miércoles, 4 de junio de 2014

Y nos entraron las prisas


Al PP se le han abierto las carnes de alegría con la abdicación real. Nunca imaginaban disponer de una cortina de humo tan mediática para que nadie esté pendiente de su fracaso electoral ni de su desgobierno. Pero no se quedará ahí la cosa, ahora viene la topera total del mundial de futbol, un mes en el que casi  nadie prestará atención al poco empleo creado, o a que el que se crea es precario, o a sus nuevos ajustes. Toda ello, antes de irse de vacaciones. En septiembre de vuelta todo olvidado.
 
Mientras, en el socialismo español vivimos a toda velocidad: dimisión, congreso, primarias, apoyo a la monarquía…Los resultados de las elecciones deben obligar a todo el espectro político de la izquierda a una profunda reflexión, pero además al PSOE le está obligando a tomar decisiones a corto plazo para hacerle frente a los cambios que necesita. Estamos al final de un ciclo del socialismo moderno y comenzando uno nuevo, pero eso no puede justificar que no se analicen distintos escenarios o no madurar las decisiones que se adopten. Las prisas nunca fueron buenas consejeras, pero ya se sabe que los refranes y las leyes están para incumplirse.
 
Hemos pasado tres años en la oposición resaltando lo obvio: lo mal que lo hace el PP. Pero a la vez considerando aplazable la autocrítica, sobrados con infravalorar al rival político, convencidos de que era suficiente con enarbolar la marca PSOE para hacer frente a todo (que para eso tiene ciento treinta y cinco años). Ahora, en una semana, nos entran las prisas porque los resultados han sido como caer de bruces contra el suelo, aunque para algunos aún debe parecerles insuficiente el golpe encajado por su tozudez.
 
Tras las municipales y las generales, también se hicieron sesudos análisis muy parecidos a los de ahora, pero todo quedó en palabras y se aparcaron las decisiones. Mil piruetas en el aire se hicieron desde las diferentes direcciones para no admitir que se debía pedir perdón por los errores. Pero en Sevilla se continuó por la misma linde y no se admitió que la militancia votase las grandes decisiones del partido. Hace unos días nueva oportunidad para cambiar, pero la dirección del partido no quiere un referéndum sobre monarquía o república y otro pétalo más de la rosa del socialismo de base ha caído marchito. Hemos cosechado el despecho de los votantes de siempre, cansados y desesperanzados de que sus reivindicaciones no se atiendan. Ni derrota tras derrota aprendemos.
 
Las direcciones no han querido escucharlas, pero hace tiempo que las bases del partido avisaban del descalabro, y pedían dar marcha atrás y rectificar los errores cometidos. No se les hizo caso. A las direcciones les ha bastado con decirnos que eran intentos de protagonismo personal, o con decir que esas cosas solo debían hablarse dentro del partido, o con limitarse a acusar de deslealtad, y asunto concluido. Nunca un dirigente esconde la cabeza ante los problemas, pero algunos lo han hecho, y es de nuevo un error pensar que solo es responsable la federal, y al salir Rubalcaba todo arreglado.
 
¿Cuál ha sido la renovación en esta región o en sus provincias? Se puede afirmar sin equivocarse, que tenemos los mismos rostros que en las municipales y en las generales, pero eso sí, cambiados de sitio. Renovación no es bajar la media de edad, sino analizar hacia dónde se lleva a este partido. Es creer en la democracia interna, en la ética, y en el respeto a los compañeros y compañeras. Renovarse o morir, esa es la cuestión, y parecemos empeñados en ir de entierro.
 
En lugar de analizar lo que nos dicen los ciudadanos por la calle, nos dedicamos a crearnos nuevos enemigos, y en lugar de intentar recuperar la confianza de quien nos la retiró, les llamamos ratas que abandonan el barco que se hunde, sin hacer autocrítica y asumir que si el barco se hunde es porque ha encallado, de lo contrario nadie abandonaría el barco. Nos obstinamos en hacer reproches a las nuevas formaciones: que tienen un discurso populista, que dicen a la gente lo que quiere oír, que no es posible lo que prometen, etc. en lugar de plantear soluciones a los problemas de la gente. Que frágil se ha vuelto la memoria de muchos de los que ahora hablan así.
 
No creo que el populismo tenga una vida larga, y en nuestra casa lo hemos comprobado, pero eso no puede justificar una vez más, que permanezcamos inmóviles sin afrontar los cambios que desde la calle se nos demandan. Me molesta (como a muchos socialistas) que otros partidos de izquierda nos tachen de ser iguales que el PP, pero tampoco me gusta que desde mi partido se les devuelvan los improperios en lugar de actuar para que se nos vea diferentes. Muchos votantes de izquierda nos preguntamos, ¿No sería mejor intentar encontrar lo que nos une, que reprocharnos lo que nos separa? Porque la izquierda española es hoy electoralmente mayoritaria, pero si continúa fragmentada permitirá que continúe la derecha gobernando.
 
En una semana se ha movido más el escenario político de España que en años, y todo se está recomponiendo, con el agravante de hacerlo en medio de una sociedad en crisis. La realidad de la calle se ha situado por encima de cualquier planteamiento de los dos grandes partidos. Admitamos que si la gente no se siente atendida por los que gobiernan, buscara a otros que les atiendan. Así que, más que estar ya pendientes de quien será el secretario o secretaria general próximo, que lo decidiremos entre todos, deberíamos estar planteando propuestas que den soluciones a los problemas reales de los ciudadanos. Tal vez así volvamos a poner en práctica algo que está muy claro en las enseñanzas de nuestro fundador: que los políticos están al servicio de los ciudadanos y no al contrario.
 
Si el PSOE quiere volver a ganar gobiernos, tiene que renovarse en  profundidad, y dejar sus riendas a gente ilusionada, con ideales y vocación de izquierdas, que realice propuestas por y para los ciudadanos y que sepa no  centrar sus esfuerzos solo en luchar contra las políticas del PP, sino que dedique algunos a encontrar puntos de encuentro con las demás formaciones de izquierdas. Será la única manera de evitar que el voto de izquierdas siga divido, y que un partido trufado de corruptos nos siga gobernando. Solo queda un año para cambiar y recuperar la confianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...