sábado, 6 de diciembre de 2014

DÍA DE LA CONSTITUCIÓN, APROVECHEMOS QUE ES PUENTE.


Portada en todos los medios con los tópicos de siempre. Hoy 6 de diciembre, dicen que “celebramos” el día de la Constitución. Si, esa que para lo que se quiere es intocable, y que para lo que se quiere se salta a la torera. En vísperas del treinta y seis aniversario de su promulgación, lo ha hecho el Consejo de Ministros. La misma Constitución que con múltiples excusas hemos convertido entre todos en papel mojado. Entre todos, unos por acción y otros por omisión al callarnos.

Expreso esto, porque la Constitución en su Artículo 18.3, garantiza “el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial”. Ayer el Consejo de Ministros aprobó la reforma de la Ley Procesal, con la que el Gobierno podrá autorizar escuchas telefónicas sin que tenga que intervenir un juez. Naturalmente en casos graves, siendo el gobierno quien dice que es o no grave. No es necesario cambiar la Constitución, nos la saltamos y ya nos vale.

De una manera o de otra, el ejecutivo le va restando poder al legislativo y al judicial. Cada vez nos quedan menos derechos constitucionales (libertad de expresión, de reunión, de asociación, de huelga), y cada vez existe menor separación de poderes. La división de poderes es una cosa de Montesquieu y ese señor hace tiempo que murió para este gobierno.

Constitucionalmente, ningún ministro puede adoptar una medida que solo le corresponde al juez, y no vale maquillarlo con “comunicándoselo inmediatamente". Pero mucho menos aceptable es "En todo caso, el juez competente tendrá que resolver si revoca o confirma tal actuación en un plazo máximo de 72 horas desde que fue ordenada la medida.". Y lo que el juez no autorice una vez escuchado ¿caerá en el olvido?

A esto hay que sumarle que cada vez tenemos más leyes que invierten la carga de la prueba. Donde quedarán la presunción de inocencia, las garantías procesales, o el habeas corpus. La sensación que esto causa, es un regreso al estado represivo y para policial, y de los comisarios políticos de otras épocas. Sencillamente intolerable.
Desmontando el estado de derecho, nos acercamos a marchas forzadas a lo que algunos politólogos denominan “fascismo con elecciones”. El PP quiere convertirse en el Gran Hermano de todos nosotros, y parece que tiene un objetivo claro: quitarse de en medio a los jueces y poner al poder judicial a sus pies. Es un paso atrás en nuestras libertades, y otro ejemplo de cómo un gobierno puede actuar contra sus ciudadanos.

Es inevitable recordar que a un juez se le expulsó de la carrera judicial por prevaricación, precisamente por realizar escuchas y eso que estaban autorizadas, y que nadie duda de que se le realizaran a corruptos. Ahora es el gobierno quien coloca al ministro por encima de la ley, y eso según lo aplicado a Garzón también es “presuntamente” prevaricar, puesto que quien aprueba esta reforma sabe que atenta claramente contra los derechos fundamentales de la Constitución.

Por eso creo que los españoles tenemos poco que celebrar hoy. Así que mejor aprovechemos que es sábado y puente. Nos veremos a la vuelta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...