jueves, 19 de marzo de 2020

Diario del Coronavirus 10

16 DE MARZO DE 2020
Fin de semana muy duro y los próximos días lo serán también. Los contagiados de las últimas dos semanas se manifiestan. Tardaremos en notar el efecto de las medidas de contención que hemos comenzado por lo menos hasta dentro de dos semanas no lo notaremos. Todo dependerá de la aplicación estricta de las medidas de aislamiento e higiene, y del efecto de la toma de control por parte del Estado de la Sanidad privada, la reducción de las plazas de trenes y el despliegue del ejército.

Hoy es día clave, por ser el primero laborable. Sólo puedes salir de casa si haces un trabajo esencial y no puedes tele trabajar, o si tienes que ir a comprar alimentos, medicamentos y otros bienes esenciales, si tienes que cuidar de una persona mayor, un niño o alguien que lo necesite o si estás volviendo a casa.



Para que todo en este muro no sean datos e información.
Ácido para la acidez
El pasado jueves, la Junta de Portavoces del Congreso decidió suspender dos semanas toda actividad parlamentaria. Detrás de esa decisión estaban varios positivos por coronavirus de diferentes representantes en el congreso y ministras. El Congreso no tiene agenda para estos días.
Pero a Doña Cayetana le importa un bledo. Ella es una chica desobediente innata, y ha ido al Congreso, pese a esa suspensión. Quien pide ética y decencia a los demás, exige responsabilidades por la manifestación del 8 M, y responsabilidades por la irresponsabilidad de Iglesias al asistir al Consejo de Ministros, por un presidente con su esposa con positivo, curiosa y sorprendentemente, no da ejemplo con su acto de hoy.
Querrá mostrar “normalidad”, pero no lo parece. Tal vez quiera demostrarnos, que los recortes a la sanidad pública española no son preocupantes. Quizás sea que el hecho de que falten recursos materiales y personal sanitario en los servicios, una española de verdad, debe estar por encima de cualquier recorte.
Pero me temo que todo apunta a exceso de soberbia. Incluso a chulería. Pensará, que si solo se habla de coronavirus y no de ella, pudiese languidecer, y perder el protagonismo que siempre busca, siendo ácida a la vez que tan dicharachera como el reportero de Barrio Sésamo. Esperemos que si se infecta, no culpe al gobierno por no impedirle acudir a su escaño. Cayetana no le teme al coronavirus, aunque no sabemos si el coronavirus le teme a ella. No sé, si deberá ser la UME o la policía municipal madrileña, quien le deba recordar el ¡Quédate en Casa¡ Salvo que lo de permanecer en su domicilio, se lo impida su exceso de ego. O tal vez una salud prodigiosa.
Pobre país, con tanto irresponsable al frente.Consejos doy, que para mí no tengo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...