sábado, 12 de diciembre de 2015

COMO CUANDO EL 11 M

12 diciembre.- En campaña

No debería sorprendernos ya nada del lamentable personaje que hemos tenido cuatro años como presidente de gobierno. Pero cada día consigue hacerlo, ayer con su posicionamiento ante el atentado en Kabul contra nuestra embajada. De nuevo no han aprendido de su pasado reciente, y una vez más han intentado sacarle rédito electoral a un hecho tan lamentable como la muerte de dos españoles. Se le ha debido olvidar como su partido enmierdó el 11 M, porque hoy solo le ha faltado culpar a ETA del atentado de Afganistán para retornarnos literalmente al pasado.

En cuatro años nos han demostrado que para ellos mentir es una costumbre, pero mucho más lo es en campaña. No les importa manipular cualquier noticia si con ello al final logran contarla de la manera que creen que les da más votos. Casi han logrado que nos acostumbremos a sus versiones manipuladas, y no hace mucho lo hicieron de nuevo con el asunto del helicóptero desaparecido en Canarias. Mentir les resulta algo tan cotidiano, que lo hacen hasta cuando no es necesario.

La pregunta que nos devuelve a la cruda realidad el país que tenemos, es ¿cómo puede resultar tolerable a un 28 % de españoles esta forma de actuar, para que continúen manifestando su apoyo a ese partido? Pueden creerse algunas mentiras, pero no son solo sus mentiras porque a esa forma de entender la política, se la añade la corrupción crónica en el PP (que ayer mismo volvía a salpicarles por enésima vez con el diputado por Segovia y  el embajador en India), o con una realidad no sólo estadística sino palpable, como es ver a miles de familias en la pobreza extrema. Parece no importarles a sus votantes, y hasta se puede llegar a pensar, que tampoco les importa si algunos mueren o son desahuciados, mientras no hagan mucho ruido.

Pero la historia es tan tozuda que cuando no lo esperamos nos devuelve a la cruda realidad. Este gobierno había conseguido que el problema de Afganistán desapareciese de las portadas de los medios, como si no existiese esa guerra y no estuviésemos allí, pero por desgracia el atentado de ayer vuelve a traernos a primera plana la realidad de ese machacado país. Pero Rajoy está tranquilo porque sabe que en cuanto sean enterrados los dos policías asesinados, se olvidará el asunto y aún ni estaremos en la jornada de reflexión, con lo que nadie cuestionara si nuestra política exterior es acertada o sencillamente resulta banal o tiene la importancia de una castaña pilonga.

Todos los vientos soplan a su favor, y Mariano seguirá tranquilo. Está convencido de que mientras a la mayoría de este país nos preocupen más los problemas de los famosos con sus representantes, o el resultado de nuestro equipo de fútbol este domingo, él seguirá contando con el voto de muchos que no quieren ver más allá. Hay gente dispuesta a seguir votando a mentirosos, mafiosos o corruptos sin cuestionarse si eso les afecta a su día a día. Son los mismos que ni siquiera con cuatro años más de recortes en sanidad, en educación, a los jubilados, e en las ayudas a los parados, serán motivos suficientes para que se retiren la venda de los ojos.


Es muy triste que para mucha gente esa venda no se la hayan puesto ellos mismos, sino que sea intraocular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...