lunes, 26 de octubre de 2020

LA CULPA ES DEL OTRO

 Cambia el concepto de contacto estrecho.

Hasta ahora, el criterio parecía ser claro: se consideraba contacto de riesgo o contacto estrecho a aquellas personas que hubieran estado a menos de dos metros de una persona contagiada durante al menos 15 minutos seguidos. Sin embargo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) añaden ahora un matiz: esos 15 minutos no tienen por qué ser seguidos, sino que estar en contacto con alguien contagiado varias veces al día, hasta alcanzar ese tiempo, supone también ser un contacto de riesgo.

Según han ido pasando los meses, siempre ha habido unos culpables del COVID-19 diferentes:
Enero: los laboratorios chinos
Febrero: todos los chinos
Marzo: las mujeres del 8 M y los italianos
Abril: los niños en los parques
Julio: los emigrantes y los temporeros
Agosto: Los irresponsables de las fiestas y botellones
Septiembre: Los barrios pobres de las ciudades
Octubre: Los jóvenes universitarios y los jóvenes inconscientes.
Y dos culpables continuos toda la pandemia: Pedro Sánchez y su gobierno social comunista; y los otros, pero nunca yo.
También se puede poner algo de nuestra parte, no todo tiene que estar regulado por ley, pero lo fácil es pensar que la culpa siempre es de los otros. En marzo no era previsible nada, pero ahora estamos mucho mejor preparados: con EPIs, mascarillas, test PCR y de antígenos, respiradores, equipos de rastreo de contactos, conocemos como se propaga el virus, etc.
¿Dónde está el fallo?
Siempre en los otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...