lunes, 18 de marzo de 2013

Renovarse o morir

Ayer, viendo las noticias de la última semana, parece que a Rubalcaba todo el mundo tiene derecho a apalearle. Desde los medios afines al PP, porque solo se teme como adversario al PSOE, por muy en horas bajas que podamos estar. Esos medios saben que en quince autonomías es el único rival al que le guardan el aire, y lógicamente se dedicarán a publicitar cualquier problema que exista en Ferraz si con ello debilitan al rival, y nada mejor que hacerlo en castigar la figura de su Secretario General.
Para los medios de izquierda ávidos de nuevas caras, Rubalcaba representa a la vieja guardia, y para los que apuestan por partidos con otras alternativas de izquierdas, nada mejor que agrandar nuestras disputas como si en sus formaciones no existieran disputas y enfrentamientos mayores o como estas.
Tampoco los llamados barones territoriales van a arreglar la situación, y ninguno sería mejor que el actual Secretario General, y si alguno lo piensa, con ello demuestra que sería peor Secretario General por falta de compañerismo, en un partido en el que en estos tiempos el compañerismo a veces se echa de menos.
Y qué decir de lo que ocurre entre los y las militantes. Nos ponemos nerviosos contemplando como la falta de rumbo está detrás del deterioro que nuestro partido sufre, y nos gustaría comenzar a ver un cambio. Sinceramente creo, que el primero al que le gustaría no estar en el centro del remolino es al propio Rubalcaba, pero tanto si se marcha como si se queda, le toca comerse unos "marrones" que en ambas situaciones también se comerá el sucesor o sucesora.
Estamos en ese punto donde haga lo que haga, y diga lo que diga, da lo mismo. Me parece que Rubalcaba no se merece salir de manera forzada. Siempre ha demostrado ser un buen político, y no descubro nada nuevo si digo que tuvo la oportunidad de retirarse por la puerta grande en otro momento. Pero en estos momentos, por muy buena que sea, cualquier propuesta suya se encontrará con el inexorable "haberlo hecho tú antes", y así el desgaste personal y el de la organización se acrecientan cada día. Repito, que no lo merece.
Los tiempos están cambiando desde que la globalización ha hecho que las comunicaciones y las redes sociales sustituyan a los mítines, a los programas electorales de mano, a las consignas de partido, etc., y eso hace que los partidos políticos ya no sean útiles a la sociedad tal como los conocemos. Necesitamos un nuevo concepto de partidos defensores de nuestros intereses, que permitan la participación ciudadana en la vida política, que consulten las grandes decisiones, que puedan elegir en listas abiertas a sus representantes, que sus afiliados tengan la palabra y no solo la obligación de pagar la cuota, etc.
Es cambiar las formas de hacer política, cambiar sus estructuras y formas de elección internas, y sobre todo cambiar las formas de relacionarse los partidos con la sociedad, y no solo un cambio de caras de los representantes de los partidos. Esa será la única manera de que la sociedad se sienta representada, pero sobre todo RESPETADA por sus instituciones y por quienes en ellas la representan. Lo dice el refranero, es el momento de RENOVARSE O MORIR.
Aunque cueste admitirlo a muchos dirigentes, necesitamos recuperar la credibilidad, y para ello hace falta que nuestros candidatos sean creíbles, que es la única forma de que sean creíbles nuestras propuestas, y eso pasa obligatoriamente porque todos y todas, dirigentes y candidatos, sean elegidos por el voto del conjunto de afiliados y simpatizantes. Hablo de más democracia interna. Pero además se necesita un programa claramente de izquierda sin ambigüedades, entre otras cosas que apueste por un estado laico, por un cambio de la estructura fiscal, por un cambio de la Ley electoral, y sobre todo por una apuesta decidida contra el desempleo que pasa desde luego por anular no solo la reforma laboral actual, sino muchas leyes laborales obsoletas.
No hace falta ser sociólogo para darse cuenta que en la calle reina la desolación y el pesimismo, sobre todo en las clases obreras porque las dirigentes cada vez hacen mayor ostentación de lo bien que viven, y cambiar eso es nuestra obligación como socialistas. Puede que la alternativa a la derecha gobernante sea una gran coalición de las fuerzas de izquierda, pero eso será difícil si a diario, desde una izquierda que se considera en posesión de la pureza ideológica, se continúa poniendo en el mismo nivel a PSOE y PP, porque son organizaciones cuyas bases son ideológicamente muy diferentes, y seguramente quien más reclama purismo solo vea la mota en el ojo ajeno y nunca la viga en el propio,
Pero quiero terminar con una advertencia a esos medios que tanto atacan al PSOE personalizando el ataque en Rubalcaba. Hay una cuestión de la que no deben olvidarse y que parece que obvian en sus editoriales, con lo sencilla que es: este es un asunto que debemos resolver los militantes y simpatizantes socialistas, no ellos.

1 comentario:

  1. Estimado antonio, no te quepa duda que comparto contigo toda tu exposición, pero mirándonos hacia adentro, hay que pensar hasta qué punto estamos dispuestos ha hacernos esa autocrítica, que desmantelaría a la mayor parte de estómagos agradecidos que tenemos en esta organización y que de ninguna manera parecen tener interés en bajarse de la burra a la calle y empezar a andar con el viento en contra. Agradeciendo siempre tus comentarios, creo que nos estamos volviendo rancios. Demasiados protocolos en la izquierda, demasiado mirar lo que se dice por lo que puedan decir(los otros nuestros). Rubalcaba?, porqué no, no ha tenido nadie cojones a aguantar los chaparrones que está aguantando, que se desgaste solo, rien compañeros por las esquinas y que el viento apriete. Con el modelo de listas los interesados se frotarán las manos,esperando como lobos a que la cobrarse la pieza agotada, agotada de intentar como buen pastor guardar esta camada de borregos en la que nos está convirtiendo el partido. Hablas de "barones", dráculas de la ploítica, eso ya es afua pasada. RENOVARSE O REFORMARSE, PERO MORIR NUNCA. "adelante compañero", estamos contigo y vaya siempre la verdad del pensamiento por delante.

    ResponderEliminar

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...