martes, 14 de mayo de 2013

Carta de reflexiones a unos compañeros del PSOE: Un suponer

Estimados compañeros y compañeras, me permito compartir con todos y todas, lo que los andaluces llamamos “un suponer”, porque lo que a continuación voy a exponeros en forma de supuesto, es lo que me parece una percepción personal real.
Supongamos que alguien mueve los hilos para que estemos de nuevo en una situación como la que vivimos ya hace algunos años que se llamó “la pinza”. Entonces la pinza nos la hicieron el PP-Aznar y el PC-Anguita.
Esa pinza renovada, hoy sería así: Por un lado desde la llamada “izquierda izquierda” consiguen hacer que los socialistas seamos vistos por la sociedad como “no de izquierdas” y como un PP blandiblu. A ese mensaje, se añade el hecho de que algunos compañeros/as, ante el inmovilismo de la dirección del PSOE, ven como la salida real a esta situación que vivimos, más próxima a su sensación de “la necesidad de dar un giro a la izquierda para salvar el estado del bienestar”, y por esa sensación ese frente común puede resultarles muy atractivo a mucho votante socialista.
Por el otro lado de la pinza, tenemos que el voto cautivo del PP no descenderá del 25%, pero que cualquiera que haya visto los movimientos electorales de la derecha en nuestros pueblos y ciudades, sabe que llegada la hora de las urnas, recuperaran un tanto por ciento importante de voto, y además esa recuperación se verá impulsada por aquello de “la alternativa al PP son los comunistas de IU y los anti sistema”, eso debe sonarnos porque ya lo hicieron con nosotros cuando en las pasadas elecciones decían que detrás del 15M estábamos el PSOE.
En este suponer, como es obvio y notorio, quien se quedaría en tierra de nadie, o como tercera fuerza, o partido bisagra, parece claro que sería el PSOE. La única opción que nos quedaría sería apoyar a la coalición de izquierdas, puesto que nadie nos perdonaría apoyar al PP. Vamos como en Andalucía pero al revés.
Explicado el “suponer” analicemos lo que ya está pasando ya sin necesidad de suponerlo.
Nadie duda que desde IU y EQUO haya un especial interés por acercarse a todas las plataformas sociales similares al movimiento 15 m. Lo hace IU a través de su “cara nueva” denominada Izquierda Abierta que (no sé en vuestras ciudades pero en las que yo conozco si ocurre), está metiendo en los movimientos sociales y en esas plataformas ciudadanas  a sus políticos, pero que ahora no parecen como tales en nombre de su formación, sino que aparecen como activistas sociales. Para constatar esto, basta con ver como en algunas plataformas ya han sustituido a los activistas que cuando el movimiento social se inició se encontraban ya en ellos, generalmente estaban en nombre de CCOO. Ahora los que están son esas figuras mas políticas.
 Algo parecido hace EQUO pero no es tan general su llegada a todas las plataformas, sino que está siendo más selectivo a la hora de incorporar a su gente, entre otras cosas porque son menos en número.
A nadie se nos oculta que Izquierda Abierta aparece como la cara amable de IU, y así está acercándose a movimientos como la PAH, 15 M y otras. También a esos movimientos nos hemos acercado los socialistas. Curiosamente cuando los militantes del PSOE nos acercamos no nos permiten hacerlo con nuestras siglas, por nuestras políticas neoliberales de los últimos años de gobierno. Si lo hacemos con las siglas PSOE encontramos el 99% de las veces el rechazo de esos movimientos, pero no cuando lo hacemos a título personal ¿os suena esto que cuento? Más curioso aún, es que son esos compañeros de IU los que además contemporizan a nuestro favor frente a quienes piden que nos marchemos, diciendo que no la tomen con nosotros, que también entre los socialistas hay gente de izquierdas y que nos dejen estar allí como personas de izquierdas.
Detrás de esta estrategia se oculta (cada vez menos por más evidente), el objetivo de acudir haciendo un frente común todas estas “izquierdas izquierdas” en las próximas elecciones locales en muchas ciudades, como única alternativa posible a la opción PP, puesto que dan por perdida la opción PSOE como mayoritaria. Por si no tenían bastante argumento aprovechan los datos del CIS últimos, para recordárselo a quienes siguen apostando por el PSOE.
Puede que me equivoque al ver este panorama, y que solo sea fruto de una paranoia personal. Pero ¿y si no es una paranoia? ¿y si el suponer fuera cierto? Y sobre todo, sea cierto o no ¿Qué estamos haciendo en el PSOE ante estos movimientos reales de IU?
Pues creo que parta nuestro pesar, ante esta estrategia de IU, nuestra dirección debe estar jugando al ajedrez, porque su postura es de un verdadero enroque. Mientras, observamos impasibles, como muchos simpatizantes y una parte de la militancia socialista estamos apoyando y participando en estos movimientos y plataformas, aunque lo hacemos a título personal. ¿Alguien puede explicarme que está pasando? ¿Hay alguien en la dirección que vea esto? Pues que lo haga, porque la sangría de votantes en los últimos sondeos es para asustarse.
Además, y esto es una apreciación personal, creo que muchos socialistas sufrimos en mayor o menor grado el “síndrome del acogotamiento”, porque es curioso que criticas como “PSOE-PP la misma cosa es”, nos la traguemos sin que seamos capaces de poner en valor el hecho indiscutible de que los avances sociales que ha habido en España lo han sido gracias al PSOE. Digo esto como contrapartida a las criticas, porque a la vez si estamos dispuestos a asumir haber cometido errores al aplicar algunas políticas neoliberales.  Siempre he defendido que en su momento se debió pedir perdón por los errores cometidos, pero una vez expulsados del gobierno por esos errores, ya no se puede seguir teniendo casi que pedir perdón por ser socialistas.
Con todo lo anterior, lo que quiero plantear al grupo de Factoría es la necesidad de repensarnos si debemos hacer nosotros de activistas sociales como hacen los de IU, o deberíamos gastar todas nuestras energías en producir cambios internos en la organización del PSOE. Seguro que habrá respuestas en los dos sentidos, e incluso apostando por ambas cosas a la vez, pero no deja de ser curioso que para IU o Izquierda abierta, el debate que a nosotros se nos exige de primarias, listas abiertas, etc., a ellos ni se les plantea por la ciudadanía.
Esto último, al contrario de lo que muchos puedan pensar, para mí es un signo de esperanza. Si nos piden cambiar es signo de que aún podemos recuperar la confianza perdida, pero no lo haremos desde el inmovilismo.
 ¿Congreso extraordinario? Cada vez parece más clara la respuesta del SÍ.

2 comentarios:

  1. CAMBIO INTERNO

    Tenemos experiencia en los esfuerzos por ese cambio dentro del partido y al final siempre nos topamos con un muro que no se derriba. Activistas? Casi mejor, lo ideal ambas cosas, me explico. Conjugar fuerzas y aunar el activismo y el cambio interno de los partidos de izquierdas y a lo mejor hasta tenemos que cambiar de siglas pero con regeneración de personas y cuidar que algunos no se suban de nuevo al carro que los habrá esperando .

    ResponderEliminar
  2. Activistas Sociales si junto con cambio interno del partido. Esto es un reto, pero quedarnos solo en el cambio por experiencia sabemos que es chocarse con un muro imposible de derribar. Unidad izquierdas, claro, sin dudas y tal vez hasta hablemos de cambio se siglas que suponga un nuevo tiempo en política, unidad y un nuevo modelo con humildad o dejaremos espacios para talibanes, conservadores, católicos e iluminados.

    ResponderEliminar

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...