jueves, 17 de diciembre de 2015

17 de diciembre.- En campaña ASÍ IREMOS DONDE NO QUEREMOS

Como era previsible hoy, penúltimo día de campaña, todo gira alrededor de la agresión que ayer sufrió Rajoy. Es difícil encontrar las palabras adecuadas para describir el sentimiento que este hecho me provoca, sin sobrepasar los límites de lo tolerable, porque estamos ante un hecho intolerable.

Venimos de un proceso pre electoral que ha estado condicionado por los atentados de París y por el resultado electoral en Cataluña. La campaña iba tranquila, solo marcada por la incomparecencia de Rajoy al debate a cuatro y por el debate a dos del pasado lunes. Y es ayer, cuando estaba a punto de terminar, cuando de forma inverosímil un menor irrumpe en la escena y agrede al presidente menos accesible de nuestra democracia. En minutos se desencadena en las redes sociales un río de versiones del hecho y de opiniones la mayoría vergonzantes, y nuestra imagen exterior es la de un país de intolerantes, sin serlo.

Sí, porque solo vergüenza producen algunos comentarios (posiblemente de gente con poca sesera) tratando de darle una justificación a lo que es injustificable, en lugar de animar a que el puñetazo debe darse con la papeleta el día 20. Frente a esos, algunos (aún más descerebrados) lo aprovechaban para adjudicarle afiliación política al agresor (sin valorar que antes que en un partido estaba afiliado en psiquiatría) y así restar credibilidad a esa formación. Y como no, los cavernícolas, que se obstinaban en ver en la agresión una consecuencia del debate a dos del lunes. El intento de todos ellos por politizar este asunto en busca de un rédito político para sus sucios intereses, es simplemente vomitivo.

El tiempo acaba poniendo a cada cual en su lugar, y quienes así han actuado acabaran comprendiendo que su actitud no tendrá reflejo en las urnas y solo va a servir para retratarlos a ellos. En democracia las diferencias se dilucidan con la palabra y en las urnas, nunca con la violencia, rechazable siempre, y mejor harían algunos con tener un poco de memoria histórica para saber que, por muy importante que pueda ser obtener un voto más, con estas cosas no se juega. En cualquier caso, la mejor reacción ante el este lamentable hecho, la de todos y cada uno de los candidatos, que si han estado a la altura que les era exigible.

Pero no desperdicies un segundo más con este asunto. La sensación de muchos es que entre unos acontecimientos y otros, el próximo domingo, una inmensa mayoría acudirá a las urnas sin conocer realmente las propuestas de los diferentes partidos que han quedado en un segundo plano entre unas cosas y otras. El gran responsable de ese desconocimiento es sin duda el circo mediático creado alrededor de todos y cada uno de los principales candidatos, más interesado en la rentabilidad económica de sus programaciones que de hacer llegar información fiable y exhaustiva a los ciudadanos.

Hoy han continuado las caravanas electorales recorriendo nuestra geografía, a la búsqueda del disputado voto del indeciso. Para mañana los últimos mensajes y los mítines de cierre de campaña. Ojala logren convencernos de que cada uno representa lo mejor, y que no tengamos que elegir solo entre lo malo y lo menos malo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...