miércoles, 6 de marzo de 2013

Enterate Mari Loli: Los montes públicos no se venden, se defienden


Hace unos días firme la petición de paralización de la venta de los montes de utilidad pública de Castilla La Mancha. Lo he hecho convencido, de que los montes, con independencia de ser públicos o privados, tienen una función social siendo fuente de recursos naturales, protegiendo el suelo, regulando el ciclo del agua, fijando el carbono de la atmosfera, y sobre todo conservando la diversidad biológica. Además, en un país con el 60% de su PIB procedente del turismo, los montes son elementos fundamentales de nuestro paisaje que atrae ese turismo.
En nuestra Comunidad Autónoma son doscientos veintiocho los montes declarados de utilidad pública, y propiedad de todos y todas los castellano manchegos. Sin duda hay que pensar en la mala suerte han tenido nuestros montes en las últimas elecciones regionales, porque ni sospechaban que sería presidenta Mari Loli. Y no hablemos de los de Albacete donde los que saldrán a la venta afectan a cuarenta mil hectáreas situadas en once municipios: Alcadozo, Alpera, Carcelén, Casas de Lázaro, Elche de la Sierra, Letur, Masegoso, Peñas de San Pedro, San Pedro, Socovos, y Yeste.

A pesar de que desde la UE se impulse una Política forestal proteccionista; de que la Ley de Montes 43/2003, de 21 de noviembre, diga que las CCAA tienen unas competencias que cumplir en esta materia y en su artículo 14 diga que los montes de dominio público son inalienables, imprescriptibles e inembargables; o de que la Ley 3/2008, de 12 de junio, de Montes y Gestión Forestal Sostenible en Castilla-La Mancha, reitere lo mismo en su artículo 7, Mari Loli ha decidido la venta de los montes públicos y así no tiene que preocuparse de cumplir con esas directivas. O tal vez se deba a que ha hecho una interpretación jurídica como en el despido de Bárcenas, y ha descubierto que como no especifica “invendibles”, ha decidido hacer caja.
De los pobres y trabajadores se acordó en la campaña electoral, y lo público, que es de todos (y por tanto también de los pobres), ahora le importa un bledo. Ahora ya es presidenta, y no tiene porque hacerle caso a la declaración de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (Johannesburgo 2002) que señalaba que la ordenación forestal sostenible es un medio fundamental de erradicación de la pobreza. Ella ya ha ordenado sosteniblemente el jardín de su cigarral toledano.
 
Pero la competencia autonómica más importante que esa venta vulnera, es la defensa de la biodiversidad. Dice el artículo 1 de la Ley de Montes que su objetivo fundamental es “garantizar la conservación y protección de los montes españoles, promoviendo su restauración, mejora, sostenibilidad y aprovechamiento racional, apoyándose en la solidaridad colectiva y la cohesión territorial”. Dirá que los conserve, proteja, mejore y aproveche el nuevo propietario.
La misma Ley no solo plantea la perspectiva de atender a los valores ambientales, sino, que su artículo 3 especifica el “cumplimiento equilibrado de la multifuncionalidad de los montes en sus valores ambientales, económicos y sociales”, y en el artículo 4 nos dice que “el reconocimiento de estos recursos y externalidades, de los que toda la sociedad se beneficia, obliga a las Administraciones públicas a velar en todos los casos por su conservación, protección, restauración, mejora y ordenado aprovechamiento”. Y es que Mari Loli, se pasa la ley por la peineta cuando decide algo, como cerrar escuelas o puntos de urgencia, porque para ella lo primero es la pela, perdón, el euro.

A parte de los aspectos legales, también habrá que plantear los conflictos que se van a provocar en muchos pueblos, porque en muchos casos al convertirse en propiedad privada, se impedirá el paso a los aprovechamientos por parte de los vecinos de los pueblos, y en algún caso a los terrenos que pudiesen estar enclavados en los mismos. Solo se beneficiará a quienes gocen de un privilegio llamado dinero contante y sonante. No sé a qué esperan los alcaldes y alcaldesas para echarse a la calle, aun siendo del PP la mayoría, salvo que les importe mas Mari Loli que sus vecinos y sus pueblos.
No se puede cuestionar que un gobierno está para tomar decisiones, pero siempre y cuando estas obedezcan a la lógica y respeten las leyes. De lo expuesto puede dudarse el respeto a la legislación, pero desde luego la lógica parece estar ausente. Esa lógica apoyaría la venta si las causas por las que pasaron a ser públicos hubiesen desaparecido, o que ya no reunieran las características que aconsejaron su catalogación como de utilidad pública. Nada de eso ha ocurrido, y por lo tanto la decisión puede catalogarse de arbitraria y posiblemente bordeando la legalidad.
 
Las organizaciones ecologistas, sociales, e incluso ciudadanos a título personal, podrán recurrir la decisión de la venta, pese a ello la venta se consumará, y aunque tras los recursos se gane el contencioso, será dentro de muchos años, y entonces ocurrirá como con el estado del bienestar, será casi irrecuperable, y si se recupera lo verán nuestros nietos, no nuestros hijos. De nosotros verlo, ni hablamos. Solo hay una solución: impedirlo. Para lograrlo, la calle nos espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...