domingo, 28 de abril de 2013

Dirección del PSOE: No hay mas ciego que el que no quiere ver


Cuando los cambios sociales se producen vertiginosamente como está sucediendo en nuestro país, parece de cajón, que los partidos deban adaptarse con la misma rapidez a ellos si quieren permanecer como referente social. Por eso resulta difícil de comprender la obstinación de la dirección socialista en no atender una petición clamorosa de sus bases: un militante un voto a la hora de designar un secretario general. No aceptar esa realidad de profundización democrática es no adaptarse a la velocidad que los cambios sociales requieren..
Es raro que una formación política asuma cambios internos cuando alcanza el gobierno, y estamos acostumbrados a que estos llegan siempre en la oposición, y ejemplos de ello hay por doquier. Por eso resulta más incomprensible aún lo que ocurre en el socialismo español de resistirse a los mismos, cuando no estamos en el gobierno. De lo contrario, asúmase que no aceptar cambios, se debe a que hay temor y resistencia en las direcciones, sabedoras como son, de que esos mismos cambios puedan precipitar su salida.
Ese apego al cargo puede ser comprensible desde lo personal, pero no políticamente si el cambio lo exige la militancia. Obstinarse o resistirse a el, conlleva el riesgo del deterioro de la imagen del dirigente que así actúa, pero sobre todo, y más grave, es que esa actitud inmovilista pueda conllevar otro riesgo: la desaparición de la formación política en la que milita.
Paliar esta hipotética situación, y sobre todo, evitar que se repita en el tiempo, requiere de arbitrar normas y reglas que la impidan. Establecer la elección directa de los dirigentes por las bases es la forma de contrarrestar esto, y por lo tanto debería estar reglamentado que ese proceso se produzca periódicamente o de forma extraordinaria en determinadas circunstancias. Consiste simplemente en responder con más democracia, ante los problemas de las estructuras democráticas.
Que los partidos españoles caminen hacia un nuevo escenario de una democracia más participativa, cada vez es más demandado por la ciudadanía, y en esto también deberíamos los socialistas ser innovadores. A diferencia de lo militancia de la derecha, a un o una  socialista debe importarle más que gane el partido en su conjunto, que el triunfo personal. Tendríamos que recordar que la derecha impulsa la competencia, y el socialismo alienta la cooperación.
Quitémonos de una vez la venda de los ojos, y empecemos a darnos cuenta que cada vez estamos más desconectados de nuestra base electoral, y que un cambio de caras no arreglara esa desconexión, pero si puede arreglarla un cambio de modelo de partido. Necesitamos replantear nuestro posicionamiento y nuestro proyecto, porque no nos vale con maquillar la cara o cambiar los gestos.
O se cambia todo, y nos adaptamos a la necesidad de respuestas desde la izquierda ante esta situación en la que vivimos un permanente ataque desaforado del neoliberalismo, o no se nos reconocerá por los ciudadanos al PSOE como un instrumento útil para ellos, sean socialistas o no.
Es el momento de PRIMARIAS para la confección de las candidaturas y para la elección de los cargos del partido, de las LISTAS ABIERTAS, de la LIMITACIÓN DE MANDATOS, de la INCOMPATILIDAD entre dos cargos, y sobre todo del REFUERZO DE LA PARTICIPACIÓN. No verlo es ganas de hacerse el ciego, aunque no hay mas ciego que el que no quiere ver,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...