viernes, 17 de julio de 2015

Mariano y su sueño de una noche de verano



“Luis, se fuerte”, aunque estés en la cárcel. “Luis, se fuerte”, aunque no presidas el Eurogrupo. Todos los que le rodean deben ser fuertes, y más si se llaman “Luis”. Es lo que recomienda don Mariano cuando sus amigos se estrellan. Sin presidir el Eurogrupo, pese a los besamanos a Merkel, y a predicar a los cuatro vientos que España ha hecho todos sus deberes y que somos los campeones del crecimiento económico. La figura de Rajoy hace tiempo que se tambalea por falta de credibilidad ante los españoles, y cada vez le queda menos si alguna vez tuvo  alguna. Pero para él eso no es un problema, y como en todos sus fracasos, los justifica culpando de ellos al PSOE y, como no, a Podemos.

El partido del gobierno (ese capaz de cambiando de logo volverse centrista en solo un fin de semana) lleva un mes de julio con los voceros oficiales muy afectados por los calores. Eso explica que el ínclito Rafael Hernando se atreva a corregir al premio Nobel Paul Krugman; que González Pons le pregunte a Tsipras ¿dónde está el dinero del rescate? (mientras él dice no saber dónde está el dinero que les hemos dado a los bancos); que el nuevo portavoz, Pablo Casado mienta afirmando que en Grecia se había producido una ola de atracos y violencia, sabiendo que mentía; o que el mismísimo Rajoy (el creador de empleos) afirme que “un gobernante no puede ofrecer cosas que van a quedar en nada” olvidando lo que él ofreció y lo que luego ha hecho. Será “la calor”.

Lo cierto es, que tras los resultados del PP el 24 M, todo les vale para buscar rédito electoral. De ahí mensajes absurdos como que no solo ha sido derrotado Syriza, sino que con Syriza ha perdido Podemos, el PSOE, Ciudadanos, y todos menos ellos. A este modernizado PP, ya no le basta con que aceptemos pulpo como animal de compañía, o con que copiemos cien veces como penitencia “Han ganado Europa, la Troyka y los poderes no elegibles de Europa, y han perdido los rojos”. En Génova 13 tienen orden de mostrarse como un partido insaciable al que no le basta con humillar y ofender a un país soberano y a su gente, si luego el mundo entero no se entera de que lo acontecido con Grecia no ha sido una humillación, sino una negociación “como Dios manda”, a lo Rajoy, una metodología que consiste en lograr que el rico quede contento y el pobre hambriento.

No les importa nada, que Grecia, España y la mayoría de los países de la UE, hayamos sido colonizados por Alemania, ni les preocupa que el futuro de los europeos (y por tanto de los españoles) este en manos de un engendro no democrático llamado Eurogrupo, no regulado en ningún tratado y sin obligación de responder ante nadie, ni siquiera ante los ciudadanos. Son innegables los errores estratégicos cometidos por Syriza en la negociación, pero que los pague Syriza y no todo el pueblo griego, al que han dejado sin soberanía, y lo que es peor, sin esperanzas de un futuro. Al contrario, en el PP aplauden que el Eurogrupo haya sido vengativo y cruel con los griegos, para así demostrarle a todos los europeos que no votar a la derecha es equivocarse, y que si en un país osa hacerlo, ellos se encargaran de que rueden cabezas.

Paralelamente el PP pone todo su empeño en dejar claro que los españoles nunca podemos ser como los griegos gracias a Rajoy. Por eso desde principios de julio nos están diciendo que “cada español tiene una deuda individual con Mariano Rajoy por haber evitado una situación como la de Grecia” y hasta se atreven a subrayar el hecho de que un griego solo puede sacar del banco 60 euros al día, mientras que aquí eso no nos ha pasado. Se olvidaban de la cantidad de españoles que no pueden sacar 60 euros tan siquiera a la semana.

Este gobierno español anda más preocupado por endurecer el rescate de Grecia, que por compensar lo que nos ha costado a los españoles rescatar a nuestra banca, sometiéndonos para ello a infames recortes no imaginables hace unos años. Y para culminar su demostración de cinismo nos lanzan el mensaje de que tenemos que estarles agradecidos. Para el PP de Rajoy, lo que importa no es lo que digan en las urnas sean españolas o de otros europeos, sino obedecer las órdenes de Merkel. Seguro que en sus conversaciones de “ama y sumiso”, Rajoy le transmitirá que los españoles apoyamos a Alemania sin fisuras en su lucha contra el rojerío heleno, y que puede estar tranquila que él ya se ocupa de darle su merecido al hispano.

Pero Rajoy intenta aparentar ante los españoles que a él en Europa le escuchan, pero le traiciona su egolatría.  No quiere asumir que en Europa le tratan como a un mindundi, por eso nos multan por la deuda de la Comunidad Valenciana, o hemos sido el hazmerreír por el batacazo de De Guindos, o le servimos de bufones al enviar un comisario cuyo mérito es comerse los yogures caducados. Por si no se ha enterado, ha sido Merkel quien ha afirmado ante los micrófonos que España ha sido rescatada y que lo que se está haciendo en el rescate de Grecia es similar a lo se ha hecho en los de Irlanda, Portugal o España.

Pero nadie en la derecha europea está preocupado porque en uno de sus países miembros haya perdido la democracia, sino que se muestra contenta porque la derrota es de un gobierno de izquierdas. Esta Europa que humilla a sus miembros no es la solución sino el problema. Mientras la derecha grita de gozo, la bolsa da saltos de alegría, y la banca española duerme tranquila con 3700 millones de beneficio en el primer trimestre de 2015. En base a esos progresos Mariano dice que a los españoles nos va de película, debe pensar que todos los españoles y españolas somos accionistas de esos bancos, y así demuestra que está cumpliendo su compromiso con España y con los españoles.

Como un imberbe enamorado, Mariano esta sordo y ciego de amor por Ángela, o no se explica que todo le venga bien y hasta se cuelgue una medalla por haber sido el primer país al que Europa sanciona por ocultar el déficit de una región. Él es más optimista que Zapatero, y ahora está convencido de que hemos cambiado presidir el Eurogrupo por presidir el BCE. Sin duda Mariano vive su sueño de una noche de verano, un sueño en el que imagina que todos hemos aprendido lo que le ocurre a quien no obedece, y que con el miedo en el cuerpo, los españolitos no volveremos a darle la espalda al PP como le ocurrió el  24 de mayo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...