viernes, 28 de agosto de 2015

LA MENTIRA QUE SE ESCONDE TRAS DEL RACISMO EUROPEO

Más de setenta personas fallecidas mientras intentaban acceder a Europa por Austria huyendo de la guerra. Miles ahogadas en el Mediterráneo, y unas cifras totales incontables en el movimiento de los refugiados. Las mafias sin escrúpulos hacen su agosto, como con estos que llevaban hacinados en un camión sin ventilación. Les da igual que se trate de hombres, mujeres o niños, porque para ellos solo son mercancía. Le toca actuar a la policía austriaca.

Pero ¿cuándo toca actuar a los gobiernos y políticos europeos? Si miramos la procedencia de estos refugiados, la gran mayoría viene de Siria, de Afganistán, Eritrea, Somalía, Nigeria, Yemen... Todos países en guerra, con regímenes autoritarios y donde las violaciones de los derechos humanos son moneda de uso cotidiano, y el germen del horror en el que están inmersos. Pero no olvidemos que también son los países de destino del armamento que vende las industrias europea y norteamericana.

Son los conflictos denominados “guerras olvidadas”, en cuyo origen siempre encontramos la mano de la industria armamentística norteamericana. Pero mientras EE.UU no recibe refugiados de estas guerras, para Europa suponen el gran conflicto moral al que ha de hacer frente. Gente que huye del hambre y de la pobreza, como haríamos cualquiera en su situación, pero que sin saberlo, su situación beneficia a un capitalismo europeo que obtiene así una mano de obra barata, que acepta condiciones laborales penosas pero mejores que las de sus países de origen.

Los gobiernos europeos se lavan las manos del origen del problema, y así nos hace que olvidemos de las verdaderas razones de la mala situación de algunos países europeos, que no es otra que la mala gestión de nuestros gobernantes. La inmigración que nos llega en avalancha, sirve para hacernos olvidar la incompetencia de los gobiernos capitalistas, más empeñados en trabajar a favor de los bancos y de las grandes empresas y lobbies de presión, que por el bienestar de sus ciudadanos. El motivo no es otro que poder tener luego una buena puerta giratoria tras su retiro de la primera línea de la política activa.

Mientras, los trabajadores europeos creen que esos refugiados vienen a quitarles su trabajo, e incluso hasta los ven como causantes de nuestra crisis. Pero nadie ve que si Europa dejara de vender armas a esos países, les sería imposible hacer sus guerras, y eso disminuiría en gran medida esta inmigración masiva que hoy vivimos.

La Europa de finales del siglo XX y de comienzos del XXI, es cómplice del militarismo agresivo de EEUU y siempre ante el mismo actúa con pasividad o lo apoya como ocurrió en la guerra de Irak, y con ello  fomenta esa inmigración con su política exterior. Así, unos y otros ganan millones con la venta de armamento, pero luego los países europeos vuelven a ganar cuando los ciudadanos de esos países emigran y se transforman en mano de obra barata. Lo que hizo EEUU con los conflictos en Latino América.

Parecemos tener los ojos cerrados y no percibir que el racismo que hoy crece en Europa es fruto de un miedo irracional de las clases medias europeas, que no son conscientes de ser víctimas de un capitalismo feroz que azota a todo el orbe. Alemania, que se muestra como la dueña de Europa, por ese liderazgo se ha convertido en el destino de todos esos refugiados, convencidos de que es el país europeo que les ofrece mayores oportunidades. Su mercado laboral se saturará de mano de obra barata, bajaran los salarios, y las grandes empresas alemanas tendrán el mercado laboral que cualquier gran empresario desea.


Todos los países recibimos inmigrantes y asistimos a un cambio en el mapa de las poblaciones del planeta. Es un problema económico, pero antes se trata de un problema humanitario. Pero para los españoles, debería resultarnos vergonzoso haber perdido la memoria, y habernos olvidado que en nuestra postguerra por problemas políticos, y en las décadas de los cincuenta y de los sesenta por problemas económicos, cientos de miles de españoles tuvieron que emigrar a América Latina, Rusia, Alemania, Francia y Suiza para ganarse la vida. Una situación tan idéntica como dos gotas de agua, a la que ellos viven ahora. Recuperar la memoria histórica no solo es recordar las cunetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...