martes, 5 de noviembre de 2013

Releyendo la Ponencia Marco de la Conferencia

Asistir a la Conferencia no significa asumir los contenidos de la ponencia marco como un dogma. Por ello se han elaborado enmiendas a la totalidad de párrafos de ese texto. Preparando la asistencia, he releído el documento marco, y además de las enmiendas que he presentado, ahí dos cuestiones que creo errores de partida, aunque puede que el error sea mío por seguir confiando en que la Conferencia es una oportunidad para el socialismo español.
El primero es que no solo no se fijara fecha de primarias, algo organizativo y debatible, pero si lo que queremos poner sobre la mesa son las ideas del socialismo para las próximas décadas, no entiendo porque tampoco se debatirá sobre la forma de la Jefatura del Estado. De los casi mil ochocientos apartados del documento marco de la Conferencia Política solo se habla de republica en total en medio folio. Se pide igualdad en la sucesión al trono entre hombre y mujer, en segundo lugar se plantea cambiar la Constitución para que pueda decir Rey o Reina, y por último se plantea una regulación de la abdicación. Menos mal que somos republicanos y tenemos voluntad de cambiar cosas. A veces me cuestiono cómo los que nos sentimos republicanos y socialistas continuamos dentro del PSOE. Debe ser el gen masoquista inherente a la izquierda.
El segundo asunto llamativo, al menos para mí, es de la imagen que se percibe desde fuera. Difícil será dar una nueva imagen del socialismo español con el índice de actividades establecido. Sin que con ello quiera mostrar una falta de admiración a ellos y a su papel en la historia de este partido, cuando he visto los nombres de las personalidades que van a intervenir en la Conferencia: Felipe González, Rubalcaba, Zapatero, o Ramón Jáuregui, me he decepcionado, o estoy muy equivocado con lo que pretende ser la Conferencia. No digo que no intervengan, pero si lo que se pretende es hacer notar que de nuevo corre aire fresco dentro del partido, no parecen los más adecuados para encabezar los diálogos y sesiones. Con ello. Nos hacemos más difícil poder dar la imagen de un partido renovado, con nuevas ideas, y capaz de generar nuevas ilusiones. En este viejo partido del PSOE, o llega gente nueva o en la calle se piensa que la travesía del desierto, lamentablemente, no acabará pronto.
A pesar de estas suspicacias personales, no pierdo la esperanza de que muchas cosas cambien. Algunos intentaremos ponerle voz a las enmiendas.

2 comentarios:

  1. totalmente de acuerdo con el planteamiento, te van a dejar hablar? o vas como observador. yo tambien confiaba en la conferencia , pero ya creo que una dilacion mas en el tiempo para afrontar los problemas del partido y de la sociedad. solo esperaremos que cambie el viento y poco mas. damian garcia
    la putada es que el facherio nos esta jodiendo tanto, que la unica esperanza es que por lo menos sea con vaselina.

    ResponderEliminar
  2. No puedo estar más de acuerdo contigo, estimado Antonio. Hasta que no llegue la regeneración a este querido Partido, con nuevos métodos, formas abiertas, comportamientos alejados del sectarismo,,,,, y gentes nuevas, sabias frescas, libres de contaminación, no se iniciará el camino de la recuperación política del socialismo democrático en España.

    ResponderEliminar

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...