viernes, 22 de febrero de 2013

Estrategia del PP: vencer por agotamiento ciudadano

Después del pestiño de debate del estado de la nación de estos días, donde el aplauso desde las filas del PP provocaba que Marianico se las prometiera del todo felices. Arropado por ese optimismo desbordante que les hace ver mejoras de la situación por doquier en las cifras económicas de nuestro país, llegan los de Bruselas y se despachan haciéndoles que tengan que cerrar la boca ante la realidad que desde allí nos dibujan, tan distante de esas mejoras.

Y esperemos que no les hagan tragarse la lengua a Marianico, Montoro, De Guindos, Fátima y Mari Loli, porque se envenenarían y no deben desearse males a nadie, ni aunque actúen como hacen estos gobernantes: como lo haría un voraz enemigo. Hace tiempo que cuando los citados auguran algo bueno, lo mejor es echarse a temblar, y de nuevo esta vez es así, porque sus datos de crecimiento indudable contrastan frontalmente con los que nos da Europa.

La previsión europea augura a nuestra economía para 2013 una caída del 1,4% y que el paro seguirá incrementándose hasta cifras próximas al 27%. Y si el gran objetivo repetido hasta la saciedad por este gobierno era la reducción del déficit en 2012, los hechos solo acreditan que este es un gobierno de inútiles que pese a castigar a toda la población española (menos a los poderosos) no ha conseguido que este baje del 10,2% en el pasado año, entre otras cosas por las ayudas a sus amigos y jefes los bancos, que han supuesto un tres por ciento de ese déficit final registrado.

Y es que si alguien, aparte de los incondicionales del PP, se creía que ya habíamos tocado fondo, estaba equivocado, porque estas cifras negativas lo único que anuncian es que vamos a tener que afrontar más recortes. No quiero ser pájaro de mal agüero, pero viendo la estructura del presupuesto y sus partidas intocables, les toca a las pensiones y a las ayudas al desempleo. En unos días, por desgracia, lo veremos.

Otro dato que parece que últimamente se ha olvidado que existe, y en olvidarlo ha puesto todo el empeño el gobierno a través de los medios adictos al régimen, es la prima de riesgo. Nadie parece ahora atento a que ha subido, y aunque no nos parezca algo importante que oscile de 350 a 360 puntos, lo cierto es que cada uno de esos puntos de subida en la prima significa 125 millones de euros más de intereses a pagar.

Los recortes nos han hecho más pobres, y empieza a ser un clamor que estas políticas no nos sirven y nos llevan al desastre. Continuar con más recortes solo hará que la gente, aunque aún permanezca  agazapada en sus casa (con hambre en muchos casos, pero todavía agazapada en casa) una mañana se levante diciendo aquello de “hasta aquí hemos llegado”, segura de que el dinero de sus sacrificios acabará en los bolsillos de algún ex tesorero o repartido en sobres complementarios. A ver si de una puñetera vez, nos damos cuenta de que hay que recuperar unos derechos conseguidos muy a su pesar, y que de un plumazo en solo un año nos han quitado. Y para eso hay que salir de casa.

Ayer escribía sobre el debate diciendo que la gente de a pie esta aburrida de la política, pero en realidad de lo que estamos aburridos es de que la política nos haga vivir cada vez peor. El gobierno con su mayoría absoluta, frente a una oposición que no aprovecha el desgaste del desgobierno que practica, y ante el fracaso que está cosechando, podría plantearse un  cambio de política puesto que aún falta para lo único que le preocupa, las elecciones. Pero los ciudadanos cada vez tenemos menos tiempo de espera para que llegue ese cambio, y mucho menos viendo que lo este gobierno hace es convertirnos a los ciudadanos en moneda de cambio para sus negocios. Los tiempos en política no son los tiempos de la gente en la calle, y eso acabará notándose.

Mientras pasa algo, que estoy seguro acabará ocurriendo, lo que cada día parece más claro es la estrategia de Rajoy que no es otra que la de acabar ganando por agotamiento del contrario. Empieza a notarse el desanimo hasta en los más fieles seguidores de Marianico.

Espero que no lo consiga y sigamos en la lucha, aunque a veces confieso que me agota hasta a mí, y quienes me conocen saben que eso es bastante difícil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...