sábado, 15 de noviembre de 2014

CASI TRES AÑOS CONVENCIDOS DEL ATONTAMIENTO NACIONAL

 
Dicen que el tiempo nos pone a cada uno en nuestro lugar. Si eso es así, desde la llegada al poder de este gobierno, en la zona destinada a los mentirosos y corruptos, deben estar instalando gradas supletorias. Entre mentiras y corruptelas, los tres años de gobierno de Rajoy dejarán a la (tan cacareada por el PP) herencia de Zapatero, en una pesada broma. No hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, nos han estado y nos están robando por encima de lo que la economía de nuestro país puede soportar.

Todo eso ocurre porque en la calle Génova están convencidos del atontamiento nacional, porque solo eso explica que sigan actuando como lo hacen, mientras su gestión arroja cifras que ponen los pelos como escarpias.  Si vemos que nuestra deuda pública alcanza ya el 98% del PIB (heredó el 71%), o dicho en euros, debemos 22.000 euros por españolito/a, y a ello ha de sumarse la enorme desigualdad social  que su política ha creado, incrementado en más de dos millones y medio el número de españoles que roza la pobreza. Ambos datos son para ponernos a llorar, pero si esas dos cifras aún no parecen suficientemente demostrativas de que la gestión del gobierno es a favor de las clases adineradas, es irrefutable el dato de que el 1% de los españoles posee el 20% de la riqueza del país.

Desde su llegada a Moncloa, Rajoy nos ha engatusado con el discurso de que su gran preocupación es la lucha contra el paro. Tres años después, y pese a que un millón y medio de jóvenes demandantes de empleo ha emigrado a otros países, tenemos más desempleados que cuando llegó a la Moncloa, y eso sin hablar del tipo de empleo que se ha creado, que lo ha sido en un número irrisorio, y que además con condiciones laborales que en muchos casos rozan la esclavitud. Nuestros derechos laborales han retrocedido tanto, que hoy trabajar ya no te asegura no vivir en la pobreza.

Decía que cambiaría nuestro modelo productivo. El I+D+I ha disminuido su inversión por debajo del 1% del PIB; el gasto en educación es de 6.000 millones de euros menos, lo que se traduce en 50.000 profesores menos; un recorte en sanidad de 8.000 millones traducido en una disminución del personal sanitario de 70.000 personas. Una reforma de pensiones que hace que los pensionistas cobren mientras pierden más poder adquisitivo, y además se ha gastado el 40% de las reservas para sus pensiones. Y el cinismo de la señora Cospedal diciendo que ellos han salvado los servicios sociales, la educación y sanidad públicas, no puede entenderse por mucha propaganda que un gobierno quiera hacer de su gestión.


Pero en la foto de esta gestión, no solo están las grandes cifras, sino que hay algunas medidas que intentan que pasen como de puntillas para que no nos enteremos. Algo como el ya citado gastarse la reserva de pensiones o aumentar el presupuesto de Defensa, o colarnos la reforma local como si ya estuviese todo negociado, son ejemplo de ese gobierno sigiloso, y en esta maniobra les viene de perillas la cortina de humo de la corrupción o la distracción mediática que supone para la sociedad la irrupción de Podemos.

Este último asunto de la reforma local, es muy llamativo como lo han aplicado. En el informe presupuestario que el gobierno ha enviado a Bruselas a mediados de octubre pasado, correspondiente a 2015, ya incluyen la aplicación presupuestaria de esa reforma, y en el documento el gobierno ya da por realizada la fusión de los pequeños municipios (más del 80% del total)  contabilizando el ahorro que a su entender supone. Lo hace en un momento ideal para que nadie se entere, porque los alcaldes y alcaldesas están ya más pendientes de las próximas elecciones municipales que de estas cosas.

Aseguran en ese informe, que nos ahorraremos 8.000 millones de euros de aquí a 2020, pero como es costumbre en este gobierno, no hace mención del perjuicio que ello supondrá para los ciudadanos rurales: la pérdida de la gestión local de los servicios municipales básicos y su precarización, y la pérdida de empleo en los pequeños municipios. Esto supone vincular esa fusión municipal exclusivamente al número de habitantes, sin tener para nada en cuenta las características y necesidades propias de cada municipio y sus habitantes. Tremendo error y lo veremos.

Estamos ante una reforma ideológica que busca el beneficio de las empresas privadas para las que se privatizan los servicios municipales, y muestra de ello es, que el Gobierno no ha negociado con nadie que se oponga a la reforma. No  persigue contentar ni a sus alcaldes, sino tan solo aplicar nuevos recortes. Si tanto se llenan la boca con lo de hacer “lo que quieren los ciudadanos”, si pretenden fusionar los municipios, que menos que esa unión fuese voluntaria.


Y así van trascurriendo los (ya casi tres) gloriosos años del atontamiento nacional. Después de todos estos datos, y de esa manera de gobernar a espaldas de los gobernados, me pregunto de qué puede sentirse orgulloso el PP, y como se atreve a repetir como un mantra, que gobierna para los ciudadanos. Lo único que es claramente el mayor logro del PP en estos tres años de gestión de Rajoy, es que los ricos son cada vez más ricos.

Aquí si viene al pelo la expresión de otro ilustre del PP, el sr. Trillo ¡Manda güevos! Fin de la cita.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...