domingo, 21 de octubre de 2018

A POR ELLA A VER SI HUYE


Ya tenemos ministra de Justicia reprobada en el Senado. 

No ha sido brillante como se ha gestionado todo este asunto: la información dada sobre las audiciones por la ministra, ni lo dicho por el Ministerio, ni por sus compañeros de gobierno. Esta tarde, la comparecencia en el Senado ha contado con los ataques previsibles del PP y las respuestas esperables de la ministra. En cualquier caso, demasiado ruido hoy, sobre lo acontecido en un almuerzo hace diez años, con alguien que entonces no estaba imputado.

Esta mañana Iglesias, de nuevo se mostraba en el papel que más le gusta: adalid de una ética a mantener con quienes pueden o no ser nuestras amistades. Seguro que si se nos exige a todos nosotros ese nivel de pureza y asepsia, no lo superariamos. Seguro que él tampoco, pero juega para su lógico interés en desgastar al PSOE. Y como no, también desde dentro hay quien ayuda a desgastar.

Pero vayamos a lo importante, que en estos casos, siempre es preguntarse:
¿por qué esa grabación sale ahora y no antes?
¿ quién la ha filtrado? ¿ por qué esas grabaciones no figuran en la causa abierta contra Villarejo y sus colegas?
¿Quien se beneficia más de la filtración?
Si son grabaciones manipuladas como dice ¿denunciará la ministra esa manipulación?

La impresión que da este asunto, es que estamos ante una jugada de defensa del comisario preso, aprovechada para una venganza del PP, por una Moción de Censura que no está dispuesto a asumir. La filtración es un aviso a navegantes para toda la judicatura española, por parte de un comisario que (no sería extraño) que también tenga muchas mas grabaciones en las que haya muchos más protagonistas notables. Pensemos, que si es capaz de poner en el disparadero a una ministra ¿ qué no será capaz de hacer para doblar la voluntad de un juez o un fiscal?

Pero donde al final, como siempre, acaba apareciendo lo barriobajero es en la actuación del PP. Ya tenían decidido reprobar a la ministra por el caso Llarena, pero han visto cumplido su objetivo de aprovechar la feliz coincidencia con la filtración, para poner su ventilador en marcha, olvidándose que Villarejo era un hombre de su admirado Fernández Díaz, su ex ministro del interior.

Es una jugada más de ese PP, que por un lado nos dice que no se puede hacer caso a un procesado como Barcenas en lo que dice sobre su financiación ilegal, o a las grabaciones del mismo comisario sobre Corinna y el rey emerito, pero que por otro, si les hace todo el caso cuando lo que dice un procesado le interesa a ellos en su acoso y derribo a su (según parece) enemigo mortal, que no a su rival politico.

Pero a todo hay que verle su lado bueno, y así se demuestra que ha mejorado mucho nuestra capacidad de reciclaje. El PP ahora la basura la recicla y convierte en maniobras políticas.
Menuda panda tenemos que alimentar los de a pie. Preocupados por cumplir su venganza, no en mejorar la vida de la gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...