domingo, 28 de febrero de 2016

LAS MATEMÁTICAS SON PARA EL DOMINGO

Mi amiga Olga me envió ayer un correo con diferentes citas de autores sobre las matemáticas. Nada mejor para ver su aplicación al actual momento político en el que vemos que se obtengan las cifras que se obtengan, en voto, participación, etc. todos se agarran a la cita de Thomas Carlyle que afirmaba que “Con números se puede demostrar cualquier cosa”.
La consulta de ayer a la militancia del PSOE. Participaron 95.763 que representa el 51,6% del censo de militantes del PSOE. La respuesta afirmativa a la pregunta la dieron 73.940 lo que representa el 79% de quienes votaron. Leo que para Sánchez y su equipo los resultados son razonablemente satisfactorios y ven en ellos un aval para Sánchez, aunque dentro del propio PSOE otros ven en la participación la responsabilidad de los militantes, y no tanto el apoyo al candidato.
Para continuar con las cifras, citaré algunas. Para la elección del Secretario General actual, el año pasado la participación fue del 66% y el asunto tenía más relevancia que la consulta de ahora. Pero esta mañana, en las redes, ya había quien hacia cuentas de cuantos de los que habían respondido negativamente, 21%, más el 48.4 % de la militancia que se abstuvo, ya automáticamente los convertían en nuevos votantes de Podemos. A los que han hecho lecturas internas, como a quienes deducen cosas que las cifras no dicen, la primera cita es de Bertrand Russell que definía las matemáticas como “Aquel tema del cual no sabemos nunca lo que decimos ni si lo que decimos es verdadero”.
Hoy, un amigo votante de Podemos, me decía que el PSOE debía estar preocupado por la participación de los militantes en la consulta de ayer, que el calificaba como muy escasa. No se lo discuto, debería haber sido mayor, pero no es Podemos la referencia para valorar esto, porque si mira los datos de esa formación, en octubre de 2015, en la elección del modelo de partido participó más del 54% de los simpatizantes registrados; en las primarias de las municipales la cifra fue del 35%; en la elección de candidatos autonómicos no superó el 20%; e incluso para la designación del candidato en Cataluña solo fue del 6%. Esos datos no le parecen preocupantes. Sobre las matemáticas, Henry David Thoreau escribió “las matemáticas no mienten, lo que hay son muchos matemáticos mentirosos”.
Pero las cifras, no cambian mi opinión sobre el documento de la consulta, que me sigue pareciendo insuficiente para convertirse en un proyecto político que garantice un cambio para el progreso social. No puede negarse, que mejora la situación que deja el PP, que puede ser el punto de partida para reconducir las políticas de su apartado social y del apartado económico, y creo validas la de regeneración democrática, de lucha contra la corrupción y para la revitalización de las instituciones. Para mí lo peor del documento es que le da un balón de oxígeno a Rivera que anda de televisión en televisión convencido de que es la reencarnación de Suárez. Albert Einstein afirmó, que “cuando las leyes de la matemática se refieren a la realidad, no son ciertas; cuando son ciertas, no se refieren a la realidad”, algo que practica Rivera.
Pero avancemos. Nos pongamos como nos pongamos, gobernar, que no solo formar gobierno, pasa por las matemáticas. Ayer, antes de conocer el resultado de la consulta socialista, IU-Unidad Popular y Compromís, ya se habían dirigido a Sánchez del PSOE, para que su partido vuelva a negociar para “un verdadero acuerdo del cambio", sabedores de que es muy probable que Sánchez no logre la investidura la próxima semana. Hasta aquí un atisbo de sensatez por evitar lo que nadie debería querer, repetir elecciones.
Pero según las matemáticas, parece que desde el 20 D, nadie quiere darse cuenta que los números para formar un gobierno que gobierne, no dan ni solo con un acuerdo PSOE-Ciudadanos, ni tampoco con un acuerdo PSOE, Podemos, Compromis, IU. Nadie parece querer asumir, que gobernar para transformar las leyes regresivas que nos ha dado el PP, precisa de un acuerda que implique una mayoría absoluta. No por este comentario, debe interpretarse que no valore positivamente la iniciativa, sino que deberían ser más ambiciosos.
¿Por qué no empezar a construir sobre lo que ya hay? El acuerdo firmado, por PSOE y Cs, contiene planteamientos de los que ningún partido de izquierdas puede estar en contra, y también otros aspectos que se tienen que desarrollar mejor, y otros que necesariamente se tienen que modificar. Aun llegando a un documento que incorpore esas modificaciones que permitirían un acuerdo más amplio, luego vendrá el trabajo en diferentes comisiones de trabajo en el Congreso para su aprobación, y ahí no vale con mayoría simple para sacarlos adelante. Si realmente se intenta defender el interés de todos los ciudadanos, alguien debería empezar a plantear que la mesa necesita ser a cinco, sentando también a Ciudadanos. Si se consigue el acuerdo bien, y si no se alcanza, mejor no seguir mareando la perdiz y decirnos claramente que vamos a elecciones.
Desconozco por qué todos los partidos (PSOE, Podemos, Cs, Compromis, UP-IU) no asumen que para cambiar todas las leyes regresivas que ha impuesto el PP, el acuerdo tiene que ser transversal, única manera de alcanzar una mayoría por encima de los 175 diputados, si es que realmente el objetivo de todos, como afirman, es que no vuelva a gobernar el PP. Díganlo claro de una vez: ni el acuerdo PSOE-Cs es suficiente, ni un acuerdo solo a cuatro tampoco, aunque represente una mayoría.
Deberían intentarlo hasta la extenuación, porque muchos empiezan a pensar que los partidos no son la solución sino el problema, y de ahí a cuestionar el sistema democrático hay poca distancia. Mientras solo tengan como objetivo lo que la prensa denomina “construir su relato”, nos transmiten la sensación de que están pensando solo en que las elecciones se repetirán. Descartes dijo que “La matemática es la ciencia del orden y la medida, de bellas cadenas de razonamientos, todos sencillos y fáciles”.
Señores diputados españoles, practiquen las matemáticas, y recuerden que Galileo Galilei afirmaba que “las matemáticas eran el alfabeto con el cual Dios había escrito el Universo”. No les pedimos tanto, solo que escriban un proyecto de país.

1 comentario:

  1. Perfecto, ya empezamos a dar con el martillo en el clavo y no a mordernos las uñas.

    ResponderEliminar

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...