lunes, 28 de julio de 2014

¿Y si surge la sorpresa?

9 julio 2014
Nadie esperaba el resultado del encuentro mundialista 1-2. Al contrario, la mayoría de futboleros apostaban por el triunfo de 1, conocedores de que el país organizador contaba con las ayudas arbitrales y el apoyo del público. Pero surgió la sorpresa.
Cuando nos acercamos al día de votación, la mayoría de las encuestas dan por vencedor a Pedro Sanchez para la Secretaría General del PSOE. El lunes fue el debate entre los tres candidatos, y he querido esperar a revisar sus contenidos para hacer algunos comentarios sobre el mismo. Los tres me merecen respeto, pero desde luego quien merece mayor respeto es aquel que se lo gana. No lhan tenido todos iguales fácilidades, porque la falta de neutralidad de los llamados “aparatos” mostrandose a favor de 3 fundamentalmente, y también aunque algo menos, a favor de 4, se ha vista al comprobar que no les ha hecho ninguna gracia que Tapias esté en la carrera final. La pregunta es si, como en el futbol, el domingo no puede ocurrir que se equivoquen las predicciones y salte la sorpresa.
Pero centrandome en el debate en sí, se vio un continuismo con la actual dirección en el discurso de Pedro Sanchez. Si se pormenoriza su mensaje, uno se da cuenta de que se tiene un discurso repetitivo, lo que choca de frente con el hecho de que en algunos temas cada día dice una cosa diferente a la que dijo el día anterior (copago, Cataluña, financiación autonómica). De su intervención sobre todo me llamó la atención que se autocalifique como “militante de base”, cuando en el Congreso federal en el que se eligió Secretario general a Zapatero, él ya fue delegado, ha sido concejal en 5 y Diputado nacional, y eso no es propio del militante de base de nuestro partido. Eso son detalles que para mi le quitan parte de ese respeto equitativo que profeso a los tres.
También Eduardo Madina transmite esa sensación de continuidad, aunque con mayores deseos de ruptura con muchas cosas del actual partido. Su puesta en escena en el debate, sudando y señalando continuamente con el dedo, no me pareció la más atractiva, pero pueden ser apreciaciones personales sobre la imagen, que creo las menso importantes. Aquí aparece rupturista, aunque hasta ahora desde su escaño guardo silencio ante todas las actuaciones del partido que dejaban la ideología socialsita en el baúl de los recuerdos. Rectificar es de sabios, pero también es propio de los inseguros. En cualquier caso, también le hizo perder parte de ese respeto equitativo, escucharle arrogándose el mérito de haber conseguido que en este proceso podamos votar los militantes. Yo estuve en el Congreso de 6, y tanto el cómo Sanchez eran contrarios a la participación de las bases en esta elección, cuando alcanzó la votación en plenario la propuesta de un militante un voto.
El tercer candidato, Pérez Tapias, aparentemente el que por obtener menos avales, contaba con menos posibilidades, sin embargo si hizo un discurso rupturista con las decisiones adoptadas en el partido en los últimos años, que le han alejado de posicionamientos izquierdistas y socialdemócratas, y acercado a posturas liberales. Quizás lo que más debe valorarse es como transmite firmeza en sus convicciones, y su declaración de no ser candidato a presidente del gobierno y dedicarse al funcionamiento interno de la organización, personalmente me parece coherente con el principio de incompatbilidad de cargos. En su contra estuvo ser menos mediático que los otros dos.
Las valoraciones del debate coinciden con a quein apoya el evaluador, y existe un verdadero alud de comentariso en las redes sociales lanzadas por los respectivos equipos de los tres candidatos. Hoy he leído un comentario de 7 en una entrevista diciendo que Sanchez y Madina no mostraron en el debate un perfil ideológico propio. Creo que es una valoración que comparto, y que complementaría diciendo que no ganó el debate el favorito. Que los tres candidatos hablen de una mayor democracia interna, ya es un logro a apuntar como merito a la presencia de la candidatura de Tapias que ha obligado a asumir ese principio a los otros. Sobre el reconocimeinto de los errores cometidos, los citados por Sanchez y Madina, no creo que sean reconocimeintos que permitan recuperar la credibilidad y la confianza de los electores, y mucho menos la ilusión de la militancia. La postura de Tapias ha sido más coherente, primero votando en contra de esas decisiones, y ahora reafirmandose en que eran erróneas.
Oidos todos los candidatos, ahora si me pronuncio. Me inclino por apoyar a Tapias, porque entiendo que su propuesta es la más coherente, la más sensata y la que un partido que necesita resituarse en la izquierda ideológica necesita.
Pero en esta fase final, ya no vale quien tiene más vales, ni quein es mas guapo, o quien cuenta con más apoyos de los aparatos, ahora toca el voto individual y secreto, ese que debe ser el fruto de la reflexión sobre lo que este partido necesita para recuperar el crédito perdido. No se elige solo un secretario general sino que los militantes definiremos cual es nuestra cuota de responsabilidad con la organización, para hacer valer nuestra dignidad como ciudadanos de izquierda. El próximo domingo los afiliados socialistas tenemos la palabra, y nos jugamos mucho.
Tenemos la oportunidad de decidir si queremos o no, la ruptura definitiva con lo que han sido las políticas de este partido en los últimos años, y de que tal vez, como en el partido de Brasil, el resultado final no está escrito de antemano y que pueden existir sorpresas.
A más participación, más incertidumbre con el resultado final, pero también una foto más fiel de la realidad de esta organización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...