miércoles, 8 de mayo de 2013

Si las primarias son nuevas, necesitan un reglamento nuevo

Parece que por fin, en el partido socialista habrá primarias. Puede que la fecha de realizarlas aún este en un tira y afloja interesado, pero el desenlace a favor de celebrar el proceso es indiscutible. Incluso diría que las circunstancias aconsejarían que no se dilate la aplicación del procedimiento.
 
Muchos y muchas sabemos, que el celebrar primarias por sí solo no va a solucionar los problemas que actualmente existen respecto al ejercicio del liderazgo en el partido. Pero no es menos cierto, que ayudaran a que se produzca una circulación interna de cargos orgánicos que se han perpetuado en la dirección, aún cambiando la Secretaría General, y sobre todo, mejoraran la democracia interna en las agrupaciones.
 
Ha llegado el momento de rescatar la política con mayúsculas, de más democracia interna, y de recuperar los principios de la izquierda de participación en libertad y de forma solidaria. Quienes hemos defendido la premisa de un militante un voto, queremos primarias no solo por nuestro convencimiento de que la participación es intrínsecamente buena, sino porque es una forma de aumentar la calidad democrática interna de nuestra organización, y de que la militancia se sienta parte de las decisiones de partido.
 
Hoy dicen que todo está inventado, y que lo importante es copiar bien. Existen países y organizaciones en los que mirarse, e incluso en nuestro país el PSC tiene un reglamento para primarias, pero reglamentar las primarias con un contenido nuevo, es imperioso antes que lanzarnos a aplicarlas, y quizás, ello aconsejaría que ya existiese creado un grupo de trabajo que elabore ese reglamento y que permitiese que el mismo llegase a tiempo de ser refrendado en la próxima Conferencia política.
 
Para muchos, ese reglamento de primarias, debe modificar la actual práctica de que quien gana una elección a la Secretaría General, nombra su propia (sinónimo de propiedad) Comisión Ejecutiva, lo haga con negociación o sin ella con las demás candidaturas que concurrieron al proceso de elección. Cambiar para mejorar, es que la nueva ejecutiva sea fiel reflejo de la realidad del partido, y en su composición estén representadas proporcionalmente las demás candidaturas no vencedoras, sin que esto tenga porque estar reñido con el hecho de que el Secretario General cuente con una permanente de su absoluta confianza. No puede continuarse, como ocurre ahora, con el hecho de que la candidatura más votada decida todo, y las demás opciones se vean apartadas por completo de la Ejecutiva, o representadas solo simbólicamente.
 
Definir los electores es un aspecto fundamental. Al igual que una elección para candidato a una institución, posiblemente sea más aconsejable la participación de los simpatizantes que luego serán también electores en unos comicios institucionales, la elección de la Secretaria General del partido, consideramos muchos que debería ceñirse a la estricta participación como electores de la militancia al corriente de pago de cuotas, puesto que el ámbito de actuación del SG se ciñe sobre esta militancia exclusivamente. Cosa distinta es si ese Secretario/a general luego opta a un cargo institucional en nombre del partido para lo que considero debería obtener no solo el respaldo de la militancia, sino también el de los simpatizantes.
 
Un segundo aspecto a concretar y no dejar al azar o a la disponibilidad personal, es el perfil que deben reunir los o las candidatos/as a la Secretaria General. Posiblemente el momento político pueda condicionar unos requisitos u otros en un momento dado, lo que aconsejaría no plasmar un perfil cerrado para todas las elecciones, pero si establecer unos mínimos que podrían adecuarse a cada proceso dentro de un boceto general.
 
La pregunta de ¿quiénes pueden ser candidatos a Secretario/a General?, se ha respondido hasta ahora estableciendo como requisito la presentación de un número determinado de avales. En el caso de la Secretaria General los avales se obtenían de los diferentes comités (Federal, Regional, Provincial) o de la militancia. Quizá haya llegado el momento de que ser candidato deba dejarse en exclusiva a manos de la militancia estableciendo que un tanto por ciento de la misma respalde la candidatura. No es entendible reticencias a que esto sea así, porque parece claro que quien tenga el respaldo del Comité  correspondiente, no debería tener ningún inconveniente para obtener el respaldo porcentual de la militancia a la que ese comité representa.
 
El reglamento de primarias deberá tener en cuenta la posibilidad de que se presenten más de dos candidaturas. Si concurren dos solamente, parece lógico que la designación recaiga sobre el que obtenga más del 50%, pero si son más de dos la elección debería contemplar un sistema de doble vuelta.
 
En caso de darse la concurrencia de más de dos candidatos/as, parece lógico pensar que si alguno obtiene más del cincuenta por ciento, se considere electo en primera vuelta, mientras que si no es así, se produzca una elección en segunda vuelta entre  los o las dos más votados en la primera.
 
Por último algo que consideramos fundamental: aplicar el de abajo arriba. Dicho de otra manera, que se elijan las Secretarias Generales de Agrupación local las primeras, luego las de provincia, de región, y por último la Secretaria General Federal. El sistema actual, inverso al planteado ahora, condiciona el proceso de elección conforme se desciende en la pirámide de la estructura,
 
Solo he plasmado algunas consideraciones sobre como reglamentar el proceso, pero seguro que hay propuestas mejores, lo que no es discutible es la necesidad de establecer reglamentariamente las primarias, se oponga quien se oponga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...