martes, 6 de enero de 2015

OPTIMISMO INDECENTE



Desde ahora y hasta las Elecciones Municipales, y con mayor intensidad hasta  las Generales, leeremos, escucharemos y veremos los auténticos milagros y prodigios de quienes nos gobiernan. Luego, si consiguen garantizarse otros cuatro años de poltrona, ya investidos del respaldo popular, sacaran del bolsillo nuevas reformas estructurales, imprescindibles para sostener nuestra economía, que para entonces ya podrá volver a calificarse de precaria para que puedan ejercer de salvadores de la patria. Hasta ese momento todo serán buenas noticias para los sufridos españoles.

Un avance de este nuevo “España va bien” ha sido el optimismo gubernamental ante las cifras finales del desempleo en 2014. Es de bien nacidos felicitarse por la caída del paro en 253.600 personas durante el pasado año (un descenso del 5,39% desde 1999), y también por el incremento del número de cotizantes a la Seguridad Social. Pero no lo es engañarnos con que esos datos significan que ha llegado la recuperación mediante un desenfrenado optimismo del gobierno. No lo son para un país, donde sí revisamos lo que los trabajadores  hemos perdido desde el inicio de la crisis hasta hoy, un gobierno decente en lugar de mostrarse optimista debería llorar de pena.

El optimismo actual solo lo muestran en el Gobierno y sus alrededores, porque la gran mayoría de los españoles no sentimos optimismo. Ver que continuamos con el mismo modelo productivo que teníamos antes de empezar la crisis, y que nuestra deuda pública no ha parado de crecer desde entonces, no es para serlo. Las cifras de desempleo, pueden ser motivo de esperanza, pero no de optimismo, salvo que se oculte su talón de Aquiles, que son la temporalidad y la baja calidad del empleo creado.

Hemos creado empleo, pero el generado es precario, y de los 16,7 millones de contratos firmados el pasado año, solo 1,3 fueron contratos indefinidos. Acabamos 2014 con un total de 4,44 millones de parados, de los que algo más de dos millones podemos considerarlos como consecuencia de la crisis. Un gobierno responsable, debería dar su previsión de si es posible recolocarlos y decirnos como piensa hacerlo. Este ya lanza campanas al vuelo, como si el problema estuviese en vías de solución, sabiendo que no.

Otro análisis que no soportan estas cifras es hacerlo mirando al futuro del país. Tenemos casi 400.000 jóvenes en paro, pese a que casi medio millón que se han marchado y otros muchos han dejado de buscar empleo por desanimo Su situación es muy grave puesto que los empleos a los que pueden acceder son temporales, justificado esto por la falta de practica y experiencia que les exigen las empresas, y de las que forzosamente carecen. Su esperanza de alcanzar un día las cotizaciones suficientes para acceder a una pensión, cada mes que pasa se tornan más remotas.

Y que decir si vemos estas cifras en base a la calidad del empleo generado. Es cierto que en 2014 se han firmado 1,3 millones de contratos indefinidos, pero solo dos tercios de esos, lo son a tiempo completo. Además, los que se han firmado fueron en sectores vinculados en gran medida al turismo, como son comercio y hostelería, donde todos sabemos que el empleo es obligatoriamente inestable y donde los salarios son bastante precarios, como denuncian los sindicatos. ¿Es ese el nuevo modelo productivo que quieren implantar? ¿Piensa el gobierno que siempre viviremos de servir a los turistas?

El otro motivo de optimismo gubernamental son las cifras de afiliación a la Seguridad Social. Si las analizamos veremos que se ha registrado un crecimiento este año, y todo incremento en la afiliación es en si mismo positivo. Es cierto que los 16,77 millones de afiliados que tiene hoy la Seguridad Social superan en cuatrocientos mil a los que había hace un año, pero siguen muy lejos de los 17,2 millones que había afiliados en diciembre de 2011 cuando el PP llegó al gobierno. Pero no se nos dice que es lo negativo que debe estar ocurriendo en la Seguridad Social, para que un mes sí y otro también, el Gobierno recurra al Fondo de Reserva de la Seguridad Social para pagar las pensiones. ¿Y si fuera parte de una estrategia política?

Resumiendo este análisis, se puede afirmar que estas cifras muestran que hay más paro que con el anterior gobierno, que el empleo creado es mucho más precario porque hemos pasado de empleo de salario medio a nuevos contratos con salario miserable, que aun creciendo en número el pasado año es menor la cotización global a la Seguridad Social, y que al ser menores los salarios es menor el importe del IRPF. Si sumamos todos estos aspectos, las cuentas no salen ni pueden salir, y la solución que han encontrado para mantener el modelo es tirar del Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Unos y otros, son datos evidentes, pero parece que el gobierno no quiere admitir que la gran mayoría del empleo creado es precario, temporal y parcial, y así socialmente no vamos a mejor sino todo lo contrario. Y cuando se intentan acomodar todas las piezas del puzle en el que se ha convertido nuestro modelo económico, nos desconcierta ver, como pese al mal pronóstico que reflejan estas cifras, el gobierno le dice a Europa que subiremos el IVA ecológico este año y los dos próximos, que recortaremos en las pensiones y en las prestaciones del desempleo, y que a pesar de esto, aumentara el consumo interno (deben pensar que tiraremos de tarjeta de crédito).

Son ya tres años de programa incumplido y falsedades continuadas, y solo los fieles seguidores del partido del gobierno pueden creer que hemos entrado en tiempo de bonanza económica. Los demás debemos prepararnos para el triunfalismo propio de un año electoral, porque ya, la única preocupación del gobierno son los resultados electorales. Seguirán incansables en su objetivo de engañarnos continuamente y en considerarnos imbéciles que se tragan carros y carretas, salvo que se les demuestre que hoy somos mucho menos tontos de lo que piensan.

Como nada es casual en política, detrás de esta cortina de humo del empleo, me temo que la lógica nos dice, que si a la hucha de las pensiones le quedan cuatro días, pretenden hacernos ver que el actual sistema de pensiones es insostenible. El siguiente paso será convencernos de que la única salida de que alguien tenga en el futuro una pensión, sea trabajador o no, pasa por acogerse a las ofertas de las compañías de seguros y de la banca, y que esa será la única manera de garantizarnos que de mayores habrá un plato en nuestra mesa.

Podemos luchar contra este modelo que tratan de imponernos, aunque puede que por mucho empeñó que pongamos, esta economía globalizada en la que nos movemos, nos acabará enterrando. Rajoy tiene razón en que saldremos de la crisis, pero en las muy precarias condiciones que él está contribuyendo a que desde fuera se nos impongan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...