sábado, 6 de febrero de 2016

Comentarios del 2 y del 3 de febrero


Esta mañana me preguntaba, que hasta cuando el rey iba a consentir la estafa a España de un candidato que se presenta, gana, y luego da un paso atrás porque las cosas están difíciles. Tampoco podía comprender, como si con la que le está cayendo al PP se puede afirmar que es una banda acostumbrada a delinquir, y especializada en saquear lo público, no resultaría inasumible para el Jefe del Estado, encargar que sea administrador de esas arcas públicas, el jefe de la banda. La respuesta a mis dudas la he tenido esta tarde, cuando le ha encargado a Sánchez que intente formar gobierno.
Con 7 millones de votos, la actitud de Rajoy ha sido de cobarde. Pero enfrente están 18 millones de votos del resto de españoles, a los que ya no les vale esperar. Ha llegado el momento de que todos los partidos que puedan formar un gobierno de cambio estén a la altura que los ciudadanos se merecen, y eso incluye también a Podemos.
Es momento de dar prioridad a las políticas que frenen la caída libre de mucha gente que está viviendo en situaciones precarias, mientras unos pocos acumulan riqueza. Si eso no es suficiente motivo para alcanzar un acuerdo, que se lo hagan mirar todos los implicados en hacerlo posible.
Esta noche, en lo que pienso es en cómo estará de mal el PP que hasta el rey ha tenido que pasar de ellos.
Pero que nadie se engañe, a los demás les toca afrontar una situación delicada, porque el PP seguirá al acecho y a la espera de que los partidos de izquierdas se destrocen entre ellos. Ya lo dijo Montoro “dejadla que se hunda que ya la rescataremos nosotros”. Ese es el verdadero espíritu del PP.
Que descanséis. Mañana más.

HAMBRE DE PODER
La diferencia de ayer a hoy es que todos empiezan a estar obligados a poner sus cartas encima de la mesa. Ahora, aun sabiendo que alcanzar un pacto es difícil, y que las prisas siempre fueron malas compañera, PP y Podemos, apremian la investidura de Sanchez. Todo parece sugerir que los dos grupos intentan que Sanchez fracase en su intento por formar gobierno. Ambos deben pensar que en unas nuevas elecciones sacaran más diputados de los que hoy tienen.
Es inevitable que a la memoria nos traigan la pinza Aznar-Anguita, y que algunos vean en esa actitud lo poco que les preocupan las consecuencias de hacerlo para los ciudadanos. Igual están midiendo mal, y la gente empieza a ver que realmente no se quiere un pacto de progreso, sino el progreso propio sino hay pacto. Cada vez aparece más claro un objetivo común de ambas formaciones: machacar al PSOE por un lado y por otro. Del PP los ciudadanos progresistas se pueden esperar de todo, de Podemos no, y a Iglesias puede resultarle difícil explicar por qué actúa así. Si los supuestos se tornaron evidencias para Podemos en la formación de la mesa del Congreso, ahora les ocurre a ellos lo mismo con las premuras por la investidura.
Podemos no puede considerar innegociables algunas cuestiones, porque eso solo puede significar dos cosas: o un desmedido deseo de poder, o un desmedido deseo de repetir elecciones para aumentar sus escaños. En ambos casos es deseo de poder. Los que reprochan a Sanchez sus ganas de poder, no se dan cuenta que son precisamente esas ganas de llegar al Poder del Estado las que les han hecho convencerse de una premisa falsa: que el poder se toma por asalto.
Ya lo dice el refranero: No por mucho madrugar, amanece más temprano, y No por correr mucho se llega antes.
Buenas tardes noches.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...