jueves, 5 de febrero de 2015

SI HAY QUE PACTAR, SE PACTA. PERO PACTAR PA NA…


Me resisto a admitir, que la mejor solución contra el terrorismo es recortar derechos y libertades al conjunto de las personas. Más aun en este caso, en el que modificar el Código Penal para endurecer las penas contra el terrorismo yihadista es una falacia, sabiendo que si son capaces de inmolarse, les importa un rábano que aumentemos las penas de prisión. Y por si eso no es suficiente para considerar inútil lo acordado, basta preguntar a cualquier jurista para ver que la reforma no es garantía de mayor seguridad, y que efectivamente si recorta nuestras libertades.

Con la Constitución del 78, avanzábamos en la democracia con el objetivo de mejorarla cada día, conquistando derechos y libertades individuales. En ese camino han existido Pactos de Estado, pero aquí, a diferencia de otros países, los pactos se alcanzan sola y exclusivamente cuando la derecha gobierna, y se rompen cuando ejerce la oposición. Afirmaba Morrow, que si un partido político se atribuye el mérito de la lluvia, no debe extrañarse que sus adversarios le hagan culpable de la sequía, por eso es previsible que al considerar un mérito el pacto sus firmantes, sean acusados por los demás de recortar democracia.

No parece admisible que la cadena perpetua se acepte porque las encuestas digan que la opinión pública es favorable a ella. Actuando así, se demuestra la incapacidad de la clase política para transformar la sociedad, y apunta a que solo se busca el redito electoral. Los socialistas parece que no hemos aprendido con los años, que es posible firmar pactos con la derecha, exclusivamente cuando su contenido beneficia a la derecha.

Tradicionalmente la política antiterrorista ha sido la gran coartada del PP para dividir a la izquierda, y con este acuerdo también lo está consiguiendo, haciendo que el PSOE aparezca ante esa izquierda como cómplice necesario del PP, y eso puede que acabe dando más réditos en él debe, que en el haber del socialismo. De los escarmentados salen los avisados, y si un partido de izquierda analizase si los acuerdos con el PP han mejorado nuestra democrática, difícilmente se alcanzarían acuerdos.

Ahora se hará pedagogía para que las bases socialistas entendamos la postura de la dirección federal, pero hubiese resultado más sencillo plantearse votar a favor las modificaciones aceptables, y en contra las que no. Difícil entender que se firme un pacto global que contemple la cadena perpetua, y en paralelo anunciar recurrirlo al Constitucional. Como en el Tribunal Constitucional el PP goza de mayoría, ese recurso será rechazado, y además de difícil resultará inútil.  Mientras el TC tenga esa composición, queda convertido para el PP en un mero trámite a añadir a los de Congreso y  Senado.

Es cierto que existen temas de estado que deben ser acordados por todos, pero eso no hace que el PP deje de ser maestro en deslealtad e incumplimientos (recordar el uso del terrorismo de ETA de forma partidista, o el incumplimiento de su programa). La historia demuestra que los pactos propuestos al PP han acabado desgastando a quien se los propuso y rentabilizados por él.

Lo realmente triste de todo esto, es que la situación de hoy es el resultado de que los ciudadanos dejamos las actitudes reivindicativas de la transición en el armario, nos arrojamos confiados en los brazos de nuestros gobernantes, y relegamos la participación ciudadana a un segundo plano. Hoy quienes gobiernan lo hacen con nuestro miedo, lo que les permite legislar con la excusa de la seguridad, y así recortar derechos y libertades, amparados por un sistema que ellos mismos han construido, mientras los ciudadanos guardábamos silencio.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los medios de comunicación en democracia

  Y este comentario es de opinión tras la lectura de los medios de hoy. Que personas de nuestro entorno, gente afable y generosa, tenga asim...