jueves, 3 de julio de 2014

Hay que acertar

Pese al mensaje de “el PSOE ha vuelto” lanzado por Rubalcaba en Sevilla, las ultimas elecciones europeas nos han devuelto a la realidad, y su dimisión es la confirmación de que no se ha frenado el declive que llevamos de un tiempo a esta parte. Como buen estadista, que lo es, y muy a su pesar, Rubalcaba ha acabado por aceptar que ya no vale seguir haciendo nos trampas en el solitario Aunque cueste aceptarlo a los miembros de las direcciones y a muchos militantes de base, la ideología socialista no puede reconocerse en muchas de las acciones del partido ni en algunas actuaciones hechas como gobierno y como oposición. Nos hemos equivocado y más vale aceptarlo sin cortapisas.



El diagnostico de la situación era compartido por todos: había un distanciamiento de los ciudadanos con nuestro partido. La solución solo lo era por unos pocos: necesitamos un acercamiento del partido a la ciudadanía, para recuperar una comunicación fluida con ella. A nivel interno el diagnostico también es compartido por todos: hay que regenerar las estructuras del partido, y la solución vuelve a compartirse solo por algunos: hay que desterrar de una vez por todas un modelo jerárquico de relación entre la ejecutiva y los militantes, para permitir a estos ser protagonistas de algo que es de todos, no solo de una élite como ha estado ocurriendo hasta ahora. 


En el Congreso de Sevilla se aprobaron las primarias para elegir el candidato a la presidencia del gobierno, pero la dimisión del secretario general ha sido el motivo para cambiar el calendario previsto. Alguien debió temerse que esa cronología le podía desplazar de su asiento, y decidió que primero se eligiese al nuevo secretario general y posteriormente se celebrasen las primarias. Ese cambio en la secuencia de acontecimientos, ha tenido un efecto demostrado en las encuestas de opinión: lo que se quiere por los ciudadanos que votan socialista, no coincide con lo que se piensa por parte de quienes militan en el partido.


De mantenerse en primer lugar las primarias, el candidato a presidir el gobierno habría tenido ganado el congreso, puesto que contaría no solo con el respaldo de la ciudadanía militante sino también con el de la votante y no militante. Con la elección primero del secretario general, puede que el elegido sea el mas valorado por la militancia, pero no tiene garantizado que sea el mas valorado por quienes votan socialista pero no militan. Y sobre todo, esta elección de secretario general primeramente, desincentiva la participación ciudadana en las primarias, y si no es así, nos hace correr el riesgo de acabar con una bicefalia incomoda, que solo podría evitarse renunciando los tres candidatos a presentarse a esas primarias, lo que solo se ha manifestado por uno de ellos, y no por los otros dos.


Pero tampoco se han cumplido las previsiones de quienes han cambiado ese calendario, porque todo hacia prever que solo serían dos los candidatos a la secretaria general del PSOE, y el hecho de que haya accedido a la candidatura un tercero, ha trastornado las previsiones iniciales de la Federal. Además, curiosamente es el tercero de ellos, José Antonio Pérez Tapias, quien parece tener más partidistas fuera del partido (muchos de ellos ex-militantes que se marcharon desanimados por como se hacían las cosas), mientras que quien cuenta con mas apoyos internos es Pedro Sánchez, a quien en todos sus actos de candidato le arropan las ejecutivas.


El dato mas esperanzador para no volver a caer en la estrategia preconcebida de que quien obtenga mas avales sea el próximo secretario general, es que el 61,27% de los militantes no ha avalado a nadie, o dicho de otra manera, solo ha participado un treinta y ocho por ciento de los militantes con su aval. Veremos si el día 13 de julio el interés por participar supera al interés en avalar, si no es así, algo que supone la mayor esperanza de que las cosas cambien, puede convertirse en otra frustración más a añadir a las muchas ya soportadas por las bases socialistas. Que sea en urna y con voto secreto, puede que cambie la previsión que se proyecta con los avales.


En cualquier caso parece que no es solo el aparato del partido quien deseaba solo dos candidatos, porque también los medios están interesados en que solo parezca un binomio. Las justificaciones que se dan para apoyar a uno de los dos favoritos, son a cual más peregrina: apuesto, joven, cae mejor, etc. Lo que parece claro es que a lo que menos interés se le presta por dirección socialista y medios de comunicación es al mensaje político de defiende cada uno de ellos. Tan es así, que cualquier militante puede pensar que esta de acuerdo con cualquiera de los tres, porque basta con sentirse participe de la unidad interna que el partido necesita, para que nos conformemos diciendo que el que mas votos obtenga será nuestro secretario general, sin analizar a fondo sus propuestas y su forma de llevarlas a cabo. Eso es aceptable, pero no significa que necesariamente se elija al mas conveniente.


Tampoco tiene desperdicio la pieza clave que desempeña en este proceso la secretaria general de Andalucía, que parece ser se va a elegir a quien ella decida desde su influencia en la agrupación socialista mayor del estado, la andaluza. Eso sin descartar que si el nuevo secretario general no consigue que el partido remonte el vuelo, ella llegará como la salvadora en 2015 para sacarnos de las cenizas.


Dicho lo anterior, creo que el 13,de julio, a la hora de votar, los militantes deberíamos hacerlo pensando quien de los tres posibles, puede hacer que este partido funcione de manera distinta a como ha venido haciéndolo, porque de seguir igual a los resultados obtenidos me remito. Si no lo hacemos así, ya podemos poner todo el empeño e interés en que se vuelvan a acercar los ciudadanos a nosotros, que no lo conseguiremos. Hay que pensar al elegir, que elegimos a quien puede contar con más respaldo entre los ciudadanos no entre nosotros los militantes.


Aunque resulte pesado, reitero una vez más que esta situación se hubiese evitado celebrando primero las primarias, y al no haberlo acordado así, que los militantes acertemos en nuestra elección se ha convierte en una cuestión de supervivencia, aunque algunos parece que siguen sin querer verlo. Si acertamos o no, lo dirán los ciudadanos en las próximas elecciones locales y autonomicas no porque algunos el día trece griten el tan manido !hemos ganao!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...