe añadir que los recursos sanitarios no están distribuidos de manera proporcional a la población de una ciudad o de una comunidad. La llamada España vaciada puede encontrarse que con un brote rápido en su territorio, vea saturadas sus camas de UCI, antes que otra con mayor población con un brote similar en términos relativos.
Los datos de España son una muestra del contagio del virus por Europa. Aquí hemos superado los 100.000 contagios con PCR positiva, por lo tanto deben ir realizadas más de 100.000 test, porque si criticamos que solo se declaran los positivos, tendremos que admitir que al menos esos cien mil test se han realizado. Aunque sea por no contradecirnos nosotros mismos. Las de nuestro país no discrepan de estas, aunque nos duelen más porque son las nuestros y los muertos y enfermos son los nuestros: 102.136 contagiados, 9.053 fallecidos y 22647 altas por curación.
En el lado malo tenemos que los sanitarios contagiados superan los 13.000, que los test han empezado pero van a menor ritmo del deseable, y que las Ucis aún aguantan aunque no se sabe por cuánto tiempo lo harán. Lo positivo es que los contagiados confirmados no crecen tanto de día a día, de tal manera que hemos pasado en dos semanas de un crecimiento inferior al 10% cuando hace dos semanas era del 30 %. Se empieza a notar el efecto del confinamiento. Sigo repitiendo que los muertos de hoy son la señal de lo que hicimos hace más de dos semanas y no de lo que estamos haciendo ahora.
Y aunque la situación es dispar en toda España según cada comunidad, porque la infección va a una velocidad diferente en cada una de ellas (lo mismo que entre países), la impresión que hay es, que han disminuido los ingresos en los servicios de urgencias y que atención primaria con los aislamientos domiciliarios, está siendo una barrera muy importante para que eso sea así. Hay que esperar para ver como evoluciona, todo antes de tomar nuevas medidas, por mucho que desde la clase política se discrepe, porque este es un problema sanitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...