martes, 31 de marzo de 2020

Diario del coronavirus 33



31 de Marzo 2020

Ya sé que las cifras de fallecimientos pueden hacer pensar lo contrario. E incluso provocar el desanimo. Pero el aislamiento funciona y hay señales de que la epidemia se está frenando. No va a ser un frenazo de hoy para mañana, ni pasar a la mitad de fallecimientos de golpe. Ni mucho menos. Lo que sí está claro, es que el enlentecimiento de los contagios se debe a nuestro esfuerzo colectivo quedándonos en casa, y a haber reducido incluso los contactos intrafamiliares. Es la manera más útil y sencilla de disminuir la carga viral del bicho. 

Pero se avecinan días difíciles para nuestros hospitales, que ya tienen muchos pacientes en sus UCIs. Al no dar altas rápidas, porque la situación de los pacientes lo desaconseja, y si continúan llegando pacientes que requieren ese tipo de ingreso, pueden verse desbordadas. Las adaptaciones internas en muchos hospitales ayudan a dar respuesta, pero si continúa el flujo, tendrán que plantearse traslados a las UCIs de regiones limítrofes donde el problema aún no sea tan agudo.  No son solo Madrid y Catalunya las que están en situación casi límite, sino algunas más, y eso  que nueve CCAA han doblado su número de camas de UCI. 

Hay pocos datos de cuál es el estado de cada Comunidad, y solo se han publicado informaciones que hablan de un 80% de ocupación en las dos citadas y en Castilla La Mancha. Con esa espada de Damocles pendiendo sobre nuestras cabezas, el Ministerio ha actualizado los datos. Asciende a 94.417 el número de casos confirmados, de ellos son nuevos 9.222  Los hospitalizados ascienden a 49.243 y han sido altas 19.259 personas. 

Son ya 8.189 los fallecidos, hoy 849 más, pero pueden ser más porque no se hayan certificado como causas por el covid, o menos porque algunas CCAA hayan retrasado datos al ser fin de semana. Lo veremos mañana.  Ayer comentaba que cada país cuenta sus datos de una manera diferente. Hoy digo que también lo hacen las CCAA y eso impide saber la situación comparativa real. Confiemos en que el confinamiento empiece a darnos buenas noticias este miércoles o este jueves.

En la OMS también piensan que España e Italia están llegando al punto de estabilización de sus contagios. Pero no bastará solo con el confinamiento para eliminar el problema. No basta solo con frenar la subida. Hay que lograr que empiece a descender, y para eso toca redoblar esfuerzos. Si la pandemia afecta ya a más de 200 países, esos esfuerzos deberían ser coordinados entre todos, pero eso es algo que hoy es una utopía. Mientras debatimos si son churras o merinas, ya se conocen casi 35.000 fallecidos en el mundo por esta causa, aunque serán más de los registros. 

Toca identificar el máximo de casos posible y aislarlos, o el problema no desaparecerá. E incluso se agravará, si no lo hacemos y permitimos que el virus sufra una mutación. Mientras China se esfuerza en buscar su paciente cero, en Europa eso parece algo secundario, y no lo es. De cómo ha variado el virus de su inicio a lo que es hoy, depende en gran medida nuestra capacidad de frenar su expansión. España e Italia, y en general toda Europa, deberían poner todo su empeño en encontrarlo.

Ayer contaba el calendario de contagios, y si se mira el relato, se ve como estamos ante un virus que ha llegado por diferentes vías, no solo a España o Italia, sino a todo el mundo. El origen es China, pero puede que a Europa viajara con los ejecutivos de los países con mayor intercambio comercial con China: Reino Unido, Alemania o Suiza, tres países que son centros de actividad bancaria, y con un fluido tráfico de viajeros desde China. Pero también España tiene relación con Wuhan, donde hay sedes de tres grandes empresas españolas, la más conocida Inditex. No es tan difícil averiguar cuántos directivos de estos países viajaron a China en enero. 

Mientras eso alguien intenta averiguarlo, la gran pregunta que todos nos debemos hacer, no es cuando empiezan a descender los fallecimientos, que no debe estar lejos ese día, tras las medidas adoptadas. Pero algo que si podríamos estar empezando a pensar es  ¿después del confinamiento en casa, terminará el estado de alarma? Está muy claro que la situación no puede pasar de hoy encerrados, a mañana, todos en la calle. Hay que ir con cuidado y paulatinamente, como está haciendo China, para evitar nuevos contagios que tiren por tierra lo que hayamos avanzado. No hay que desesperar pero esto se alargará.

Llega el momento de los test de sangre capilar y de las PCR intranasales, pero también de aunque se relajen los confinamientos, seguir impidiendo grandes concentraciones. Toca conocer donde ya hay inmunidad al bicho, y donde continúa habiendo riesgo de contagio para aislarlo. Toca tomarse en serio la identificación de cualquier brote en tiempo record y aislarlo. Toca acumular material sanitario para tener una reserva  suficiente de todo y no seguir con las carencias actuales, sabedores que esto no habrá acabado. Toca que dispongamos de tratamientos que se hayan demostrado eficaces, y que nos tomemos en serio la importancia que tiene la prevención, en todas las enfermedades, pero especialmente en este tipo de procesos. Toca prepararse para la siguiente pandemia, para que no nos coja desprevenidos como ha sucedido. Suena a sentencia, pero habrá más pandemias.  

Hemos dado los primeros pasos para frenarla, tocan los test, que al menos en Castilla La Mancha se han empezado a realizar, seguro que no al ritmo que nos gustaría, pero se ha empezado. Si consigo información suficiente, mañana os hablaré de que son los Test y las pruebas para saber si alguien está contagiado. Ese es el siguiente paso, que aconsejan los epidemiólogos. Para conseguirlo, de poca ayuda van a servir los enfrentamientos de nuestra clase dirigente, instalados en él "y tú más".

¿Tan difícil es pensar primero en la gente y no en el interés partidista? Parece que si lo es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...