miércoles, 19 de abril de 2017

SOLO ES OTRO CASO AISLADO, AUNQUE NOS ESTEMOS ACERCANDO A LOS MIL PROCESADOS DEL PP


No. No es una cortina de humo para que no se hable de que ayer Rajoy fue citado a declarar. Que no se trata de eso. Bueno, espero que no sea por eso. Lo cierto es que hoy un juez se ha levantado y ha ordenado la detención de algunos “casos aislados del PP”, les atribuye unos delitos de poca monta: prevaricación, organización criminal, malversación, cohecho, blanqueo, fraude, falsificación documental y corrupción en los negocios.
Entre los detenidos, algunos más famosos que otros, pero todos de la misma cuerda, o de la misma banda si así lo considera el lector. Los más famosos, los diestros Nacho Gonzalez “EL Niño del Ático” y Paquito Marhuenda “El Nene de La Razón”, con sus correspondientes cuadrillas de doce que han sido arrestados. Ninguno toreaba para limpiar el fondo del Canal de Isabel II, sino para limpiarle los fondos al Canal, y el lodo y la podredumbre los dejaban para los madrileños y el resto de españoles.
Lentos pero seguros, porque la denuncia la pusieron en 2015, pero la justicia ha actuado ahora. En ese tiempo Cifuentes, viéndolas venir, también denunció, primero porque sabía la que se le venía encima, y luego porque a canal revuelto ganancia de pescadores, y ella vio en la jugada, la posibilidad de quitarle a su predecesora la Espe, el título de justiciera mayor en la Villa y Corte. Cristina dijo “si ella los descubrió, yo debo encerrarlos” que para eso es mujer de talante liberal y motero.
Desde el caso de los espías de Cartagena (De indias, lo de la depuradora de la Cartagena murciana es otro caso), seguido por el asunto del ático de Marbella, y rematada la faena con dar a conocer “le petit sueldo” del presidente del Canal conocido hace poco, parece que en vez de la cuesta de enero, el PP está subiendo la cuesta de abril. Repechó ayer con la noticia de que Rajoy era citado de testigo, hoy repecho con Cifuentes y otros cargos también citados de testigo, cima de primera categoría con los doce arrestados hoy, que vienen a unirse a los más de 850 miembros del PP encausados por diversas corrupciones. Pero da igual en Génova, todo se trata de un caso aislado, según ha declarado el señor de los hilillos de plastilina. Mientras no haya que subir el Angliru, en Génova creen que su supermariano puede con todo. Y sus rivales empiezan a temer que con el factor del público a su favor, hasta puede ser cierto.
Pero la etapa está siendo dura. En el centro de la trama el presidente del Canal de Isabel II y consejero de La Razón, y amigo íntimo de los jefes, nos referimos al ilustrísimo Edmundo Rodriguez. Se espera que esta tarde continúen los registros ordenados por el juez, y que ya se aproximen al número de treinta. Todo el país sabe que el PP en temas de corrupción, empieza a ser un pozo sin fondo, pero solo sus votantes respiran tranquilos, sabiendo que solo si fuese un partido de ideología de izquierda, la justicia se plantearía aplicarle la Ley de Partidos y solicitar su ilegalización. Saben que por menos se intentó ilegalizar a otros, y que cada vez su formato se parece más al de "banda criminal para la delincuencia organizada".
Todos los medios llenan sus primeras con la noticia, y en los partidos de la oposición hablan de los nombres implicados, piden comparecencias, y sugieren dimisiones. Los españoles echan de menos que nadie nos señale cómo se devolverá lo sustraído. Y mientras todo este circo mediático acontece, la doña, la señora Aguirre (madre y padre de los niños malos, Nacho y el púnico Granados) sigue lavándose sus manos en el bidé de la sede reformada. La marquesa se siente tan importante, que está convencida de que ningún juez se atreverá a tocar su honorabilidad. Sabe que esto puede no ser lo más gordo, sino calderilla, y que mientras el agua solo le llegue hasta aquí, y los disparos judiciales sean con balas de fogueo, hasta le puede venir bien tanto ruido para distraer con esto a los madrileños, una vez ya clasificados el Madrid y el Atleti. Poco le importa a ella gente de una Comunidad, empobrecida como las demás, por las políticas de austeridad de su gobierno del Estado y rematadas por ella para los madrileños. Ni se inmuta por los desahuciados, ni por los que no consiguen trabajo, ni por los que trabajando cobran una miseria. Está tranquila porque sus niños son un cortafuegos, y aunque se los encierren, saben que les sale más a cuenta pasar unos años en la cárcel que tener que devolver lo cogido.
Y en la calle Génova también reina la tranquilidad por ahora, porque ya tiene la baja de militancia el caso aislado Nacho González. Saben que todos los españoles estamos convencidos, que de lo que se dice sobre el PP “todo es mentira salvo alguna cosa”, por eso a pesar de todo lo que está cayendo, no se preocupan porque aún nadie ha citado, ni siquiera de testigos, ni al ministro campeón, ni a José Mari (aunque de él mejor no hablamos que está en casa de Bertín explicando las razones irrefutables para invadir Irak). Tranquilos, sabedores de que la corrupción sigue obteniendo premio entre nuestros políticos, mientras que la honradez parece un pesado lastre que impide avanzar a los honrados. Que dicho de paso también los hay, pero necesitan ser buscados concienzudamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...