domingo, 18 de enero de 2015

DE OVEJAS Y DE LOBOS

Tan ocupado andaba Rajoy salvando al mundo, que no se dio cuenta que los sinvergüenzas estaban en su casa. Van años de noticias relacionadas con el caso Gürtel, y cada vez es mayor la sensación de que solo conocemos una mínima parte de todo lo que se cocía en esos quince años de financiación oscura. Pese a que las ilegalidades son palmarias, el PP sigue obstinado en ocultar, negar todo, y gobernar como si nada pasara, aunque ahora les acusan y les reclaman más de trescientos mil euros en concepto de responsabilidad civil como partícipe en la trama.

De vergüenza un país, en el que mientras la gente se quedaba sin trabajo y sin sus casas, y la secretaria general del PP nos daba lecciones de moralidad, su partido se financiaba ilegalmente con contrapartidas por a otorgar contratos públicos a sus benefactores. Enriquecían a unos pocos de amigos, a costa de encarecer la obra pública. Una lista interminable de obras desde los gobiernos de Aznar, hasta llegar a los Bárcenas, Correa y el Bigotes, pero con muchos más cargos del partido formando parte de la santa compaña.

Parece que quienes junto al PP veían una oportunidad reciproca de negocio, la estrategia era fácil. Se sacaban el carnet del partido, se vestían bien, iban a misa los domingos y fiestas de guardar, y a partir de ese momento, recibir las influencias de los compañeros de militancia dejaba de ser algo casual para convertirse en cotidiano. Toda una legión de “pequeños nicolases”, pero menos mediáticos.

Aunque en el PP ya tenían sus cabezas de turco, y en Génova  aparentan tranquilidad, desde el pasado viernes hay acusación formal de la fiscalía. Esta habla textualmente de "Financiación ilegal del PP" y  de “aprovechando al efecto de la evidente opacidad que ofrecía la doble estructura creada por el PP". Califica al PP de fraudulento por financiación ilegal y afirma que existe  una trama del PP, y no una trama contra el PP.

Según el escrito de acusación, parece que no les ha servido de nada que se hayan destruido los discos duros y las agendas e visitas a la sede, ni negar que existiera una contabilidad B del partido. Por respeto a la presunción de inocencia, diré que estamos ante presunto fraude electoral, ante un presunto atentado democrático, y ante presunta delincuencia política.

Durante la instrucción, han surgido cientos de preguntas que aún no tienen respuesta: ¿Se investigará a los empresarios que pagaban comisiones?; ¿En casi veinte años nadie de la cúpula del partido se dio cuenta?; ¿De quién recibía órdenes Bárcenas si solo era el tesorero? ¿Cuántos años le pide la fiscalía al PP? ¿El dinero público de las comisiones que le piden, lo va a devolver ya como la Infanta? ¿Alguien se cree, que un partido que ha gobernado no realice auditorías internas para revisar su contabilidad? Tras la acusación, surge una ¿Debe dimitir alguien de inmediato?

Ni las contestan en el PP ni en Moncloa, porque según ellos este asunto afecta exclusivamente a Bárcenas. Parecen olvidar las frases que hemos escuchado, sobre todo a Rajoy, en los años de instrucción del caso: "Son fotocopias de fotocopias" refiriéndose a los papeles de Bárcenas; "Nunca se podrá probar que estas personas no son inocentes"; "Luis, aguanta, sé fuerte, nada es fácil" "Yo no tapo nada, pero tampoco levanto alfombras, Si hay que limpiar, que lo haga la justicia" o la ya citada de Rajoy con la plana mayor del PP "No es una trama del PP, es una trama contra el PP".

Pese a todo lo reflejado por la fiscalía en la Gurtel, el PP se obstina en presentarse como un mártir de la inquisición periodística. Debe ser que no son responsables en la Gürtel, y tampoco del listado de asuntos turbios que les afecta directamente: Bankia, el AVE de Guadalajara, las preferentes, el aumento de los desahucios, las hipotecas basura, o el basurero que tiene instalado en la Comunidad Valenciana hasta con Papa y coches de carrera de por medio.

Ya solo les falta negar, que ellos tampoco fueran los que afirmaron que había armas de destrucción masiva en Iraq. La justificación de todo la encuentran en que es parte siempre de la herencia recibida de Zapatero, y curiosamente nada es herencia de Aznar que era el presidente del PP en los años de los hechos que ahora se tipifican, y que en la boda de su hija contó con todos los implicados en la trama como invitados, es de suponer que porque alguna relación tendría con ellos.

Ahora que el informe de la Fiscalía acredita la falta absoluta de transparencia y de honestidad del presidente del PP y del gobierno, no se puede entender que el Secretario General del PSOE se limite a decirle a Rajoy que asuma su responsabilidad. A él se le podría cuestionar también el ejercicio de su responsabilidad preguntándole ¿Para cuándo la presentación de una moción de censura del PSOE? ¿Por qué no pide su dimisión como presidente del gobierno? Muchos ciudadanos no entienden su actitud, quizás porque no ha dado las razones de porque actua así.

El PP cree fácil responder a las acusaciones, con que el PSOE tiene que callarse por FILESA, o por los ERE´s, o IU por la situación de dudas sobre Tania Sanchez, o CIU con el caso Palau o el Pujol. Seguro que a cada formación le encontraran su sambenito. Pero la corrupción del PP no puede justificarse con la de los demás, porque la acusación de la fiscalía se ha formulado contra el PP, y es su honestidad la que se pone en entredicho, y no la de los demás partidos. El “y tú más”, es defender lo indefendible.

La Gurtel es ya un escándalo de tal dimensión, que en cualquier país del mundo sería suficiente para desautorizar a un partido por corrupto, y forzar la dimisión del gobierno de ese partido. Aquí parece que no será así. Que no haya dimisiones es una falta de respeto a los ciudadanos, pero sobre todo hacia quienes han votado al PP. Su estrategia es esperar a que pasen las elecciones para luego pasar la aspiradora, aunque algunos de sus responsables piensan que para entonces el partido estará dividido, y si hay problemas, será responsabilidad de la actual dirección.

Hoy ya nadie entiende que Rajoy no dé explicaciones, ni resulta creíble que lleve años en el PP ejerciendo cargos de responsabilidad (secretario general, y ahora de presidente del partido) y no se enterase de nada. Mucho menos, que en el país continuemos como si nada hubiese ocurrido, sin que actúen los partidos de la oposición, y sin que lo haga el poder judicial. De continuar así, nadie creerá en la imparcialidad del Supremo, ni la del Constitucional, ni en la justicia española en su conjunto. Pero mucho menos en el sistema político que tenemos.

Aviso para navegantes en las próximas elecciones, aunque ya dijo Edward R. Murrow, periodista estadounidense de principios de siglo pasado , que “Una nación de ovejas, engendra un gobierno de lobos”. Parece que llevaba razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...