miércoles, 21 de febrero de 2018

ESTADO DE DESECHO


Repasar hoy los medios de comunicación, obliga a preguntarse, sobre hacia donde camina este país nuestro, tantas veces calificado de Estado de Derecho. Vamos para atrás como los cangrejos. Lo de tener derecho a la libertad de expresión, parece algo que aún no está adaptado a la legislación europea, y se siguen emitiendo sentencias a sabiendas que luego Estrasburgo las tirará para atrás, e incluso en algún caso, obligará a indemnizar al Estado español, (o sea , nos obligará a los españolitos a rascarnos el bolsillo).


Ayer un rapero era sentenciado a tres años y medio de cárcel. Hoy una jueza secuestra el libro "Fariña". Solo el hecho de en lugar de gobierno tener desgobierno, o que vivamos en un nuevo franquismo disfrazado, puede hacer explicable lo que ocurre. Porque junto a este resurgir de la inquisición, vemos como paralelamente, se califica de "algo normal" que un locutor de radio y TV, demuestre con sus comentarios, hasta donde puede estar arraigado el machismo en nuestro país, y leer a gente justificándolo porque está en el uso de su libertad de expresión.


Veamos lo del libro. Su autor se pondrá las botas de vender ejemplares mientras lo retiran o no de librerías e internet, gracias a la publicidad gratuita que esta censura le hace. Tal y como funciona la justicia, hasta dentro de muchos años, no sabremos si existe base jurídica para el secuestro del libro, porque lo lógico hubiese sido denunciar por calumnias a su autor y no retirar la obra. Y muy curioso también, que la denuncia se haga ante una jueza en Madrid, y no en Galicia de donde son el autor y el ex alcalde denunciante. Se quiera o no, esto es un insulto a la inteligencia del respetable, un nuevo intento de poner puertas al campo.


Lo hicieron con los titiriteros, con el Jueves, con Mongolia, siempre intentando amordazar a dibujantes, humoristas o escritores . Parece como si viviesen en un permanente campeonato interno entre los administradores de justicia, a ver quien hace la tontería mas gorda. Ahora dan la imagen de que lo más importante es la defensa del honor de gente de moral dudosa, no vaya a ser que se enfaden, y la caguemos o nos caguemos. Mientras, nadie se explica que partidos con cuentas opacas, faltos de escrúpulos hasta con su electorado, y cómplices de corruptelas y corrupciones, continúen sin ser puestos en su sitio, lo que nos convierte a la sociedad en su cómplice necesario.


Pero aquí no pasa nada. Nuestro sistema judicial, cada vez tiene más lejana la posibilidad de demostrar que es independiente. Lo vemos callar, cuando la ultraderecha ataca en publico a la democracia, a sus instituciones y a las organizaciones que la defienden. Lo vemos enfurecerse, y volverse ágil, cuando se dice algo en contra del poder o de quienes viven en sus alrededores, tanto que por nimio que sea lo dicho, puede ser considerado delito, incluso por solo narrar unos hechos opinables. Y que decir ya, si el comentario es alusivo a la iglesia o la Jefatura del Estado, entonces da igual la forma en que te expreses, te cae la del pulpo.


La Justicia parece que cada vez es menos de todos, y cada vez más una justicia de parte. Por eso Trump nos envidia. Aquí el libro sobre sus tejemanejes, nunca habría visto la luz. No sé como no ha decidido hacerse español por decreto. Mariano y los suyos estarían encantados, y hasta le pedirían una letra para el himno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estupidez

  "Es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos". Franz Kafka, escritor checoslovaco. Nunca podemos ...