viernes, 28 de junio de 2013

A propósito de Bárcenas


Un sistema democrático solido, está dotado de instrumentos intrínsecos para combatir la corrupción. Si en nuestro país, esta, junto al paro, resulta el mayor problema para la opinión pública, es porque esto no es una democracia con mayúsculas, sino de pacotilla. La corrupta es  est democracia, porque las personas que en ella vivimos, nos corrompemos más o menos según las oportunidades de corrupción que el propio sistema nos ofrece, dejando en segundo plano, la integridad y decencia personal de cada cual.

 
Que Bárcenas entre en la cárcel después de unos años de reírse de la justicia, puede ser una forma de reconciliarnos con nuestro sistema democrático, pero con esto no puede darse por finalizado y resuelto el problema de la corrupción, por mucho que desde el PP se intentará que sea así.
 
Digo esto, porque seguro que en Génova piensan que si ya tienen un cabeza de turco, eso les da la absolución a los realmente culpables de este proceso de corrupción, que no son otros que los miembros de la cúpula del PP y sus donantes. EL tesorero de una organización no es quien toma las decisiones. Si el dinero procede de donaciones ilegales, alguien hacía esas donaciones, y si se cobraron alguien decidía que se cobraran.
 
Quienes utilizaban el caso Filesa como el mayor ejemplo de corrupción de la historia de nuestro país, y quienes en el caso Naseiro vieron que todo era legal pese a que las pruebas de audio eran incontestables, ahora, encerrado el tesorero, han decidido que todo está resuelto con su “respetamos las decisiones judiciales” y si te vi no me acuerdo.
 
La trama la destaparan los jueces, pero ¿limpiaran este país y sus instituciones de tanta mugre? ¿Cómo es posible que se mantenga un gobierno con este asunto en sus espaldas? Parece que tenemos que ver las imágenes del presidente y los ministros contando dinero negro de contratos amañados y camino de Suiza, para exigirles que expliquen hasta donde están pringados. Y puede que ni contemplando eso, los españoles nos escandalicemos y seamos capaces de pedirles que dimitan y se celebren nuevas elecciones.
 
Tenemos, según el refranero, la democracia que nos merecemos: el pueblo nunca se equivoca, y cada pueblo tiene lo que se merece. Pero muchos españoles y españolas no nos podemos merecer esta mierda.
 
Pero el caso que nos sonroja es, que aún con Bárcenas en la cárcel, nadie de este gobierno sale a pedir perdón a todos los españoles, esos mismos a los que nos recortan en todo lo recortable. Se limitan a decir que en su partido a Bárcenas casi ni le conocen.
 
Solo podemos paliar esa falta de memoria en el PP, recordándoles que es el mismo que repartía los sobres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...