miércoles, 26 de abril de 2017

SI PIENSAN EN MAÑANA, NO TENSEN MÁS LA CUERDA



No se puede confundir un proceso de primarias con unas elecciones generales. En primarias los candidatos pertenecen a un mismo partido, pero si se escucha el ardor guerrero con que actúan algunos partidarios de uno u otro, nadie lo diría. Se usan demasiado las vísceras y poco la piel. Y se tiene que entender, que los motivos por los  que existen posturas tan enconadas no son cuestiones menores, pero tampoco puede olvidarse de que hay un mañana para todos. Por eso deberían calibrarse las municiones que se utilizan antes de dispararlas, y no esperar a conocer el resultado final para que las aguas vuelvan al cauce del que nunca han debido sacarse.

Claro que no es fácil hacerlo con los acontecimientos que se están viviendo entorno al PP. Si ese partido hoy ejerce el gobierno, es porque en el PSOE unos así lo decidieron, frente a la negativa de otros a admitirlo. Esa dicotomía se ha acentuado a partir de las nuevas revelaciones dentro del caso Gürtel, a las que han seguido otras referentes a la Operación Púnica, luego se les ha añadido lo del ya ex presidente de la Comunidad de Murcia, y el desbordamiento absoluto del rio de desconfianza en el que nada la clase política en general (y en el PP en particular), al conocerse quienes por llevárselo calentito han sido imputados en la Operación Lezo en la Comunidad de Madrid. Tanta corrupción al descubierto ha hecho que el militante socialista, cada día vea con más claridad, el daño irreparable que está causando a su partido y al conjunto de los españoles, que ejerza el gobierno el PP gracias a la abstención de los parlamentarios del PSOE

Utilizar como argumento para esa abstención, el temor a un mal resultado socialista en unas terceras elecciones, en contraposición a entregar el gobierno de España al partido más corrupto de la historia de nuestra democracia, no parece admisible. Añadir como segundo argumento, que la abstención se hizo por el bien de los españoles, irrita aún más, y no hace entender entre las bases socialistas, como se ha sido  tolerante, no con un partido con sasos aislados de corruptos, sino con el partido de la corrupción sistémica. De poco sirve al militante, que quienes decidieron la abstención, ahora busquen titulares con los que demostrar que el PSOE se convertido en una verdadera oposición al PP, porque ese discurso no se pronuncia por alguien que les resulte creíble.

Llueve sobre mojado. Son los mismos que en su momento responsabilizaron exclusivamente a Sanchez del pobre resultado electoral alcanzado en las Generales, y resulta una mezquindad por su parte hacerlo, cuando ellos han tenido responsabilidades en el PSOE, desde mucho antes de que Sanchez fuese alguien en el partido. Pocos quieren admitir, que la pérdida de apoyo ciudadano al PSOE, no empezó con Sanchez, aunque algunos de sus compañeros de Comité Federal, se empeñen en declararle incluso culpable de cornear a Manolete. Es una parte del socialismo, que no está dispuesta a asumir, que desde 2010 el PSOE está en caída libre, y que ellos se han obstinado en negarlo por activa y por pasiva, e incluso acusando de deslealtad y victimismo, a quienes pedían un cambio de rumbo. Y ahora pelean por su continuidad en la dirección.

Ya se sabe que acostumbramos a ver la paja en el ojo ajeno e ignorar la viga en el propio. Por eso los responsables federales no han querido afrontar un análisis serio de las causas de ese declive, posiblemente por temor a que apareciesen sus nombres como máximos responsables. Pero se equivocan, quienes piensan que el problema es solo una cuestión de nombres. Es ideológica, por unos posicionamientos neoliberales adoptados como partido, que  a la vez aportar muchos avances sociales para todos, también han sido los causantes de la desafección entre el partido y su electorado natural. La deriva en busca de un electorado de centro, cada vez más distante ideológicamente con la socialdemocracia, ha supuesto la pérdida de identidad que ha acabado poniendo en riesgo la credibilidad como formación de izquierda.

Y si esa deriva ideológica no era suficiente para alejar a muchos votantes, los acontecimientos del Comité de primeros de octubre, han acabado por desubicar al PSOE de su espacio electoral natural. A ello ha contribuido decisivamente una Gestora, constituida, no para jugar su papel en función de los intereses de sus miembros, sino para realizar el transito hasta el Congreso. Todo lo acontecido desde ese momento, ha venido a demostrar la necesidad de que finalizadas las primarias, no sería descabellado aprovechar el propio congreso para reglamentar con normas claras la regulación de las primarias. Es que han sido múltiples los errores cometidos, desde la falta de imparcialidad, los plazos para la convocatoria, financiación de actos de las candidaturas, censos de afiliados, etc. No parece una idea descabellada, plantear una segunda vuelta que sirva para concentrar en lugar de dispersar.

Los plazos están teniendo más importancia de la inicialmente prevista. Si las primarias y congreso se han retrasado, lo ha sido en respuesta a la petición de adelanto por el ex secretario general, y no por la imposibilidad de acortar los tiempos. No afirmo que las prisas sean buenas consejeras, sino que la dilación en el proceso, está provocando un desgaste colectivo excesivo e innecesario, Quizás si solo se decidiese quien ocupará la Secretaría General, la duración no sería tan importante, pero la Gestora sabía que en estas primarias, se debe optar entre dos modelos de partido, y ese matiz ideológico, desaconseja toda dilación temporal por el desgaste que el enfrentamiento entre candidaturas provoca al conjunto del partido. Sin duda podríamos llamar a estas primarias “maniobras orquestadas en la oscuridad”. Maniobras porque la Gestora mueve sus hilos, orquestadas porque sin duda la banda tiene una batuta que la dirige, y en la oscuridad porque nadie admite esa dirección.

En estas primarias se dilucida además de un modelo de partido, un enfoque ideológico, y las diferencias entre las dos candidaturas favoritas en las encuestas, (López no acaba de mostrarse como una opción real de triunfo). Pero sea cual sea el resultado final de las mismas, no hay que olvidar que quien resulte el o la más votado o votada de los candidatos, tendrá que hacer equilibrios para componer una nueva ejecutiva, con los contrapesos entre federaciones y las distintas candidaturas, que son aconsejables. Además habrá de negociarse la composición de un nuevo Comité Federal, una cuestión de importancia capital, visto lo ocurrido antes a Sanchez. Todo son cuestiones tan importantes, que lograrlo solo puede ser fruto de un amplio acuerdo, que como se ve el patio en este momento, parece algo utópico.


Todos los participantes en este proceso harían bien en contenerse, porque conforme avanzan los días, si se sigue tensando la cuerda, que no duden que se acabará rompiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...