viernes, 6 de marzo de 2020

MEDICO RESIDENTE EN LA ESPAÑA RURAL

Recibí un correo en el que una médica residente de tercer año, formándose en un hospital universitario de Madrid, me solicitaba poder realizar la rotación rural, una de las partes de aprendizaje en su formación como especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Respondí que claro que sí, encantado. No es habitual que alguien de una gran ciudad haga una solicitud de este tipo, puesto que suelen ser las localidades próximas a ese gran núcleo, las elegidas para esa rotación. Ni es habitual, poder compartir con alguien, lo que el ejercicio de la profesión te ha permitido aprender.

La explicación del porque de esa solicitud era múltiple: su origen familiar está en estas tierras manchegas; su deseo era formarse para ejercer como medico de familia en el medio rural; y que una amiga y compañera, con la que había rotado en pediatría, le había hablado de mi trabajo como medico con muchos años de ejercicio en el medio rural, ese espacio que ahora muchos han descubierto y llaman la España vaciada, constatando un hecho, pero no su etiología.

Y aquí está rotando, en San Pedro, un pueblo pequeño, de algo más de un millar de almas, situado en la provincia de Albacete, a las faldas de la Sierra de Alcaraz. El consultorio pertenece al Centro de Salud de Balazote, municipio cabecero de una zona de salud con una gran dispersión geografía de la población. En conjunto el centro atiende a una población de aproximadamente ocho mil habitantes. La actividad económica principal de toda esta zona es la agricultura, existe algo de ganadería en declive, y la proximidad a la capital de provincia hace que muchos de los residentes en los pueblos de la zona trabajen también en el sector servicios. Todos los pueblos que reciben asistencia desde el centro de salud pierden habitantes de forma progresiva, y sus pirámides de población muestran un envejecimiento progresivo en todos ellos, manteniendo solo una población estable la cabecera comarcal.

Mi ahora compañera residente, me comenta que siempre ha querido ser medico de familia, que su padre también lo ha sido, aunque hoy no ejerce. Que siempre pensó en optar por la especialidad de médico de familia, y que, una vez conocido el mundo hospitalario, no se arrepiente en absoluto de haberla elegido. Cree que la formación debe complementarse entre lo rural y lo urbano, y espero que esta temporada en el medio rural le sirva para comprobar que es en este medio, donde la confianza y la cercanía hacen que se consiga una atención más personalizada.
Aquí cuenta con algunos elementos para su formación diferentes: no es una residente entre un grupo de residentes, sino “la residente”; cobran mayor importancia la prevención, las revisiones de lo pautado, la insistencia en la importancia de la adherencia al tratamiento; el tiempo que se dedica al paciente que lo necesita; poder profundizar en algunas patologías con mucha prevalencia; etc. Es importante rotar por las especialidades hospitalarias, pero sería una equivocación no hacerlo en el medio rural. Tan erróneo como no aprovechar la formación que se consigue en los cursos que siempre ser organizan en el medio urbano.
Puede que el talón de Aquiles de la formación en el medio rural, esté en encontrar tutores con experiencia no solo asistencial, sino también con la empatía que precisa la formación en una ciencia con un componente elevado en humanidades, y la vocación por enseñar. Pero también lo es la falta de estímulos, incluidos los económicos, para la formación rural. Llegará un momento, en que, si no mejoran las condiciones del ejercicio en el medio rural, la administración pueda plantearse la obligatoria del ejercicio en el medio rural, pero eso le restaría atractivo y se entendería como una parte negativa de esta profesión.  
Aunque la rotación rural es obligatoria, depende mucho su ejercicio de la importancia que se da a esta por parte de las respectivas unidades docentes. Harían bien en tomárselo en serio, y verla como un aprendizaje muy importante para unos profesionales que deben tener una formación lo más completa y diversa posible. Espero que mi compañera residente, cuando cumpla su periodo de rotación rural, recomiende esta experiencia a sus compañeros y conocidos; que entienda como algo importante la rotación en el medio rural; que se marche convencida de que no solo se aprende de quien ejerce como tutor, sino de todos los elementos que componen la asistencia sanitaria en un centro rural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...