sábado, 25 de marzo de 2017

NO HAY QUE ALARMARSE, SI CUIDAR LA HIGIENE DE NUESTROS ALIMENTOS


Que desde la Dirección General de Salud Pública y Consumo (Sanidad de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha) se confirme la existencia de un brote de Hepatitis A en la ciudad de Albacete, ha creado una cierta alarma entre los ciudadanos que se debe considerar desde la óptica clínica desproporcionada, lo que no está reñido con la prudencia y considerar importante intensificar las normas de cuidado de higiene en manos y en el lavado de los alimentos que vayamos a ingerir crudos, y la cocción del resto, todo ello son medidas que pueden ayudar a acotar ese brote y erradicar el problema. Desde el día 15 de marzo han sido declarados trece casos y uno de ellos ha precisado ingreso hospitalario.
El primer mensaje debe ser el de tranquilidad entre la población. No es un problema de contaminación de agua potable, que está en nuestras ciudades y pueblos adecuadamente clorada, ni nada semejante, El alarmismo solo contribuirá a una intranquilidad que puede ser negativa para el buen uso de los recursos sanitarios de los que disponemos. Los servicios de epidemiología ya están actuando en medidas de control y prevención alrededor de las personas que han presentado este diagnóstico, así como la realización de una serie de pruebas de laboratorio que servirán para delimitar la importancia y alcance que pueda tener este problema.
Me parece importante explicar el significado del término “brote” y de dar una pincelada sobre lo que es la Hepatitis A.
Se califica como BROTE a un incremento significativamente elevado de los casos de una enfermedad, si comparamos ese número con los casos que son los esperados. No es que no existan pacientes que presenten un diagnóstico de Hepatitis A, sino que en un momento determinado el número de casos supera al número habitual. El segundo aspecto para definir un brote es que esos casos se produzcan en un territorio delimitado y dentro del plazo que fija el periodo de mínimos días de incubación y el máximo para aparecer. Que los casos ese hayan localizado en una zona de la ciudad, y dentro de un plazo de incubación desde el primer caso al último, son dos elementos imprescindibles para calificar este caso como brote.
De brote también se califica la aparición de una enfermedad en una zona hasta entonces libre de ella, a un proceso de intoxicación aguda colectiva, por causa generalmente accidental o de manipulación y consumo, o a na incidencia causada en una situación de catástrofe. Ninguna de estas tres situaciones se da en nuestro caso, pero me parecía importante aclarar ese calificativo de “brote”.
El segundo elemento es informar sobre qué es la Hepatitis A. El término indica una inflamación del hígado, provocada por un virus de la Hepatitis A, un virus con un periodo de incubación variable pero generalmente entre las dos y las siete. Los síntomas más frecuentes del paciente son malestar general, falta de apetito, náuseas, dolor abdominal, diarreas y en muchas ocasiones coloración amarilla de la piel. Los seres humanos parece ser el único reservorio para este virus.
Es un virus fácilmente destruible por la cloración del agua de bebida, y respecto a los alimentos mediante el calor, al calentarlos durante un minuto por encima de 85º C. Es importante saber que puede existir contaminación de comidas previamente cocinadas, por lo que las medidas de higiene de nuestras manos en la preparación de los alimentos cobran especial importancia.
Por ultimo creo que es importante conocer que existen diferentes tipos de hepatitis, algunas peligrosas pero que nada tienen que ver con el caso de Albacete. La hay desde por causa infecciosa (viral, bacteriana, por hongos o fúngica, por parásitos) y no infecciosas (alcohol, drogas, enfermedades auto inmunes, metabólicas). La Hepatitis víricas son las más comunes, tanto por los virus A, B o C. El primero es un cuadro pasajero y suelen ser pacientes con síntomas y se suele resolver en semanas, mientras que en los casos de hepatitis por virus tipo B y C pueden llevar a una infección crónica y no presentar síntomas de inicio. Para tranquilidad es importante señalar que la hepatitis A no progresa a hepatitis crónica, ni clínicamente ni en el estudio de los tejidos del hígado.
La detección precoz de los casos es una muestra de que nuestro sistema sanitario funciona, y que han sido las mejoras en la higiene, y las políticas de salud pública y sanidad las que han tenido un mayor impacto sobre la hepatitis A. Por lo tanto procede actuar con refuerzo de las medidas de higiene de los alimentos ya descritas, y sobre todo cuidando la higiene personal en especial la de nuestras manos. Las personas en el entorno de los casos ya reciben instrucciones concretas desde nuestros servicios sanitarios, que una vez más se han demostrado eficaces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...