sábado, 24 de agosto de 2013

¿El problema es Gibraltar?

Lo de Gibraltar está empezando a irse de las manos al gobierno. Lo que en principio se montó como una cortina de humo para tapar las vergüenzas de un gobierno del PP gurteliano y abarcenado, está empezando a ser un verdadero incendio que pone en riesgo la convivencia pacífica de la zona más al sur de la vieja Europa, no solo de España. Realizo esta puntualización porque no parece de recibo la forma y la deriva en la que ha entrado el conflicto, un asunto entre dos países miembros de la UE y a los que les unen más cosas de las que les separan. ¿No han podido sentarse a hablar antes de disparar? Ya sé que es difícil sentarse a hablar, si una de las partes sigue pensando desde los rescoldos del franquismo, y sigue viendo a Gran Bretaña como la pérfida Albión, a la vez que hipócritamente presume de qué ha aumentado nuestro turismo exterior, curiosamente gracias a nuestro mayor cliente turístico, Gran Bretaña. Son los mismos, presumen de esto y a la vez les ven como enemigos.

La Comisión Europea ha pedido que las autoridades españolas "respeten el derecho de la Unión Europea" argumentando que cobrar una tasa por cruzar la frontera sería "ilegal". Está claro que "cualquier impuesto o peaje cobrado en la frontera  sería ilegal". La iniciativa española de cobro perjudica más a los españoles que al gobierno gibraltareño, pero no es menos cierto que habría que recordarle a la UE que este problema existe desde hace siglos y hasta ahora se ha lavado las manos o lo ha ignorado.
Aunque la provocación de arrojar bloques de hormigón por parte del gobierno de la roca a la bahía es el detonante del actual enfrentamiento, esto viene de mucho más lejos, y la llegada de Picardo al gobierno en Gibraltar ya apuntaba en esa dirección de conflictos. Sin embargo hay algunos otros aspectos curiosos que voy a tratar de exponer.

El primero de ellos es quien es nuestro ministro de exteriores. García Margallo llega a ese cargo a propuesta de quien fue responsable de esa cartera en el anterior gobierno del PP, el señor Federico Trillo, el que enterró a los militares del Yak 42 de corre prisas, el que invadió Perejil para mayor gloria de la patria, el que aparece como cobrador de sobresueldos, el que hoy curiosamente ejerce de embajador español en Gran Bretaña. Demasiadas coincidencias para no pensar que convertir esto en un problema ahora es una coincidencia, y que con este maestro y valedor, al señor Margallo habrá que recordar aquello de los polvos que trajeron estos lodos. ¿Alguien puede afirmar que en la actitud del PP en este asunto no hay intereses inconfesables?

En cualquier caso, hay que reconocerle a los estrategas del PP que han conseguido lo que pretendían, que no era otra cosa sino crear un enemigo exterior para unirnos a los españoles frente a las “injerencias externas” (frase a la que el franquismo recurría con mucha frecuencia). Y es raro no escuchar a la derecha exigir el cumplimiento de la obligación de la oposición de apoyar al gobierno frente a la agresión exterior.  Hasta algunos votantes de izquierda han caído en la trampa de pensar que, actué bien o mal el gobierno, la oposición debe darle un apoyo sin fisuras, atavismos del franquismo. 

Habría que recordarles el apoyo que ellos prestaron al gobierno de Zapatero en situaciones internacionales parecidas, que no iguales porque nunca el anterior gobierno nos metió en líos como este. Hay que apoyar los aciertos, no los errores, y la forma del gobierno de enfocar este problema es un error. Porque si se analiza la actitud del gobierno, hay que afirmar que este no es el ministro de asuntos exteriores de España, sino el del PP, puesto que ni consulta, y mucho menos consensúa ningún posicionamiento exterior de España. Hace lo que su partido le dicta, no lo que acuerda el Parlamento.

Par nuestra desgracia, no nos quitamos las herencias franquistas ni con piedra pómez. Es innegable que este es un Gobierno que tiene rasgos de neo fascismo europeo similar al de grupos austriacos, franceses o alemanes en sus planteamientos católicos integristas, homofobas, xenófobos, y otras muchas fobias. Y no lo digo sin apoyarlo en hechos: ahí están las actuaciones de los responsables de sus Nuevas Generaciones, ahí está el trato a los inmigrantes en los servicios sanitarios, ahí está el aumento del presupuesto de Defensa mientras recortan en dependencia, o la última subvención para rehabilitar el Valle de los Caídos mientras siguen las fosas comunes en las cunetas.


Por mucho que se empeñen en convencernos de que el enemigo de España es Gibraltar o Gran Bretaña, la cruda realidad es que nuestro mayor enemigo es un gobierno que entiende la democracia resumida al depositar el voto el día de las elecciones, que se permite mentir en sede parlamentaria sin ningún rubor, que lleva más de veinte años concurriendo a las elecciones democráticas con recursos extra procedentes de turbios orígenes, o que premia a sus cargos con sobres. Gibraltar no es el problema, son ustedes, los que hoy gobiernan España. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...