martes, 2 de diciembre de 2014

EJERCER DE VENCEDORES NO ES EL CAMINO


Encuesta tras encuesta, contemplamos el ascenso del nuevo partido Podemos. Por mucho que arrecien las críticas a sus componentes, o a sus metodologías, o a sus propuestas, no cambia la tendencia de crecimiento que adquirió poco antes de las elecciones europeas, y cierto es que aún no conocemos su techo.

Las razones de ese crecimiento no están en que Podemos sea inmune a las críticas, sus metodologías sean perfectas o tengan un programa absolutamente creíble. Se debe a que los dos grandes partidos ya no ofrecen propuestas en las que confiar, y en el hartazgo ciudadano que provoca un caso de corrupción tras otro. Es más fácil creer que un asno vuela, que creer que un político de ambos partidos es honesto y nos dice la verdad.

A esto hemos de sumarle dos hechos. De un lado, el rechazo que producen algunos titubeos con cambios en las líneas de actuación del PSOE, y de otro, la obstinación del PP por continuar con la política de austeridad de Merckel que nos ha traído hasta aquí. La consecuencia de ese conjunto de circunstancias, es una situación en que la sociedad está cabreada con todo lo que huele a PP y PSOE.

Aunque sean absolutamente diferentes PP y PSOE, son percibidos igual como representantes de los mismos intereses, y esa percepción en las redes sociales se transforma promulga el rechazo ciudadano a los partidos tradicionales. Que la oferta de Podemos tenga mayor o menor credibilidad, pasa a un segundo plano, ante un objetivo ciudadano común: hay que quitar al PP del gobierno, y al PSOE por haber gobernado antes. Podemos no necesita convencer, le basta con dedicarse a arrimar el ascua a su sardina.

No debería sorprenderse el PP por su caída en las encuestas, porque lo que hoy hace Podemos ellos lo hicieron los últimos años de Zapatero: uso de la demagogia (prometieron el cielo), acusaciones de corrupción y de ser el causante de las siete plagas, todo para provocar la caída del PSOE. Lo que hoy le ocurre al PP es aquello de “donde las dan las toman”.  Hoy, esas mismas plagas bajo su gobierno, las ven con origen en decisiones europeas o internacionales, y nunca de Rajoy, y eso ayuda a que ahora nadie les crea.

Para los que nos sentimos socialistas, es sangrante que el PSOE no acabe de construir un mensaje de voluntad de cambiar la realidad social, y seguimos preocupados  obsesivamente por el resultado electoral para alcanzar el poder en las administraciones. ¿El poder para qué? Solo se recuperará el gobierno si se transmite confianza en que es para cambiar la situación, sino es así, no encontraremos nuevos votantes.

Se puede cambiar de secretario general, de ejecutiva, de sede y hasta de siglas, pero no lograremos que los ciudadanos dejen de vernos como siempre, sino dejamos de verlos como consumidores de discursos, que están obligados a comprar cada cuatro años, el nuestro o el de otros, sin otorgarles el derecho de devolución sino les gusta lo adquirido hasta dentro de cuatro años.

Alguien debe darse cuenta de que los ciudadanos no están por la labor de comprar discursos ya conocidos, y menos si además los pronuncian las mismas caras o caras nuevas que dicen lo mismo. Los ciudadanos rechazan más las apariencias de cambio que el inmovilismo, y socialismo es sinónimo de dinamismo, no de cambiar para que todo siga igual.

Decencia, igualdad y justicia siempre fueron principios socialistas, no posiciones extremistas. El PSOE no solo se necesita un nuevo discurso, sino que hay que acompañarlo de una limpieza que no deje el más mínimo atisbo de corrupción. Ambas cosas no se consiguen solo con un cambio generacional, sino incorporando a la política gente nueva, que si es posible, ya ejerza un liderazgo social por su honestidad.

Este fin de semana hemos tenido la oportunidad de articular ese cambio, nuevo discurso y aspiradora, a través de las elecciones primarias a las alcaldías. No hemos sido valientes para hacer primarias abiertas, limitándolas en exclusiva a los afiliados. Hemos podido presentar caras nuevas, pero algunas ya eran conocidas aunque cambiadas de lugar, lo que no ayudará a transmitir que nos hemos tomado en serio el cambio.

Toda la suerte para los candidatos electos, seguro que son los y las mejores. Pero eso no evitará que, por el método de elección, aparezcamos como temerosos a la participación ciudadana en la vida política, y que sigan las dudas sobre nuestro compromiso con la honestidad. Y lo peor es que algunos electos estén tentados de ejercer de vencedores, porque entonces es que hay derrotados. Y eso, no es bueno entre gente de un mismo partido, y les restará apoyos y credibilidad.


¿Esto tiene remedio en este nuevo PSOE? No solamente lo tiene y debe tenerlo, sino que hablar es el remedio, aunque a veces se nos olvide.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...